Edward Prado, embajador de Estados Unidos: “Buscamos trabajar con el gobierno argentino para remover barreras, como las restricciones a las importaciones y el control de capitales”

En una entrevista con Infobae, el representante del gobierno estadounidense en Buenos Aires habló sobre la relación entre Trump y Alberto Fernández, la posibilidad de un triunfo demócrata en las elecciones y la posición de la Argentina sobre Venezuela

mdinatale@infobae.com
Edward Prado, embajador de los Estados Unidos en la Argentina
Edward Prado, embajador de los Estados Unidos en la Argentina

-Si Estados Unidos accede a la vacuna contra el Covid-19 antes que Oxford, ¿la administración estadounidense podría establecer acuerdos con Argentina para acceder a ella cuanto antes?

-Como todo el mundo, espero que la llegada de una vacuna ocurra pronto. Y aunque no veo esto como una competencia, tengo confianza en que los avances científicos y tecnológicos de Estados Unidos pongan a mi país a la cabeza de los esfuerzos para llegar a una cura.

En cuanto a la pregunta, el secretario de Estado Pompeo señaló semanas atrás que Estados Unidos tiene un profundo compromiso con la entrega de vacunas a todo el mundo. Lo que puedo asegurar es que, cuando llegue el momento, actuaremos de una manera que resulte efectiva y que no esté guiada por razones políticas.

Mientras tanto, continuamos liderando los esfuerzos globales para responder y terminar con la pandemia. Solo hasta ahora, nuestro gobierno ha destinado 12.000 millones de dólares que beneficiarán la respuesta al COVID-19 a nivel mundial, y seguimos trabajando con gobiernos y otros socios internacionales para generar acciones coordinadas.

Esa coordinación y cooperación puede verse en el caso de nuestros países: como bien sabe, especialistas estadounidenses y argentinos trabajan en conjunto cada día para promover ensayos clínicos y otros mecanismos para prevenir, contener y mitigar la pandemia. Sin ir más lejos, hemos entregamos varias donaciones a los ministerios de Defensa y de Seguridad de kits de protección personal, equipo médico y otros suministros para apoyar la asistencia a comunidades vulnerables en la provincia de Buenos aires.

En simultáneo, y de manera complementaria a las acciones entre gobiernos, están los esfuerzos del sector privado de Estados Unidos. También aquí se ha generado una asociación clave con Argentina para enfrentar la pandemia. Un ejemplo claro es el trabajo que Pfizer está llevando adelante con hospitales argentinos en la realización de ensayos clínicos de Fase 3 para su vacuna, lo que nos acerca un paso más a la eliminación de la amenaza que el virus representa.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (REUTERS / Carlos Barria)
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump (REUTERS / Carlos Barria)

-¿Considera que hay un clima de inseguridad jurídica en la Argentina que hizo que se empiecen a ir del país muchas empresas? ¿Las empresas norteamericanas temen que haya una reiteración de medidas económicas que las afecten?

-Permítame recordar en primer lugar que Estados Unidos es la mayor fuente de inversión extranjera en Argentina. Tenemos más de 300 empresas operando en el país e inversiones por más de 15.000 millones de dólares. La mayoría de estas compañías está dirigidas por argentinos y emplean a miles de personas aquí.

A pesar de los desafíos económicos actuales y las medidas temporarias que impactan en el comercio y la inversión, vemos muchas oportunidades de incrementar las inversiones estadounidenses en los próximos años. La relación comercial y de inversiones entre nuestros países es robusta, pero siempre se puede hacer más. Por eso trabajamos a diario para ampliar los negocios en muchas áreas, como la agricultura, los servicios, la tecnología aplicada a la energía y la comunicación, y la salud.

Como Estados Unidos, Argentina tiene un enorme potencial en áreas importantes como petróleo y gas no convencional, energías limpias y tecnología nuclear de uso civil. Esperamos continuar expandiendo la cooperación bilateral en estas áreas y compartir experiencias y mejores prácticas sobre cómo desarrollar estos recursos de manera segura y responsable.

La economía digital es otra área de colaboración. Las empresas estadounidenses son líderes mundiales en todas las áreas de innovación y de tecnologías de la información y comunicación. Referentes del mundo empresarial me comentan que Argentina está bien posicionada a nivel regional como líder en materia de economía del conocimiento, porque cuenta con trabajadores, ingenieros y científicos talentosos. Las empresas estadounidenses están muy interesadas en trabajar en colaboración con Argentina para seguir desarrollando la economía del conocimiento.

Con el foco puesto en esos objetivos, buscamos trabajar con el Gobierno de Argentina para remover barreras, como las restricciones a las importaciones y control de capitales, que puedan afectar el comercio y las inversiones. Mejorar el clima de negocios va a generar crecimiento económico y abrir nuevas oportunidades.

