Florencio Randazzo: “Proponemos sentido común y experiencia de gestión, ni ideas locas, ni recetas que ya fracasaron”

El precandidato a vicepresidente explicó las propuestas del frente que encabeza con Schiaretti. Pidió superar la grieta y advirtió: “Cristina y Macri son responsables de este fracaso y tienen que ser parte del pasado”. Llamó a que todos vayan a votar: “No hay peor pecado que no ir, porque es avalar a los que están”

Guardar

Nuevo

Randazzo pidió a los ciudadanos que vayan a votar y propuso dejar atrás la grieta y el pasado de Cristina y Macri

El precandidato a vicepresidente Florencio Randazzo aseguró que la coalición Hacemos por Nuestro País “propone sentido común, normalidad y gestión, ni ideas locas, ni recetas que ya fracasaron”. El compañero de fórmula del gobernador Juan Schiaretti también pidió dejar atrás la grieta y que Cristina Kirchner y Mauricio Macri “sean parte del pasado”.

El dirigente bonaerense habló con Infobae a pocos días del final de la campaña y convocó a los argentinos a concurrir a las urnas el domingo: “No hay peor pecado que no ir a votar, porque es avalar a los que están”, aseguró.

“Es necesario salir de la grieta y para eso conformamos una fórmula con hombres y mujeres de valores, de convicciones, sabiendo las dificultades que afrontamos, sabiendo que somos David contra Goliat, pero creemos en la gestión. Encabeza la lista el gobernador de Córdoba, que fue absolutamente exitoso, y yo fui un tipo de gestión, responsable, que transformé todo lo que estuvo bajo mi responsabilidad. El 13 de agosto podemos empezar a transitar un camino. Ni ideas locas, ni recetas que ya fracasaron. Nosotros ofrecemos experiencia de gestión, transparencia y compromiso”, afirmó.

Te puede interesar: Dónde voto: consultá el padrón electoral

Fórmula. Schiaretti y Randazzo competirán en las PASO del domingo
Fórmula. Schiaretti y Randazzo competirán en las PASO del domingo

En línea con la propuesta “antigrieta” de Schiaretti, Randazzo advirtió que “en Unión por la Patria la conducción del espacio político la lleva adelante Cristina Kirchner; y del otro lado, de Juntos por el Cambio, es Macri. A mí me parece que ellos contaminan la discusión de lo que verdaderamente debemos discutir los argentinos, que son aquellos problemas que preocupan a la sociedad. La Argentina necesita empezar a discutir estas cosas y no estar discutiendo el pasado, si es Cristina, si es Macri”.

“Recuperemos la normalidad, el sentido común. ¿Qué es eso? El que no estudia, repite. El que no trabaja, no cobra. El que delinque, va preso. Eso que parece tan obvio hoy no lo es”, consideró.

Además, interpretó que el peronismo perdió en las elecciones provinciales porque “fueron colonizadas por el kirchnerismo”. Y puso como ejemplo lo ocurrió en Córdoba, donde gobierna Schiaretti y ganó el oficialismo, con Santa Fe, que sufrió una de las peores derrotas de su historia: “El peronismo perdió en provincias que fueron colonizadas por el kirchnerismo. El kirchnerismo dejó de representar al peronismo. El peronismo siempre fue una fuerza política que irrumpió a mitad del siglo pasado, incluyendo a sectores diversos, en lo económico, cultural y social. El kirchnerismo se transformó en una fuerza de asistencia a la exclusión, con bolsas de mercadería y planes, sin entender que la sociedad aspira a tener dignidad, aspira al ascenso social”.

La entrevista a Florencio Randazzo

Entrevista a Florencio Randazzo de Facundo Chaves en la redacción de Infobae

-¿Cómo está encarando estos últimos días de campaña y qué expectativas tiene?

-Nosotros encaramos la campaña entendiendo que hay una necesidad de generar una alternativa diferente a la grieta. Creemos que la grieta profundizó todos los problemas que tenía la Argentina. Si uno mira la economía, hay más inflación, hay más pobreza, hay más desocupación, hay menos calidad en los servicios que presta el Estado. Y nos parece que quienes conforman la grieta giran en una órbita diferente a los problemas con los que a diario tiene que lidiar la mayoría de los argentinos.

