Un diputado de Juntos por el Cambio anticipó con una inusual foto que será oposición al nuevo gobierno de Javier Milei

“No nos vamos a sumar, vamos a controlarlo y a ponerle límites”, indicó el radical Martín Tetaz, del bloque Evolución

Compartir
Compartir articulo
El diputado nacional Martín Tetaz
El diputado nacional Martín Tetaz

Con una foto particular, en donde se tapa la nariz en un primer plano, el diputado nacional de Juntos por el Cambio Martín Tetaz (UCR-Evolución), aseguró que será oposición del nuevo gobierno de Javier Milei para representar a aquellos que quedaron “huérfanos de representación” por las opciones políticas que se presentaron en balotaje.

“Todos queremos que al nuevo gobierno le vaya bien y por eso dijimos desde el primer momento que vamos a darle gobernabilidad al Presidente, que vamos a votarle el presupuesto, siempre que no recorte la educación, y también que lo vamos a acompañar con su ley de ministerios para que pueda diseñar la estructura que crea necesaria para poder gobernar”, explicó el legislador en las redes sociales.

“Pero no nos vamos a sumar al gobierno de Milei -amplió-. Vamos a ser su oposición. Vamos a controlarlo y a ponerle los límites que la constitución contempla, desde el Congreso, mientras elaboramos una propuesta alternativa que sea democrática, republicana y garantice libertad y oportunidades para todos. Creemos que una oposición constructiva, con una alternativa no kirchnerista, es lo mejor que le puede pasar al nuevo gobierno y a todos los argentinos. Ese es nuestro desafío”.

Por otro lado, realizó un análisis de la segunda vuelta electoral entre el líder de La Libertad Avanza y el ministro de Economía y candidato de Unión por la Patria, Sergio Massa: “Mucha gente que fue a votar con la convicción de que su candidato era el mejor y representaba cabalmente sus ideas, fueran kirchneristas o libertarios. Pero también hubo mucha gente que fue a votar tapándose la nariz, porque su candidato ideal no estaba en el cuarto oscuro y tenían que elegir al menos malo”.

“Son votantes de Massa que no están de acuerdo con la agenda K, pero no querían a Milei; y votantes del libertario que tampoco estaban de acuerdo con sus propuestas, pero querían sacarse de encima al kirchnerismo. Toda esa gente está huérfana de representación”, completó.

Rodríguez Larreta, otro opositor

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta
El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta

Otro dirigente de JxC que se posicionó con relación al futuro gobierno libertario fue el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. “Yo voy a trabajar por una oposición que colabore”, aseguró ayer, en el marco de un encuentro con vecinos en el Club Arquitectura, en el barrio de Agronomía. “Hay que cuestionar lo que está mal y apoyar lo que está bien, eso es lo que corresponde”, expresó.

Entre preguntas y respuestas, Larreta, que finaliza su segundo mandato el próximo 10 de diciembre, y en su lugar gobernará Jorge Macri, afirmó: “Voy a seguir trabajando para que haya una oposición constructiva, no destructiva, porque yo no creo en los extremos. Los extremos no son buenos para el país. Esto lo dije durante toda la campaña y lo sostengo ahora. Pero admito que hay mucha gente que prefiere otra cosa y hay que aceptarlo”.

El nuevo Congreso

A partir del próximo 10 de diciembre, La Libertad Avanza tendrá 38 diputados y 7 senadores. A pesar del acuerdo con los “halcones” del PRO, estará lejos del quórum y deberá negociar cada ley con otras fuerzas políticas.

Aún es una incógnita cómo funcionará la alianza entre el PRO y LLA. Antes de las elecciones, Cristian Ritondo, jefe de la bancada del PRO, había descartado que ambas fuerzas conformen un bloque unificado, pero dejó abierta la posibilidad de funcionar como interbloque. “Analizaremos nuestro apoyo ley por ley”, señaló para dejar en claro que no votarán los proyectos libertarios a libro cerrado. No obstante, su nombre suena para ocupar la Presidencia de la Cámara.

Por otro lado, y entrevistado por Infobae, el politólogo Andrés Malamud, advirtió que el país se enfrenta a “un panorama desconocido”, porque “nunca antes un presidente argentino tuvo tan poco apoyo legislativo”. “Los antecedentes regionales no son amables: sin escudo legislativo, los presidentes impopulares están a tiro de juicio político”, señaló.