El futuro incierto de Juntos por el Cambio: la estrategia de la Liga de Gobernadores y la resistencia de un sector de la UCR

Los diez mandatarios electos de la coalición opositora buscan hacer pie en el Congreso para negociar con Javier Milei. Del otro lado, el ala moderada trabaja para posicionarse como opositores al gobierno de turno. La elección del Comité radical

Compartir
Compartir articulo
Los diez gobernadores electos por Juntos por el Cambio
Los diez gobernadores electos por Juntos por el Cambio

Con resistencias, el futuro de Juntos por el Cambio pareciera estar en manos de la Liga de Gobernadores electos. Son los diez mandamientos que la coalición opositora cosechó durante todo el proceso electoral de este año y que busca frenar - o apoyar- las medidas que impulse el futuro gobierno de Javier Milei. Su base y fortaleza será la configuración que se establezca en el Congreso, sobre todo en el armado de bloques, donde habrá resistencias de un sector de la UCR. Según pudo saber Infobae, el ala moderada que encabezan hoy los referentes de Evolución, buscan despegarse de cualquier vínculo con el PRO y La Libertad Avanza para, de este modo, construir una oposición.

“El poder hoy pasa por la Cámara de Diputados y Senadores y ahí están los gobernadores”, aclaran los armadores que hoy participan de las negociaciones para lograr la unidad de Juntos por el Cambio. De hecho, los mandatarios convocaron a los legisladores del espacio para un encuentro el próximo martes en el Club Alemán de Equitación, ubicado en el barrio porteño de Palermo. ¿El objetivo? Milei ya adelantó que se frenará toda la obra pública y que sólo continuarán aquellas que sean financiadas por empresas privadas. Un anuncio que puso en alerta al interior del país, donde ya hay tensión por el envío de fondos coparticipables. En caso de lograr un bloque de unidad en el Congreso, los mandatarios provinciales tendrán una moneda de cambio para negociar la aprobación o el rechazo de proyectos.

Los dirigentes que pelean por la unidad de Juntos por el Cambio, derrotada como fuerza en las elecciones nacionales, saben que el nuevo gobierno los necesitará para sacar leyes. “¿Quiere privatizar YPF? Bueno, pero la obra pública no se frena”, ejemplifican. De hecho, en el último comunicado que difundieron luego de la reunión que tuvieron en la Casa de Mendoza advirtieron: “Los bloques legislativos de Juntos por el Cambio serán determinantes en la próxima gestión nacional. Los gobernadores estamos convencidos de la necesidad de trabajar en conjunto con los representantes de nuestras fuerzas en el Congreso de la Nación en una estrategia política común. Nuestra decisión es la de contribuir con la gobernabilidad de la Argentina, pero también sabemos que parte de nuestro rol es controlar la gestión del futuro gobierno”.

La última reunión de la Liga de Gobernadores de Juntos por el Cambio
La última reunión de la Liga de Gobernadores de Juntos por el Cambio

Como adelantó Infobae, con el nuevo esquema de poder, el gobernador electo de Mendoza se posiciona como el dirigente radical que será el nexo entre la Liga de Gobernadores de Juntos por el Cambio y el gobierno de Milei. En tándem con Gustavo Valdés, buscan disputarle el poder a las actuales autoridades del Comité Nacional de la UCR, Gerardo Morales y Martín Lousteau, con quienes mantienen profundas diferencias por la estrategia electoral implementada este año, en especial, por su alianza con Horacio Rodríguez Larreta. Por el PRO, según pudo reconstruir este medio, Rogelio Frigerio e Ignacio Torres, electos por Entre Ríos y Chubut respectivamente, son los que se posicionan fuerte en la mesa de negociaciones, aunque - probablemente- Jorge Macri comience a tomar protagonismo.

Pero tanto el PRO como la UCR enfrentan sus propias internas, pese a la voluntad de los gobernadores de unificar a Juntos por el Cambio. El partido amarillo, por ejemplo, está dividido entre aquellos que se fueron con Mauricio Macri a un acuerdo con Milei y los que se mantienen al margen del armado del Gabinete libertario. El partido centenario, por su parte, mantiene el enfrentamiento entre el Grupo Malbec - los radicales que se mostraron con Patricia Bullrich en el armado electoral- y los que responden a Morales y Lousteau.

El próximo 15 de diciembre la UCR definirá el próximo presidente del Comité Nacional. Antes del balotaje no había dudas: Martín Lousteau sería el sucesor de Gerardo Morales, ya que ambos cuentan con los votos necesarios para mantener el poder. Sin embargo, según confirmaron a Infobae, en Evolución hoy tienen otras prioridades. Saben que la disputa la tienen que dar en el Congreso, donde Cornejo y Valdés buscan hacer pie para arrebatarles el liderazgo radical.

Gerardo Morales y Martín Lousteau se aliaron con Horacio Rodríguez Larreta durante la campaña electoral
Gerardo Morales y Martín Lousteau se aliaron con Horacio Rodríguez Larreta durante la campaña electoral

A contramano de lo que planean los líderes del Grupo Malbec, Lousteau y Emiliano Yacobitti creen que el radicalismo debe unir fuerzas para diferenciarse de sus ex aliados del PRO que, según consideran, ya son parte del Gobierno de Milei. Incluso creen que la UCR no debe participar de un posible interbloque de Juntos por el Cambio, por el contrario, piensan trabajar para construir una oposición clara.

Para la presidencia del bloque de la UCR -donde buscan lograr la unidad- trascendieron dos nombres: Facundo Manes y Rodrigo de Loredo. Ambos responden al armado de Morales y Lousteau. Pero los radicales de Evolución saben que, en caso de ganar ese puesto, deberán resignar la presidencia del Comité, donde Valdés vienen pisando fuerte. Otra incógnita es el Senado, un puesto en el que Cornejo quiere conservar para su antecesor en Mendoza: Rodolfo Suárez. Otro nombre que surgió, pero con poco peso, es el del chaqueño Víctor Zimmermann.

Con la derrota electoral que sufrió Juntos por el Cambio a nivel nacional, el partido centenario tuvo una baja importante de bancas en el Senado, por lo que no sobran nombres para liderar el bloque. Para poder quedarse con ese lugar Evolución de la mano de Lousteau, debería resignar otros puestos y - según dejan trascender sus adversarios- no conseguiría el apoyo necesario. En esa ola de nombres, también suena Maximiliano Abad, el único correligionario que ganó una banca para la UCR por la provincia de Buenos Aires después de 21 años. Aunque en su entorno descartan esa posibilidad, el dirigente marplatense y cercano a Ernesto Sanz, supo construir una relación de confianza con Cornejo que podría representar un nuevo eje de alianza PBA-Mendoza.