Nos parecía importante tener una alternativa diferente, en una fórmula compartida con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti. Comparto con él los valores, la mirada que tiene sobre lo que hay que hacer en la Argentina. Comparto con él que la gestión es el único camino posible para sacar a la Argentina del estado de postración en el que está. Esto lo hizo Schiaretti en Córdoba como yo lo hice en los lugares donde tuve responsabilidad. Creo en la gestión y creo que la política sirve si le mejora la vida a la gente, sino no sirve.

-El gobernador de Córdoba, candidato a presidente de Hacemos por Nuestro País, dice todo el tiempo que hay que superar “la maldita grieta”. ¿Se puede, la sociedad argentina está en condiciones de hacerlo, de dar ese paso?

-Sí, creo que sí, que sería un acierto que la sociedad definitivamente deje atrás esta división que no condujo a nada y que, en realidad, discute permanentemente sobre el pasado y no sobre el presente y el futuro. Sabemos que la tarea es difícil, que es David contra Goliat, que las coaliciones que conforman la grieta tienen recursos, tienen medios, tienen el poder del Estado, por eso no es fácil la pelea, pero vale la pena. Y finalmente, uno tiene la tranquilidad de conciencia de intentar que la Argentina empiece a transitar por un camino de normalidad.

La Argentina perdió el sentido común, el sentido de la responsabilidad, la normalidad y eso es angustiante, porque hace que el futuro sea un futuro muchas veces incierto, con dudas sobre hacia dónde, insistiendo en lo mismo. Y si insistimos en lo mismo, el resultado va a ser el mismo.

Te puede interesar: Elecciones 2023: de cuánto es la multa por no votar en las PASO

-Dijo que la Argentina necesita dejar atrás a Cristina Kirchner y a Mauricio Macri, que sean parte del pasado. ¿Por qué? y ¿Qué significa eso?

-Me parece que una coalición como la del Frente de Todos -o Unión por la Patria, como la quieran llamar- es una coalición que en realidad la conducción de ese espacio político la lleva adelante Cristina Kirchner. Y del otro lado, de Juntos por el Cambio, es Macri. A mí me parece que contaminan lo que verdaderamente debemos discutir los argentinos, que son aquellos problemas que preocupan a la sociedad. ¿Cuáles son? Tener una economía estable, que tenga los niveles de inflación que tiene el resto de los países del mundo. ¿Cómo se hace eso? Copiando, copiando.

-¿Cómo copiando?

-Copiando lo que hizo Chile, lo que hizo Brasil, lo que hizo Perú, lo que hizo Uruguay, lo que hizo la Bolivia de Evo Morales, que se financia al 4% en dólares, mientras nosotros pagamos una tasa de 24% en dólares. Cómo solucionamos el problema de prestar servicios de calidad, entendiendo que debemos tener prioridades, porque tenemos recursos escasos.

Por ejemplo, ¿cómo mejoramos la educación en la Argentina? Si la educación fue aquello que nos distinguió como composición social. La educación fue la generadora de la clase media. La escuela pública nos puso en igualdad de oportunidades a los hijos de quienes tenían recursos y de quienes no tenían. Era el guardapolvo, era la nota, era la exigencia. Todo eso se perdió y se abandonó. Perdimos calidad en materia de seguridad, porque quienes delinquen están en la calle y la gente honesta y trabajadora está tras las rejas en sus casas. Tenemos un sistema de salud quebrado. Una Justicia que llega tarde -y si llega tarde no sirve- no solamente en juicios por corrupción, sino también en un juicio por alimentos, en un juicio por la protección de una víctima de femicidio.

Argentina necesita empezar a discutir estas cosas y no estar discutiendo el pasado, si es Cristina, si es Macri. Debemos tener una mirada hacia adelante. Cuando claramente Cristina es responsable del fracaso de este gobierno, conjuntamente con Alberto Fernández, con Massa, con De Pedro, con Rossi, son los responsables de este fracaso.

Unión por la Patria, con Massa y Cristina Kirchner en el centro del escenario
Unión por la Patria, con Massa y Cristina Kirchner en el centro del escenario

-¿Y Macri?

