El Gobierno dijo que analiza sanciones por el paro de trenes y criticó al gremio: “De fraternos no tienen nada”

El vocero presidencial, Manuel Adorni, aseguró que la negociación paritaria estaba abierta por lo que no había motivos para una huelga

Compartir
Compartir articulo
El vocero presidencial adelantó que el Gobierno estudia sanciones contra La Fraternidad por el paro de trenes

El vocero presidencial, Manuel Adorni, rechazó hoy el paro de trenes por 24 horas, adelantó que el Gobierno analiza medidas y criticó al gremio La Fraternidad al afirmar que “de fraterno no tiene nada”.

En su habitual conferencia de prensa brindada en la Casa Rosada, el funcionario aseguró que la huelga afecta “a más de un millón de personas” y aseguró que “acá hay dos caminos: el de la libertad y el de la Argentina distinta o esto que estamos viendo hoy que es un grupo de gente que, cuando no está en el poder, lo único que hace es complicarles la vida al resto porque no entienden que no están en el poder y que la gente eligió otra cosa”.

En sentido, Adorni explicó que el Gobierno no dictó la conciliacion obligatoria porque “la discusión paritaria está abierta” por lo que tampoco “corresponde el paro”, por lo que, adelantó, “se están estudiando las medidas para que existan consecuencias”.

“Nosotros no exponemos a nadie, se exponen solos siendo el sindicalismo uno de los actores si se quiere más donde la gente siente menos representación y tienen en la sociedad peor imagen. La Fraternidad de fraternos no tiene absolutamente nada habiendo dejado a un millón de personas a pie, haciéndoles perder la plata que ganan día a día para alimentar a sus familias”, apuntó.

El gremio La Fraternidad inició esta medianoche un paro de trenes en todas las líneas ferroviarias del país “en respuesta a la falta de discusión paritaria en torno a la recomposición salarial ante la inflación galopante que atraviesa la Argentina”.

En una jornada marcada por el paro, las líneas ferroviarias que atraviesan el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), entre ellas Sarmiento, Roca, Mitre, San Martín y Belgrano, se encuentran totalmente paralizadas. El acatamiento a la medida de fuerza es total, con ninguna máquina operativa en ninguno de los ramales.

El paro es el primero de una serie de medidas que se esperan para los próximos días si es que los gremios estatales no reciben respuestas positivas a los diferentes reclamos de aumentos salariales. De hecho, este jueves está prevista una huelga del sindicato de la Sanidad en los hospitales, mientras que está en duda el inicio de las clases.

La estación de trenes de Retiro desierta por el paro general. Foto: Adrián Escándar
La estación de trenes de Retiro desierta por el paro general. Foto: Adrián Escándar

Al respecto, Adorni advirtió que, más allá de los reclamos, el presidente Milei “no da marcha atrás y no se va a mover un centímetro de lo que entiende que es su mandato popular por lo que la gente lo votó. El camino es hacia adelante, no es ni para atrás ni para el costado. El camino del Presidente y del Gobierno es para adelante. Y los caminos son dos: o el camino de la casta o de la libertad de los argentinos. Y nosotros vamos a seguir transitando el camino de la libertad”.

En ese contexto, aprovechó para criticar el titular del Suteba, Roberto Baradel, quien ayer criticó la posibilidad de que la Educación sea declara como “servicio esencial”, lo que limitaría la posibilidad de huelgas generales.

“Ayer escuché a algún gremialista de la educación quejarse de que queremos que la educación sea esencial. Es alucinante que alguien que dice defender la educación se queje de que queramos que la educación sea esencial. Es surrealista”, dijo el vocero.

Horas antes de que comience a regir la suspensión del servicio de trenes, el Gobierno nacional emitió un comunicado en rechazo a la decisión, puesto que alegó que “se encuentra abierta la negociación paritaria con el sector y en la cual, a principio de mes, ya otorgó un aumento del 16 por ciento a los salarios brutos de los trabajadores”.

Sin embargo, tras el comunicado, el sindicato ratificó el paro y volvió a responsabilizar al Gobierno nacional al reiterar que “no convocó a las partes a la Conciliación Obligatoria”. En ese sentido, el secretario General de La Fraternidad, Omar Marturano, aseguró: “Nos cansamos de hacer reclamos, de pedir que nos actualicen el salario. No pedimos aumento, sólo que nos actualicen el salario debido a la inflación galopante”, durante un diálogo con TN y reiteró: “No tuvimos respuesta, ninguna propuesta y no tuvimos ninguna reunión tampoco”.

Sobre la motivación detrás del reclamo, el gremialista apuntó: “No estoy pidiendo aumento, estoy pidiendo que mis compañeros tengan el mismo nivel de compra”, y agregó: “500 mil pesos estamos reclamando”. Pese a que negó su participación en la reunión convocada para la mañana de hoy, confirmó que representantes del sindicato estarán presentes. Sin embargo, calificó a la convocatoria como una reunión “de verso”.

Noticia en desarrollo.