Muchas de las empresas estadounidenses llevan décadas en Argentina. Han invertido mucho tiempo y energía. Sus directivos creen en este país. Conocen su riqueza y su potencial y tienen la intención de quedarse. Creo que todos entienden las dificultades que enfrenta Argentina y están dispuestas a trabajar para superarlas. Dicho esto, ellos, como todos, están ante grandes desafíos.

El presidente Alberto Fernández
El presidente Alberto Fernández

-¿Por qué Donald Trump y Alberto Fernández no volvieron a hablar después de la única conversación que mantuvieron cuando aún no había asumido?

-Ambos presidentes son hombres muy ocupados. No pueden tener conversaciones frecuentes. Para eso son las embajadas. A pesar de la pandemia y la cuarentena, las líneas de comunicación entre los dos países continúan abiertas. Todos los días, miembros de esta embajada nos reunimos con funcionarios de Argentina, al igual que el embajador de Argentina Jorge Argüello y su equipo continúan reuniéndose con funcionarios de Estados Unidos. Estamos trabajando de cerca con la administración del presidente Fernández y esperamos seguir afianzando una relación que sea productiva para nuestros países.

-¿El acercamiento de Alberto Fernández a Europa y su toma de distancia con la Casa Blanca, por ejemplo, como sucedió con la elección del BID, preocupa al Departamento de Estado?

-En primer término, quiero decir que la nominación por parte de Estados Unidos de Mauricio Claver-Carone para encabezar el Banco Interamericano de Desarrollo demuestra el fuerte compromiso de mi país con la región en un momento crítico en el que enfrentamos juntos desafíos cada vez mayores, particularmente frente a la pandemia.

En cuanto a los vínculos de Argentina con otros países, debo decir que celebramos las relaciones de nuestros socios con todas las naciones que se guíen por principios transparentes, respetuosos de las reglas mundiales y recíprocamente justos, y que sobre todo sirvan para mejorar el desarrollo mutuo de sus países. En ese sentido, reafirmamos nuestro apoyo a los pasos que ha dado Argentina los últimos años para integrarse a la economía mundial, que son importantes para el crecimiento económico a largo plazo.

La relación entre nuestros dos países sigue siendo sólida. Tenemos una gran presencia aquí y tenemos la intención de quedarnos a largo plazo. Como digo en muchas ocasiones, los amigos van a tener sus diferencias, pero estamos de acuerdo en los temas principales y eso es lo importante. Los pequeños desacuerdos no dan lugar a que una relación de larga data vacile. Estamos seguros de que la Argentina siente lo mismo por Estados Unidos que nosotros por la Argentina.

-¿Cree que un triunfo del Partido Demócrata en las elecciones norteamericanas ayudará a mejorar las relaciones con la Argentina?

-Argentina y Estados Unidos tienen una relación positiva y mutuamente beneficiosa, basada en nuestros valores e intereses comunes. Nuestros gobiernos, nuestras universidades, nuestras comunidades de negocios, todos participan de un intercambio recíproco de ideas, perspectivas e información. Eso beneficia a ambos gobiernos y a ambas sociedades. Tenemos un compromiso compartido con la democracia, la prosperidad, la seguridad de nuestros ciudadanos y la protección de los derechos humanos en las Américas, y este compromiso continuará guiando nuestras políticas y nuestra relación.

En Estados Unidos, ambos partidos apoyan una relación bilateral con Argentina basada en estos valores compartidos. Este consenso se ha extendido durante varias administraciones en ambos países. En los últimos cuatro años, tuvimos la experiencia de dos transiciones presidenciales en ambos países. ¿Qué aprendimos? Que la importancia de nuestra relación, del comercio entre los dos países, de los valores e intereses que compartimos son los que definen la trayectoria de la relación.

Creo que los republicanos y demócratas están generalmente de acuerdo en los principales temas relacionados con asuntos internacionales. Eso no quiere decir que no habrá diferentes enfoques si hay un cambio en la administración en Estados Unidos, pero no veo que eso pueda llevar a un realineamiento importante en cuestiones entre nuestros dos países.

Como hemos destacado en nuestra Estrategia Nacional de Seguridad, la vitalidad económica, el crecimiento y la prosperidad son intereses vitales de Estados Unidos. En el caso de Argentina, la idea es expandir el comercio de manera que pueda crear nuevos empleos y oportunidades en ambos países.

Prado, embajador de los EEUU
Prado, embajador de los EEUU

-¿Cuáles son los objetivos que tiene Estados Unidos para acercar posiciones con la Argentina y eludir las diferencias que hay con el gobierno de Alberto Fernández?