-Y Macri es responsable del fracaso que dejaron. Tuvo una oportunidad en el 2015. Yo tenía y sigo teniendo una mirada muy distinta a la que tenía y tiene Cambiemos, pero tuvo una oportunidad y agudizó todos los problemas que habían quedado en el 2015. Terminó con más inflación, con más pobreza, con más desocupación, con menos calidad en los servicios que presta el Estado. Tenemos que empezar a dejar atrás el pasado, y parte del pasado debe ser Mauricio Macri y Cristina Kirchner, y de ninguna manera es una descalificación, es natural que esto sea así.

Lo primero que tendría que hacer quien asume como presidente, si fuera Schiaretti, es decir que en cuatro años se va. Y anunciar el mensaje del 10 de diciembre cuatro cosas que va a cumplir a rajatabla. ¿Y por qué digo que en cuatro años se va? Porque seguramente va a tomar decisiones que tal vez no sean convenientes en la coyuntura electoral, pero seguramente serán convenientes para la Argentina.

-¿Hay conciencia en la dirigencia del nivel de deterioro que hay en Argentina y del tamaño del desafío por delante? Muchos candidatos hablan de sus ideas y se profundiza poco sobre los problemas, las soluciones y los costos que tiene resolver algunos problemas.

-En esto voy a disentir en general con la mayoría de la dirigencia política tradicional. La Argentina tiene un camino de encontrar soluciones a los problemas que es más fácil de lo que se cree. Con solo copiar, copiar… ¿A ver cuál es el principal problema que tiene Argentina? La inflación.

Te puede interesar: Elecciones 2023 Argentina: estas son las fórmulas presidenciales que competirán en las PASO

-La inflación, claro.

-Es un problema que ha tenido solución en todos los países del mundo, salvo en muy pocos, como Venezuela, Argentina. Y hay una receta para eso. El tema es que nosotros creemos que somos diferentes y esa viveza criolla mirá al estado que nos llevó: tenemos inflación de 150%, cuando el mundo y los países limítrofes tienen 6% o 7%, menos de dos dígitos anuales. Nos llevó a que la Argentina tenga 22 tipos de cambio, mientras todos los países tienen un solo tipo de cambio. Nos llevó a tener una presión sobre el sector exportador agobiante ¿y eso en que se tradujo? En menos exportaciones en carne, menos exportaciones en productos del sector agroalimentario, menos exportaciones de manufactura de origen industrial. En el resto de los países de la región no cobran casi retenciones.

La Argentina tiene un camino de solución más fácil, que es aplicar el sentido común. Lo dice alguien que estuvo en el Estado y solucionó problemas que eran endémicos en la Argentina, como el DNI, el pasaporte, la SUBE, comprar trenes, electrificar la línea La Plata-Buenos Aires, poner en marcha el tren en Rosario, en Mar del Plata. Te habla alguien que estuvo en el Estado, porque hay muchos que hablan y yo les preguntaría si estuvieron en algún lugar de responsabilidad y qué fue lo que transformaron. Es más sencillo de lo que se cree, si recuperamos la racionalidad, la normalidad y si nos hacemos cargo de los problemas.

-Volvamos a la idea de las cuatro medidas que debería anunciar el futuro presidente, que usted espera que sea Schiaretti.

-Lo más valioso que tiene un presidente es la confianza, el prestigio y la credibilidad. La Argentina debe recuperar la normalidad, la racionalidad y el sentido común. Me imagino un presidente que asume el primer día y anuncia las cuatro medidas más importantes, que están vinculadas a cómo orienta la economía para que finalmente sea premiada la producción y el trabajo, que es el único camino posible para salir.

En eso tiene que ver lo que hablamos anteriormente, que es la baja de la inflación, un único tipo de cambio, fomentar las exportaciones. ¿Qué Estado queremos? Un Estado austero, pero que preste cuatro servicios esenciales: educación, salud, justicia y seguridad. Y que tenga un plan de obra pública estratégico para darle competitividad a la economía. Y que a los cuatro años no va por la reelección, se va a su casa. Entonces el tránsito de estos cuatro años lo va a hacer pensando en el futuro del país y no en el futuro de las próximas elecciones, recuperando un país normal, racional y con sentido común, que es lo que perdió la Argentina.

