La trama de los reaseguros que destapó la causa que involucra a Alberto Fernández: comisiones millonarias y fuga de dólares

El juez Julián Ercolini pidió un listado de las empresas que actuaron como reaseguradoras de los contratos con Nación Seguros. También quiere saber cuáles son las compañías locales que coaseguraron y el nombre de los productores

Compartir
Compartir articulo
Alberto Fernández dice que no es un caso de corrupción 
(Europa Press/Contacto/JONAS ROOSENS)
Alberto Fernández dice que no es un caso de corrupción (Europa Press/Contacto/JONAS ROOSENS)

“Ella es mi vida”, solía repetir Alberto Fernández cuando se refería a su histórica secretaria, María Cantero. Pasaron más de tres décadas. Cuando explotó el escándalo de los seguros, el ex presidente intentó desligarse de esa misma persona: “No pedí por nadie, y si mi secretaria lo hizo, se extralimitó”. Pero no es tan fácil. La mujer está casada con Héctor Martínez Sosa, uno de los brokers que tenía el monopolio de los seguros con el Estado. Además, ese empresario frecuentaba la quinta de Olivos durante la pandemia y hasta le prestó dinero al ex presidente. Llamativamente, esa deuda se mantuvo intacta durante el paso de Fernández por la Casa Rosada.

Alberto Fernández, su secretaria, y el broker amigo ahora son parte de un escándalo con ribetes políticos y judiciales impensados. “Tal vez el caso de los seguros que hemos visto en los medios sea el mejor ejemplo, un sistema diseñado para generar un intermediario entre los organismos del Estado de manera de poder cobrar retornos de cada operación”, lanzó el presidente Javier Milei ante el Congreso. El Gobierno ya había dado señales claras que iba a impulsar la denuncia cuando anunció que se presentará como querellante en el expediente.

La causa judicial comenzó con una denuncia de la abogada Silvina Martínez, quien acusó a Fernández y a Alberto Pagliano, ex titular de Nación Seguros. La presentación se basó en un artículo publicado por el editor general adjunto de Clarín, Ricardo Roa, en donde se detallaba que dentro de la ANSES se descubrió un negocio de 20.000 millones de pesos anuales y 300 millones en comisiones mensuales con los seguros y las comisiones de los intermediarios.

A esa denuncia se sumó otra presentación de los diputados de la Coalición Cívica Juan Manuel López y Paula Oliveto.

infografia

El primer paso lo dio el fiscal Ramiro González, cuando imputó al ex presidente y a Pagliano, otro amigo de Fernández. Al día siguiente, el juez federal Julián Ercolini pidió el los movimientos migratorios de varias personas y una batería de informes a Nación Seguros, a la Sindicatura General de la Nación (SIGEN), a Auditoría General de la Nación (AGN), y hasta la Jefatura de Gabinete. Esos organismos ahora están en manos de funcionarios designados por este gobierno.

Ercolini fue muy preciso en el oficio enviado a Nación Seguros: le pidió la nómina de las empresas que actuaron como coaseguradoras o reaseguradoras en los contratos celebrados entre organismos del Estado y la aseguradora que ahora está en manos de Alfonso José Torres, un hombre de Eduardo “Lule” Menem.

Alberto Pagliano declaró un patrimonio de más de $120 millones a fines de 2022.
Alberto Pagliano declaró un patrimonio de más de $120 millones a fines de 2022.

Coaseguro y reaseguro son dos herramientas distintas. El coaseguro es un mecanismo usado por las empresas aseguradoras locales para distribuir la responsabilidad de una cobertura de riesgo amplio. En cambio, el reaseguro es un seguro del seguro, donde generalmente intervienen empresas internacionales y grandes entidades financieras. “En nuestro país no hay reaseguradoras para un hecho catastrófico o situaciones inesperadas. Por eso muchos riesgos se colocan en el mercado internacional”, explica un empresario que está en el rubro hace más de tres décadas.

La herramienta muchas veces se desnaturaliza, dejando millonarias comisiones y más brokers beneficiados. “Hay casos que no necesitan reaseguro pero se usan igual. En lugar de tomar un coaseguro en el país, acuden a las casas matrices en el exterior. Eso se hace para sacar dólares al valor oficial que luego vuelven como blue. Por otro lado tienen una muy baja presión tributaria (ganancia presunta 3,5%) contra el 35% que deberían pagar acá por ganancias”, revela otra fuente del mercado de seguros.

El juez Julián Ercolini activó las primeras medidas de prueba.
El juez Julián Ercolini activó las primeras medidas de prueba.

Ercolini no sólo pidió la lista de empresas sino también “la nómina de los productores asesores de seguros (directos u organizadores) que participaron en las operaciones” con Nación Seguros a partir del decreto 823/2021, que obligó a todas las reparticiones públicas a contratar con esa firma.

Esa norma sería el puntapié de la maniobra. Sin embargo, el ex presidente dijo esta semana que ese decreto “terminó el negocito” de algunos. “En el 2021 yo saco una norma para terminar con el negocio de los seguros en el Estado y digo en esa norma que todos los bienes y riesgos del Estado se aseguran con Nación Seguros y que esto se hace en forma directa sin intermediarios. De ese modo terminé con el negocito que podía hacer alguno”, sostuvo en declaraciones a La Red.

Fernández hasta ahora solo se defendió en público pero no se presentó en Comodoro Py. El que sí se presentó este viernes es Juan Manuel Manganaro, presidente del Grupo Gaman, quien descartó tener vínculos comerciales con el Estado. El broker apareció mencionado en el dictamen del fiscal González como “acreedor de Alberto Fernández”, pero no figura en las últimas declaraciones juradas del ex presidente.

