Junto a Sergio Massa y Máximo Kirchner, Kicillof consiguió una foto de unidad en rechazo al DNU de Milei

El gobernador juntó al ex ministro de Economía, al jefe de La Cámpora y a diferentes dirigentes de Unión por la Patria para evaluar el impacto de las medidas económicas del gobierno nacional

Compartir
Compartir articulo
Axel Kicillof y Máximo Kirchner
Axel Kicillof y Máximo Kirchner

Las primeras medidas que delineó el presidente Javier Milei obligaron al peronismo bonaerense a activar un plan de contingencia para mostrar una foto de unidad y rechazo a las iniciativas. El que centralizó ese reclamo por su rol institucional fue el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, que este viernes reunió en la ciudad de La Plata a diferentes dirigentes entre los que se contaban intendentes, diputados y senadores provinciales, nacionales y también la presencia del ex ministro de Economía y quien fuera candidato presidencial de Unión por la Patria, Sergio Massa.

La reunión, que duró cerca de tres horas y se llevó adelante en el Salón Dorado de la gobernación bonaerense, fue el primer gran encuentro que realizó el peronismo desde la asunción de Milei y tras la reunión que el presidente mantuvo con los 23 gobernadores. Este viernes, Kicillof hizo un detallado análisis del impacto económico que tendrá no solo el DNU que anunció el Gobierno nacional esta semana, sino también las medidas económicas que propuso el ministro del área Luis “Toto” Caputo.

La presencia de Massa fue uno de los aspectos novedosos. El ex ministro de Economía “volvió” a la escena pública esta semana luego de conocerse el DNU en una reunión que mantuvo con diputados nacionales del Frente Renovador donde también se analizaron las disposiciones de la Nación.

La reunión fue en la gobernación bonaerense
La reunión fue en la gobernación bonaerense

En tanto, la participación de Máximo Kirchner, como uno de los diputados nacionales por la provincia de Buenos Aires con los que cuenta Unión por la Patria; también tiene una lectura hacia adentro de la convivencia peronista. El presidente del PJ bonaerense descongeló el vínculo con Kicillof, en vistas a la etapa que se avecina. Kirchner y Kicillof han retomado fluidez política con algunos asuntos de interés compartido como por ejemplo lo que fue la designación del diputado Alejandro Dichiara como presidente de la Cámara de Diputados bonaerense; negociación que se cerró semanas atrás.

Kirchner también intervino ante el gobierno bonaerense para que haya una asistencia financiera para el municipio de Hurlingham. Allí, el intendente Damián Selci, anunció que no podía pagar los sueldos de los trabajadores municipales ante el cuadro de situación financiera en la que se encontraba el distrito, responsabilizando a la anterior gestión local.

“Los intendentes han comentado que en muchos distritos ya hay vecinos y vecinas que se acercan a consultar por los efectos y los alcances que puede tener el DNU que presentaron el miércoles pasado”, detalló Kicillof. Más poético y crudo fue el intendente de uno de los municipios más grandes de la provincia, que al salir del encuentro describió la situación como “el séptimo círculo del infierno”, en una comparación con la cántica del Infierno de la Divina comedia de Dante Aligiheri. Otro intendente pero del interior de la provincia de Buenos Aires habló de “panorama sombrío”.

Fueron más de 80 los intendentes que se dieron cita en La Plata
Fueron más de 80 los intendentes que se dieron cita en La Plata

“Le planteé personalmente al presidente que es responsabilidad del gobierno nacional plantear las bases macroeconómicas y sé por lo que dicen en los diarios que habrá una prórroga del presupuesto nacional. Pero al no darnos ninguna estimación de lo que va a pasar con inflación, con actividad económica, con giros a las provincias, con recursos tributarios, nosotros no podemos proyectar el 2024″, planteó Kicillof tras la reunión en una rueda de prensa. También dijo que “esto -el DNU- tiene que ir a discutirse al parlamento”; algo que también planteó la vicegobernadora Verónica Magario, que además detalló que ante la falta de certezas macroeconómicas que perciben de parte del gobierno nacional, la semana que viene la Legislatura buscará aprobar al menos la Ley Fiscal Impositiva y un pedido de endeudamiento por una suma similar a US$1.200 millones dólares.

En la reunión, además de Kicillof también hablaron Máximo Kirchner, Sergio Massa y la senadora nacional, Juliana Di Tullio; que sostuvo que Milei debe convocar a sesiones extraordinarias y que la estrategia del peronismo será debatir y rechazar en ese ámbito las disposiciones del presidente. “Los diferentes espacios políticos se dirigieron al presidente diciéndole que por favor derogue ese decreto, no lo mande al Congreso y envíe una ley ómnibus si quiere. El presidente dice que va a convocar a extraordinarias pero no lo ha hecho y eso la gente lo tiene que saber. El presidente de la República ha cerrado el Congreso, lo primero que ha hecho fue haberle dado la espalda al Congreso”.

“Lo han dicho todos los constitucionalistas, no pasa el minino control constitucional este decreto de necesidad y urgencia que deroga 300 leyes que son 100 años de consensos legislativos. A nosotros también nos votó el pueblo. No solamente el presidente tiene legitimidad, a nosotros nos votaron para hacer el trabajo en el Congreso. No podemos trabajar si el presidente no convoca a extraordinarias”, agregó la senadora nacional por el peronismo.

A última hora del viernes, el Ejecutivo oficializó la convocatoria a sesionar en el Congreso desde el 26 de diciembre hasta el 31 de enero.