-Le quiero hacer una pregunta si se quiere un poco más de fondo y personal. ¿Por qué tomó la decisión de participar en esta disputa que se presenta tan adversa, tan difícil?

-Siento que la sociedad no puede quedar nuevamente entrampada en la grieta. En votar a Juntos por el Cambio -a Horacio o a Patricia- o votar a Massa o Grabois. Tiene que haber una alternativa y a mí la alternativa de acompañar a Schiaretti me entusiasma, porque tiene valores, convicciones y llevó adelante una gestión absolutamente exitosa, respetando las instituciones, la libertad de prensa, el diálogo, con un Estado inteligente.

Te puede interesar: Elecciones 2023: ¿qué pasa si no voto en las PASO?

Schiaretti llevó adelante un plan de obra pública fenomenal, complementado con el sector privado. Me siento identificado con la gestión y con la visión que él tiene sobre lo que hay que hacer en la Argentina. Eso me movilizó a acompañarlo en la fórmula, sabiendo las dificultades que afrontamos. Es muy difícil, es David contra Goliat, pero creo que vale la pena y yo lo vengo intentando desde el año 2017, cuando sacamos medio millón de votos. En el 2021, solo, también, saqué medio millón de votos.

Algún día la sociedad va a empezar a mirar para otro lado. Porque, Facundo, es interesante esto: si seguimos votando lo mismo, el resultado va a ser el mismo. No hay cosa más loca -Einstein lo decía- que hacer siempre lo mismo y esperar resultados distintos.

Mauricio Macri, Larreta y Patricia Bullrich, en un encuentro de la Fundación Libertad (Foto Prensa)
Mauricio Macri, Larreta y Patricia Bullrich, en un encuentro de la Fundación Libertad (Foto Prensa)

-En el kirchnerismo dicen que la candidatura de ustedes es funcional a Juntos por el Cambio y en Juntos por el Cambio dicen que la candidatura de ustedes es funcional al kirchnerismo. ¿Qué piensa de eso?

-Es parte del juego de la grieta, que explicita los intereses de que no haya ninguna fórmula que exprese otra cosa. Porque el juego de la grieta fue muy conveniente a la dirigencia política, y muy conveniente en muchos casos a algunos medios de comunicación, a factores de poder, pero fueron muy malos para el conjunto de los argentinos.

Nosotros queremos ser funcionales al conjunto de los argentinos que quieren vivir en un país normal, que quieren producir, que quieren trabajar, que quieren vivir en paz, que quieren que los delincuentes estén tras las rejas, que quieren que sus hijos vayan a la escuela y que aprendan, que se puedan atender en un efector público de calidad y que no tengan que esperar meses para un turno. ¿Por qué resignarnos a eso? ¿Por qué no pensar que eso es posible en la Argentina?

-¿A qué electorado apunta Hacemos por Nuestro País? ¿Le habla al voto peronista o al independiente?

-A los argentinos en general. Nosotros venimos del peronismo, pero a nosotros nos acompaña el socialismo de Santa Fe, con Mónica Fein, Clara García, Enrique Esteban, nos acompaña la Democracia Cristiana, el Partido Autonomista. Apostamos a todos los argentinos que quieren volver a tener un país normal.

-Se lo pregunto porque en las 18 elecciones provinciales lo que hubo como tendencia es una serie de derrotas del peronismo. En San Luis, San Juan, Chubut, provincias donde el PJ gobernó 20 o hasta 40 años y perdió. ¿Qué está pasando?

-Son provincias que fueron colonizadas por el kirchnerismo, en su mayoría. El kirchnerismo dejó de representar al peronismo. El peronismo siempre fue una fuerza política que irrumpió en la Argentina a mitad del siglo pasado, incluyendo a sectores diversos, en lo económico, en lo cultural, en lo social. Y el kirchnerismo se transformó en una fuerza de asistencia a la exclusión, con bolsas de mercadería y planes, sin entender que la sociedad aspira a tener dignidad, aspira al ascenso social, eso que hablaba y que lograba el peronismo, conformando sectores sociales muy importantes. El hijo del obrero del trabajador entraba a la universidad pública, se recibía y eso hoy no lo representa. En muchas de esas provincias fueron colonizados por ideas absolutamente refractarias a esa idea.

