Frente a la avanzada de Milei, el peronismo deja de lado las diferencias, se abroquela y endurece su rol opositor

El DNU del Presidente generó una reacción inmediata del PJ, que anticipó un escenario difícil en el Congreso. La sorpresa de los gobernadores, la advertencia de la CGT y el regreso de Cristina Kirchner y Massa

Compartir
Compartir articulo
Axel Kicillof se puso al frente de los cuestionamientos al DNU de Javier Milei (PBA)
Axel Kicillof se puso al frente de los cuestionamientos al DNU de Javier Milei (PBA)

Hasta el miércoles a las 21 en todo el peronismo había un fuerte convencimiento de que había que darle margen de acción a Javier Milei para que lleve adelante las profundas medidas que tenía en la cabeza. Eso implicaba evitar cuestionamientos desmedidos y generar un marco de gobernabilidad acorde a los primeros días de la gestión.

No fue casualidad el mensaje de Axel Kicillof en su asunción en La Plata, destacando la legitimidad del Presidente después del triunfo en las urnas, pero pidiendo que también se legitime su triunfo, por amplio margen, en la provincia de Buenos Aires. Tampoco fue casualidad el silencio de la CGT frente a las primeras medidas económicas ni la buena predisposición pública de los gobernadores para acompañar al Presidente.

Ese clima de paz se rompió en el momento que el Jefe de Estado empezó a enumerar la derogación de leyes que incluía el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU). “La dimensión del decreto y de las medidas es tan grande que terminó unificando a la oposición”, analizó un ex funcionario nacional de alto rango.

Las diferencias internas del peronismo empezaron a limarse con rapidez frente a la avanzada de Milei, que tiene la decisión tomada de no dar un paso atrás ni buscar consenso. No hay término medio para el Presidente. Es a todo o nada. El contenido del decreto interpeló a la oposición y puso a los sindicatos más moderados en una encrucijada.

Javier Milei está decidido a ir a fondo con las medidas que tomó y pagar el costo político de hacerlo
Javier Milei está decidido a ir a fondo con las medidas que tomó y pagar el costo político de hacerlo

La flexibilización laboral y los límites a la huelga que incluye el DNU obligaron a la CGT a llamar a una reunión de emergencia, definir una movilización para el miércoles que viene y poner sobre la mesa la posibilidad de convocar a un paro general. Es un movimiento muy brusco teniendo en cuenta que el gobierno nacional acaba de arrancar, pero entienden que no tienen margen para el silencio.

En el peronismo advierten que Milei no está haciendo política. Es decir, no está buscando consensuar sus medidas. El ejemplo más claro de eso es que no existe un interlocutor entre la Casa Rosada y la central obrera. Un articulador de voluntades que siempre es necesario para poder generar diálogo y anticipar el plan de acción. Las sorpresas solo suelen generar más resistencia.

La única que vez que los dirigentes de la CGT se reunieron con un representante importante del gobierno nacional fue dos semanas atrás, cuando tuvieron un cara a cara con el ministro del Interior, Guillermo Francos, en la sede de la UOCRA. “Nos había a anticipado que iban a tomar medidas, pero no nos clarificó nada. Tampoco les dijo nada a los gobernadores”, sintetizó a Infobae un importante dirigente de la central obrera.

Quizás una señal que esclarezca lo que sienten en el sindicalismo es la definición que pronunció en una entrevista Omar Maturano, líder de La Fraternidad. “Mi sindicato ya quiere luchar, no quiere esperar. Nos pegaron antes de tiempo”. Esa frase final sintetiza, en gran medida, las sensaciones que corren por las arterias peronistas. El golpe fue demasiado fuerte como para no reaccionar. Independiente y con fuerza propia, el líder gremial decidió salir a marcar la cancha con rapidez. El resto de los gremios está en el mismo plan de acción.

La CGT marchará la semana que viene y podrían anunciar un paro 
general en el corto plazo
La CGT marchará la semana que viene y podrían anunciar un paro general en el corto plazo

Los movimientos sociales ya se mostraron cerca de los sindicatos y aseguran que jugarán como un bloque político en la calle. No solo eso. Por lo bajo cuestionan la movilización de la izquierda, encabezada por el Polo Obrero, por ser “funcional a lo que quería mostrar el Gobierno”, respecto al orden y el protocolo antipiquetes. Además, resaltan que una marcha del peronismo - gremios y organizaciones sociales, sería imposible de controlar debido al caudal de gente. Es un dato de la realidad más que una amenaza.

