Clases presenciales en la Ciudad: un juez históricamente enfrentado a Larreta citó a los ministros de Salud y de Educación

Fernán Quirós y Soledad Acuña deberán dar explicaciones sobre los protocolos para testear al personal convocado para el comienzo del ciclo lectivo

Soledad Acuña, ministra de Educación, junto a su pequeño bebé en una de las jornadas de Escuela de Verano
Soledad Acuña, ministra de Educación, junto a su pequeño bebé en una de las jornadas de Escuela de Verano

El juez Roberto Andrés Gallardo convocó a los ministros porteños de Salud, Fernán Quirós, y de Educación, Soledad Acuña, a una audiencia virtual que se realizará el próximo 10 de febrero.

Los funcionarios deberán informar si elaboraron un protocolo de testeos de COVID-19 para el personal docente y no docente que fue convocado a las escuelas para el inicio de las clases presenciales, previsto para el próximo 17 de febrero.

Allegados a ambos ministros confirmaron que se conectarán a la audiencia. “El gobierno porteño pondrá a disposición de la Justicia toda la información relacionada al plan de testeos para personal docente y no docente, como ocurre cada vez que un juez lo solicita”, agregaron.

Los funcionarios descartan de plano la posibilidad de que el magistrado dicte una resolución que ponga en riesgo el plan para comenzar las clases presenciales el 17 de febrero. No obstante, conocen el historial de Gallardo plagado de resoluciones adversas para la administración de Rodríguez Larreta.

El juez Roberto Andrés Gallardo (www.ijudicial.gob.ar)
El juez Roberto Andrés Gallardo (www.ijudicial.gob.ar)

Por ejemplo, a mediados de 2019, el juez ordenó la suspensión de las actividades de Rappi, Glovo y PedidosYa y solicitó al Gobierno de la Ciudad que clausurara las plataformas virtuales de delivery de mercadería y alimentos que no se encontraran registradas como indica la ley.

Esa decisión judicial, que generó que los trabajadores se las ingeniaran para trabajar igual y evitar que la policía les secuestrara la mercadería, provocó la reacción de Horacio Rodríguez Larreta, quien criticó con dureza al magistrado y defendió el servicio que prestan las empresas de delivery.

“Lo de Gallardo, cualquier cosa… Sus fallos son más políticos. El tema es que después todas (las decisiones) se las apelamos y se las ganamos…”, sostuvo el jefe de Gobierno porteño, que en ese momento consideró que las compañías “están legalmente constituidas, pagan sus impuestos, son utilizadas por mucha gente y dan mucho trabajo, generan puestos laborales”. Además, Rodríguez Larreta declaró que, en general, las sentencias de Gallardo eran revertidas en segunda instancia.

Creo que con el tema de la campaña debe estar un poco desinformado. Yo estoy ejecutando una orden de la Cámara de Apelaciones, así que es un partido que ya tiene perdido porque la Cámara de Apelaciones ya resolvió el tema”, le contestó Gallardo en radio La Red.

Además, consultado sobre su supuesta cercanía al kirchnerismo, el magistrado respondió: “Si alguien repasa mi trayectoria, no va a encontrar más que simpatía con algunas decisiones del gobierno kirchnerista como las tuve con otros gobiernos”. Pese a ello, dijo que es incorrecto adjudicar partidismos a sus decisiones judiciales y recordó que cuando se presentó a un concurso para ser nominado como fiscal general en Córdoba, el gobierno de Cristina Kirchner cajoneó su pliego.

Sin embargo, la relación tirante de Gallardo con el PRO viene de varios años atrás. En 2010, ordenó apagar los carteles del centro porteño porque las luces ponían en riesgo la seguridad vial. Un año más tarde ordenó la intervención judicial del SAME. En 2011, ordenó la suspensión inmediata de un estacionamiento en Recoleta y más recientemente, durante la gestión Rodríguez Larreta, ordenó que los usuarios de subtes viajaran gratis hasta que se repararan todas las escaleras mecánicas.

El magistrado, junto al papa Francisco
El magistrado, junto al papa Francisco

Por otra parte, el juez mantiene una relación cordial y fluida con el papa Francisco. Hay varias fotos en donde se los puede ver juntos. Según describió, es un vínculo que empezó hace 15 años y se mantuvo después de que el pontífice llegara al Vaticano.

“Es un vínculo muy próximo, muy afectuoso, muy coincidente con sus políticas religiosas y personales. Para quienes tienen teoría conspirativas de decir que el Papa es K o no K, el que conoce la política internacional sabe que eso es reducirlo a una escala muy ingenua, el Papa está muy lejos de la grieta; el mundo tiene otras grietas y el Papa está abocado a ello”, expresó Gallardo públicamente.

Seguí leyendo

TE PUEDE INTERESAR