Y aquellas provincias que no fueron colonizadas, como es el caso de Córdoba, que es una provincia casi gemela de Santa Fe, ratificaron a un candidato del espacio de Schiaretti, porque tienen buena gestión, porque respetó las instituciones, porque no se dejó colonizar por el kirchnerismo, porque defiende a los que producen y trabajan, porque subsidia el empleo.

Lo que digo es que, si es necesario, subsidiemos el empleo, pero no el desempleo, recuperemos la normalidad. ¿Qué es eso? El que no estudia, repite. El que no trabaja, no cobra. El que delinque, va preso. Eso que parece tan obvio hoy no lo es.

-¿Por qué?

-Porque se perdieron los valores, se fue distorsionando, pero no lo tengo del todo claro. Sé que el resultado fue absolutamente negativo para la Argentina.

-Hubo baja participación en las elecciones de este año. Es un fenómeno que ya irrumpió en 2021. ¿Qué le diría a los que no quieren ir a votar o están pensando si votan o no, o votan en blanco?

-Primero que los entiendo. ¿Por qué ocurre eso? Porque hay bronca contra la política. Porque la democracia, que es la forma de vida que hemos elegido y que estamos de acuerdo, que es poder votar en un país que sufrió muchísimo cuando esto estuvo prohibido, también es vivir mejor. El “con la democracia se come, se cura y se educa”, que decía Alfonsín. Fuimos para atrás y entonces hay una bronca de parte de la sociedad y eso hace que mucha gente crea que la solución no está en elegir a quién nos va a gobernar.

Lo primero que digo es que hay que ir a votar. No hay peor pecado que no ir a votar, porque es una forma de avalar a quienes están. Hay que ir a votar independientemente finalmente a quien se vote. La respuesta no puede ser no participar, porque ese día valemos todos lo mismo. Es un día en el que podemos castigar, podemos premiar, podemos elegir otro camino. Tienen que ir a votar bien.

-¿Qué piensa que Sergio Massa sea el candidato a presidente de Unión por la Patria?

-Es otro de los errores que comete el Frente de Todos. Estoy viendo a una Cristina que desconocía. Siempre -equivocada o no, tal vez- ella mantenía sus convicciones. Lo eligió a Alberto y yo sé lo que pensaba Alberto de ella y ella de Alberto. Y ahora lo elige a Massa, cuando fue público y todos sabemos lo que pensaba de Massa en comunicaciones telefónicas con Oscar Parrilli.

Y Massa es uno de los responsables del desaguisado que vive la Argentina en materia económica. Es el ministro de Economía de una Argentina que duplicó la inflación en su año de gestión, que multiplicó los tipos de cambio, que la brecha se sigue agrandando, que hay restricciones a las importaciones, incluso muchos productos que tienen que ver con la cadena productiva de la industria nacional. Se deben 20.000 millones de dólares de importaciones que no se pagaron. Y la Argentina anda mendigando para ver cómo honrar sus deudas, empeñando las joyas de la abuela para ver si ponemos el oro para que nos den un préstamo.

¿La gente quiere votar eso? Yo aspiro a otra cosa, aspiro a revelarme contra eso. Y espero que la gente tenga un sentimiento de rebeldía.

-¿Y de Juntos por el Cambio, la disputa entre Horacio Rodríguez Larreta y Patricia Bullrich?

-Lo mismo. Son parte de un espacio político que hace tres años dejó una Argentina peor de lo que estaba en el 2015. Me cuesta creer qué es lo que van a hacer y aparte me parece que la mirada está tan puesta en los intereses internos de la coalición y hay poca propuesta hacia afuera. Es parte de la grieta, de la que se alimentan unos y otros, en un buen muy buen negocio para los políticos que participan de eso. Y un pésimo negocio para los argentinos.

Te puede interesar: Todas las noticias sobre las Elecciones 2023 en Argentina

Los otros candidatos a las PASO. Massa, Larreta, Bullrich y Milei
Los otros candidatos a las PASO. Massa, Larreta, Bullrich y Milei

-¿Qué detectó esta vez, distinto de las campañas que hizo en 2017 y 2021, en las charlas y contactos que tuvo al recorrer el país?