“Las movilizaciones van a salir de la gente cuando sea el momento. Pero el problema es la política. Los ministros no hablan con nadie. Francos se convirtió en un comentarista que no te resuelve nada. Un mal psicólogo”, fue la sentencia del líder de una de los movimientos sociales más importantes del país. El enojo y las muestras de fastidio por la falta de negociación emanan de las definiciones. La falta de interlocutores está tensando aún más el vínculo de los gremios y las organizaciones sociales con el Gobierno.

En ese contexto complejo, que aturde y espesa el aire político, las distintas terminales del peronismo empiezan a moverse con un mismo objetivo: abroquelar poder, discutir el contenido de un discurso unificado y mostrar los dientes más temprano de lo que esperaban. “Hay que representar a los que nos votaron”, suelen decir en La Plata, donde Axel Kicillof ha comenzado a afirmar un incipiente liderazgo.

El gobernador de Buenos Aires fue el primero de los mandatarios peronistas en criticar el decreto de Milei. Y lo hizo a su forma, dejando a un lado la moderación de su discurso de asunción. “A espaldas de la división de poderes anunció un decreto sin necesidad ni urgencia. Todo sin pasar por el Congreso. Le faltó decir “democracia: ¡afuera!”, escribió en sus redes sociales.

Los gobernadores peronistas se sorprendieron con la falta de consenso de Milei para llevar adelante el DNU y el paquete de leyes
Los gobernadores peronistas se sorprendieron con la falta de consenso de Milei para llevar adelante el DNU y el paquete de leyes

Fue la primera señal de que la relación entre ambos será compleja y que Kicillof será una voz fuerte en el nuevo esquema opositor. A él lo siguieron otros mandatarios. También hubo mensajes de repudio de los bloques de senadores y diputados de Unión por la Patria (UP), y advertencias de distintos sindicatos, que se declararon en estado de “movilización y alerta”.

Desde otro lugar, sin voz pública pero monitoreando las primeras medidas de Milei, está Sergio Massa. El ex candidato a presidente ya puso en marcha la Fundación Encuentro, que funciona en sus históricas oficinas de Avenida Libertador 850. Allí ya está trabajando junto a quienes los acompañaron en su paso por el ministerio de Economía, como Guillermo Michel, Eduardo Setti y Gabriel Rubinstein.

Junto a ellos y los dirigentes Gustavo Bordet, Mónica Litza, Daniel Arroyo, Roberto Mirabella y Diego Giuliano, entre otros que estuvieron presentes, analizaron el impacto del decreto y el incremento de la presión fiscal que genera el paquete de medidas, entre las que se encuentra la decisión de volver atrás con el impuesto a las ganancias, otra medida que no tiene el aval de los gobernadores del PJ.

Massa apuesta a reinventar su rol político desde este nuevo tiempo de oposición. Pero lo quiere hacer lentamente, sin exponerse demasiado en público y contestando con informes el impacto de las medidas del gobierno nacional en la economía y la sociedad. Lo cierto es que volvió a estar en el ruedo. En verdad, nunca se fue. Solo bajo el perfil.

Sergio Massa en la primera reunión que tuvo en sus oficinas de avenida Libertador
Sergio Massa en la primera reunión que tuvo en sus oficinas de avenida Libertador

Cristina Kirchner hará lo propio la semana que viene cuando reactive sus reuniones en el Instituto Patria. Ya volvió, ya acomodó su oficina y ya le imprimió una nueva era a ese lugar que supo ser la trinchera de resistencia kirchnerista en el gobierno de Mauricio Macri. A partir de los próximos días habría más movimiento. La ex vicepresidenta, que mantiene diálogo permanente con los legisladores que le responden, estará activa en esta nueva etapa del peronismo en la oposición.

Los gobernadores, mientras tanto, van a tratar de moverse en bloque junto a la CGT. En eso quedaron al principio de esta semana cuando se reunieron en la Casa de La Pampa y coincidieron en la necesidad de trabajar más en conjunto frente al gobierno de Milei. Así, entienden, potenciarán los reclamos y las posiciones que adopten.

El peronismo empezó un nuevo tiempo en la gestión. La avanzada libertario los reunió y los despertó. Los fortaleció en un escenario que cada día es más delicado. La unidad no es total, pero todos los espacios internos trabajan en un mismo sentido: ser una férrea oposición al gobierno de La Libertad Avanza.