Gustavo Sáenz le reclamó diálogo al Gobierno: “Las provincias no queremos estar mendigando”

El gobernador de Salta planteó que sus pares y Javier Milei deben llegar a un acuerdo y ponerle fin a la pelea: “Hay argentinos que la están pasando muy mal”

Compartir
Compartir articulo
Gustavo Sáenz, gobernador de Salta
Gustavo Sáenz, gobernador de Salta

En medio del conflicto por el ajuste fiscal que lleva adelante el Poder Ejecutivo Nacional, el gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, le reclamó al presidente Javier Milei abrir una mesa de diálogo y ponerle punto final al conflicto: “Las provincias no queremos estar mendigando”.

Tras recrudecer la pelea entre el jefe de Estado y el chubutense Ignacio Torres, Sáenz manifestó que ve “con mucha tristeza” el escenario y remarcó que “estas situaciones no nos llevan a ningún lado”. “Desde hace días vengo planteando la necesidad de un gran acuerdo nacional y mirar hacia adelante. Independientemente de todo, los que la están pasando mal son los argentinos”, señaló en declaraciones a Todo Noticias (TN).

“No conduce a nada esta pelea entre los gobernadores y el presidente; todos tenemos la responsabilidad de tener la suficiente madurez política, humildad y grandeza para sentarnos de una vez por todas en una mesa a dialogar, consensuar. Diálogo y consenso no es sinónimo de corrupción, es sinónimo de democracia”, agregó el dirigente salteño.

Consultado por la disputa de los fondos coparticipables, contestó que es un tema que “se tendría que haber resuelto en 1994 cuando se reformó la Constitución”: “Durante todos estos años se han hecho parches con pactos fiscales para cubrir esa falta a la Constitución”.

En ese sentido, señaló que “las provincias no queremos estar mendigando y estirando la mano en Buenos Aires para que nos den limosnas, queremos resolver los problemas”.

Al respecto de la búsqueda de déficit cero que hace el Gobierno de Milei a costa de ajustes brutales, Sáenz coincidió en que las provincias deben ordenar sus cuentas, pero destacó que en Salta “he tenido equilibrio fiscal en estos 4 años, hemos hecho más de 2 mil obras, presentamos ante la auditoría y los sistemas de control todo lo que hemos gastado”.

El presidente Javier Milei (AP Foto/Natacha Pisarenko, Archivo)
El presidente Javier Milei (AP Foto/Natacha Pisarenko, Archivo)

Buscando bajar la intensidad al conflicto, el mandatario salteño le remarcó a la Casa Rosada que “quitarle el fondo de incentivo docente perjudica a maestros, no a los gobernadores; la quita de subsidios perjudica a los laburantes, a los que todos los días toman el colectivo”. “Entendemos que la situación es difícil, que hay muchos gastos que se hicieron y no correspondían, hay que acompañar y ayudar al Gobierno”, agregó.

Reconociendo que por la crisis económica, “los meses que vienen van a ser duros”, Saénz consideró que tanto él como el resto de los gobernadores deben saber “con qué (recursos) contamos y con qué no contamos más”.

Al respecto de la postura que adoptó Nacho Torres, respondió que le “comentaron” que detrás de ese conflicto hubo “amenazas” contra su par de Chubut: “Le dijeron que habló cosas que no tendría que haber hablado”. No obstante, aclaró que él no cree que el presidente “esté en eso ni sea un hombre cargado de odio”.

“Voy a insistir por un acuerdo nacional. Esto hay que terminarlo de una vez por todas, nos tenemos que sentar, esto es la democracia”, concluyó.

El gobernador de Chubut Ignacio Torres ratificó que buscará dialogar con el gobierno nacional pero sin resignar su reclamo por los 13 millones de pesos que el gobierno retuvo por una deuda.

La palabra de Nacho Torres en medio de la pelea con Milei

El gobernador de Chubut acudió este lunes a la Legislatura provincial y ocupó una banca para hablar del conflicto. Allí obtuvo el respaldo de todos los bloques políticos mayoritarios y habló en duros términos contra el jefe de Estado, al que desafió: “Yo quiero dialogar y acordar, pero no me voy a dejar apretar nunca cuando nos quieran poner el pie encima. Menos cuando quieran mentir, difamar. Los que quieran hacer uso de esto para sacar algún rédito político, créanme que la historia los va a juzgar. No es momento de especular”.

Además, el gobernador afirmó que la medida del Ejecutivo no es partidaria -Torres es un dirigente del PRO- sino que se debe a una maniobra política: “¿Para qué subir al ring enemigos imaginarios todo el tiempo? ¿Por qué el agravio? Me lo explicaron de adentro del propio Gobierno. El objetivo no era fiscal, porque el costo es cero. Nos enteramos que, cuando ellos descubren que tienen esta herramienta para hacer un juego de pinzas a través del Central y Economía, nos terminan confesando que es algo político. Disciplinar a todas las provincias”.

Y agregó: “No es partidario. No quisieron matar a una provincia del PRO, lo que quisieron es matar una provincia chica. Un comentario fue ‘Chubut es un barrio porteño, son 500 mil habitantes. Que nos puteen’. Es cierto, somos una provincia chica, pero le agradezco al gobierno porque nos juntó a todos, y nos sabemos defender y nos vamos a defender hasta las últimas consecuencias”.