“No conozco al ex presidente, ni tuve, ni tengo relación personal o comercial con él, ni con los demás brokers de seguros mencionados en las distintas publicaciones periodísticas ni comparto con ellos relación comercial alguna”, dice el escrito presentado por Manganaro al que tuvo acceso este medio.

Uno de los carteles publicitarios de la empresa de Martínez Sosa en la avenida Lugones (Adrián Escándar)
Uno de los carteles publicitarios de la empresa de Martínez Sosa en la avenida Lugones (Adrián Escándar)

El broker que aparece en las últimas declaraciones juradas es Martínez Sosa. Alberto Fernández dijo esta semana, en declaraciones al diario La Nación, que el marido de su secretaria le prestó USD 20 mil. La deuda, sin embargo, se mantuvo intacta desde que asumió como presidente: $102.240. Los cuatro años repitió la misma cifra y el mismo supuesto acreedor.

Cuando tuvo que hablar de su amigo, el ex presidente dijo que no lo ve desde hace dos años. Y sobre su secretaria, repitió el manual que aplicó con su pareja, Fabiola Yáñez, ante el escándalo de la reunión de Olivos; y con su amiga y ex socia, Marcela Losardo: se deslindó de su responsabilidad.

La empresa de Martínez Sosa tiene más de 50 años en el mercado. Comenzó en Buenos Aires pero rápidamente se instaló en Río Grande (Tierra del Fuego), donde obtuvo monopolio de los seguros durante al menos dos gestiones. Primero fue elegido como intermediario en el gobierno de Jorge Colazzo. “A fines de 2008, durante el gobierno de Fabiana Ríos, se dio de baja esa contratación y recibimos todo tipo de presiones”, recordó un ex funcionario consultado por Infobae. En 2020, el gobernador Gustavo Melella firmó un contrato de asesoramiento con el broker y le cedió nuevamente el control de todos los seguros.

El vínculo estrecho de Martínez Sosa con Alberto Fernández no era un misterio. De hecho, todos los actores del sector lo ubican entre los tres principales brokers que negocian con el Estado. Los otros dos son Pablo Torres García y la empresa Castello-Mercuri, que tiene estrecho vínculo con Nación Seguros.

La Justicia comenzó a investigar esa trama, pero ya puso la lupa sobre los reaseguros. “Si bien son un instrumento técnico para mantener la solvencia de las aseguradoras y necesarios para las coberturas cuya capacidad o solvencia son insuficientes en el mercado local, en muchos casos son un gran vehículo para maniobras financieras muy polémicas”, advierte uno de los tantos empresarios que sigue de cerca el desarrollo de la investigación. Y alertó: “Las primeras medidas son correctas, pero faltó preguntar quiénes son los intermediarios de los reaseguradores”.

Hay casos de maniobras sospechosas incluso en Nación Reaseguros, una sociedad anónima perteneciente al grupo Banco Nación. “Nación Reaseguros tenía un facultativo (cubre un solo riesgo o un paquete de riesgos) que estaba colocado en forma directa. Pero misteriosamente fue colocado a través de un broker y luego en un broker de reaseguro. Tenía comisiones por los dos lados”, revela un empresario que conoce a Giordano desde los 90.

La investigación judicial hasta ahora se posó sobre el contrato que tenía Nación Seguros con ANSES, pero hay otros organismos involucrados. “Muchas veces Nación Seguros hacía un fronting y atrás aparecían otras empresas como coaseguradoras. Si buscan las pólizas van a aparecer todos los nombres. El ejemplo más conocido es el contrato con Gendarmería”, explica un experto que está alerta por el escándalo.

El caso de Tierra del Fuego

Según reveló esta semana Infobae, el 24 de julio de 2020, la empresa del broker cercano a Alberto Fernández firmó un contrato de asesoramiento con la provincia más austral del país. A partir de ese momento, todos los seguros pasaron por la manos de Martínez Sosa, que amasó millonarias comisiones. Esa relación sigue vigente, como demuestran varios documentos.

El gobernador Melella hace cuatro años firmó el decreto 1000/20 que determinó que la empresa del broker, Héctor Martínez Sosa SA, se comprometía a “asesorar a la Oficina Provincial de Contrataciones en todo lo que se refiera en materia de seguros, su contratación, debiendo asistir en la confección de los pliegos y posterior análisis de las ofertas”.

Esa medida -firmada por un apoderado de HMS SA y el entonces ministros de Finanzas Guillermo Fernández- también obligaba a la empresa de seguros a “informar a la Oficina Provincial de Contrataciones sobre la situación patrimonial de cada una de la compañías que tienen pólizas contratadas de la administración pública provincial, organismos descentralizados y autárquicos”.

infobae

De todo ese decreto, lo más llamativo es que el beneficio quedó expuesto en la cláusula tercera del decreto: “Como contraprestación por los servicios prestador por parte de El ASESOR, éste cobrará su comisión por parte de la empresa aseguradora”.

La jugada no terminó ahí. En octubre de ese año, el titular de la Oficina de Contrataciones de Tierra del Fuego notificó a las empresas de seguros que Martínez Sosa había sido designado “asesor productor de seguros exclusivo para todas las gestiones” que demandaba la provincia. Esa nota, enviada a varias empresas, detallaba que el broker también pasaba a dominar los seguros de los organismos descentralizados y autárquicos. Algunos de los organismos mencionados en esa nota son la Policía Provincial, la Agencia Recaudadora Fueguina, la Caja de Previsión Social, la Obra Social de la provincia, entre otros. Todas cajas millonarias.

<br/>