-Noto algo que a mí me preocupa mucho y me entristece: un sentimiento de resignación, la idea que estamos condenados a vivir con estos políticos, con estos problemas. Eso no es bueno. El ciudadano no se reafirma en la resignación, sino en la rebeldía frente a la injusticia. Por eso los convoco a que seamos rebeldes, que nos animemos a transitar otro camino, con todos los riesgos que eso implica, pero a transitar otro camino.

E insisto: es tan sencillo como recuperar la normalidad, ser un país normal, un país racional. Queremos un país donde los dirigentes tengan sentido común. Eso se ha perdido, parece mentira, pero se ha perdido. Si logramos eso, vamos a lograr un gran paso adelante para volver a construir un gran país como lo fue la Argentina.

-¿Qué país cree que se inicia a partir del domingo?

-Pretendo que haya madurez después del resultado electoral de las PASO. Quedarán cuatro o cinco fórmulas presidenciales. Habrá quedado una del Frente de Todos, otra de Juntos por el Cambio, y competiremos el 22 de octubre. Y después veremos si hay segunda vuelta o no. Pero pidiendo que haya la suficiente madurez para que no haya discusiones que le importan solo a los políticos y terminan perjudicando al conjunto de la sociedad.

-¿Cree que la etapa que viene es de diálogo o de confrontación?

-Necesitamos una etapa de un gobierno de unidad nacional, Facundo, sino la Argentina no no va a salir adelante. Y es necesario…

-¿Con todos?

-Sí, con todos aquellos que en realidad quieran abandonar la grieta y entiendan que la Argentina, el único camino posible que tiene es la producción y el trabajo, no hay ningún otro camino posible. Todos los países han salido de esta manera.

-Vamos a tener este domingo a las elecciones, las PASO y el lunes será un nuevo día. En el 2019 significó una cosa, en el 2015 significó otra. ¿Qué va a pasar el lunes?

-Debería haber suficiente madurez de todos aquellos que participamos de la elección. Que el hecho de tener una elección el 13 no produzca mayor descalabro de los que tenemos el día 14, porque eso a los que más afecta es al conjunto de los argentinos. Ahí tenemos una responsabilidad todos los que participan.

Va a estar muy vinculado a la responsabilidad de los dirigentes que conforman cada una de las fuerzas políticas que participan. Tenemos que ser suficientemente serios y responsables para que, finalmente, el resultado electoral no haga más daño a la economía del que ya tiene la economía. Porque eso va sobre mayor dolor de la gente, del conjunto de los argentinos que ya muchos nos llegan a fin de mes, otros están en la informalidad, otros son una nueva categoría que son formales pobres, como los jubilados que no le alcanzan con la mínima. Que el resultado electoral profundice los problemas que tenemos sería un grave error.

-¿Qué tiene que pensar el ciudadano que va a entrar al cuarto oscuro y tiene que agarrar una boleta? ¿Por qué tiene que elegir la de Schiaretti-Randazzo?

-Nosotros creemos que es necesario salir de la grieta y para eso hemos conformado una fórmula que precisamente expresa eso. Expresa una fórmula de hombres y mujeres de valores, de convicciones, sabiendo las dificultades que afrontamos, sabiendo que somos vuelvo a repetir David contra Goliat, pero somos hombres que también creemos en la gestión. Encabeza la lista un gobernador, como es el gobernador de la provincia de Córdoba, que ha sido absolutamente exitoso y que quien lo acompaña, humildemente, ha sido un tipo de gestión, responsable, que he transformado todo lo que ha estado bajo mi responsabilidad.

Es importante que nos den una oportunidad ¿por qué insistir en lo mismo? Si insistimos en los mismos, el resultado va a ser el mismo. El 13 de agosto podemos empezar a transitar un camino. Ni ideas locas, ni recetas que ya fracasaron. Nosotros ofrecemos experiencia de gestión, transparencia y compromiso.

-¿Ideas locas?

-Ideas locas. Al que le quepa el sayo, que se lo ponga.

Seguí leyendo

Guardar

Nuevo