-Argentina y Estados Unidos son socios. Tenemos tantas cosas en común y compartimos tantos valores que nuestra relación va a perdurar. Claro, a veces hay mucha atención en la prensa sobre aquellas áreas donde nuestros gobiernos pueden no coincidir.

La relación bilateral se compone de muchísimos temas y entenderla en términos de blancos y negros, acuerdos y diferencias, sería injusto y demasiado simplista. Por ejemplo, el caso de Venezuela, en el que todo el mundo reconoce la crisis, y tanto Estados Unidos como Argentina buscan el mismo fin: una solución pacífica, política y rápida que dé espacio a un renacimiento democrático y económico en ese país. En el corto plazo, hay grises. Argentina acaba de votar en las Naciones Unidas a favor de condenar las violaciones a los derechos humanos en Venezuela. Esta resolución pide elecciones libres, justas, transparentes y creíbles. El Grupo de Contacto al cual pertenece Argentina entiende que no existen esas condiciones en Venezuela para que esto ocurra este año. Coincidimos en esto, pero tampoco pensamos que serían posibles elecciones mientras el régimen ilegitimo de Maduro controle los mecanismos de campaña y elecciones.

Ahora bien, existen muchos temas más donde estamos en la misma página. Eso es lo que me llevo siempre de todas las reuniones que he tenido con el presidente Fernández y su equipo. Me ha impresionado no sólo el gran compromiso de este equipo para mejorar la situación de Argentina sino también la magnitud de nuestras coincidencias. Ambos queremos ver florecer la democracia y el respeto por los derechos humanos en nuestra región; queremos fortalecer nuestras economías y expandir el comercio y la inversión bilateral; queremos proteger a nuestro continente contra las amenazas del crimen transnacional y el terrorismo. Y la lista de objetivos comunes continúa.

Estados Unidos está comprometido a trabajar junto a la Argentina en esas muchas, muchas áreas en las que tenemos intereses en común, por el bien de nuestros pueblos. En las áreas en las que no coincidimos o incluso en las que podemos estar de acuerdo en principio, pero tal vez diferir en la manera de llegar al objetivo, tengo plena confianza en que, como amigos, nos comunicaremos nuestros desacuerdos con respeto. En estas reuniones, esto es lo que he visto: colaboración y cooperación en las áreas en las que coincidimos y diálogo e intercambio de ideas cuando no sucede lo mismo.

-¿Hay alguna visita prevista de funcionarios norteamericanos a Buenos Aires o del presidente argentino a Washington?

-Las visitas de funcionarios estadounidenses a la Argentina y funcionarios argentinos a los Estados Unidos son una parte importante y constante del diálogo entre nuestros gobiernos, y esperamos continuar teniendo este tipo de encuentros.

Si bien la pandemia ha afectado la agenda a nivel mundial, esperamos recibir a funcionarios del gobierno estadounidense aquí en el futuro, de la misma manera que ayudaremos para que representantes del gobierno argentino visiten Estados Unidos.

Más allá de la pandemia que dificulta las visitas al extranjero, como ustedes saben se avecinan elecciones en los Estados Unidos. No veo muchos viajes de funcionarios del gobierno hasta después de las elecciones.

-¿Cuánto puede ayudar Estados Unidos a la Argentina en la negociación por la deuda con el FMI?

-Como se imaginará, me preguntan eso todo el tiempo. Me parece importante aclarar que Estados Unidos no es el FMI. Puede ser el país que más fondos aporta, pero el organismo nuclea a casi todos los países. Estados Unidos tiene algo más del 16% de los votos. Estados Unidos continuará apoyando el compromiso de Argentina con el FMI y alentamos al gobierno del presidente Fernández a presentar un plan económico que muestre cómo Argentina puede volver al crecimiento, desmantelar las medidas temporales que puedan restringir el acceso a los mercados, y garantizar la sustentabilidad de la deuda.

Continuamos apoyando los pasos importantes que está tomando para abordar los desafíos económicos del país. Como amigo, socio estratégico y el mayor inversor extranjero en Argentina, tenemos un fuerte interés nacional en una recuperación económica sustentable en Argentina. Por eso, creemos que el acuerdo que alcanzó Argentina en agosto fueron buenas noticias tanto para el país como para los inversores de Estados Unidos, ya que remueve elementos de incertidumbre y permite una planificación estratégica para recuperar la economía tanto desde el gobierno como desde el sector de negocios.

El dictador Nicolás Maduro (REUTERS/Eduardo Munoz/File Photo)
El dictador Nicolás Maduro (REUTERS/Eduardo Munoz/File Photo)

-¿Cree que la decisión del gobierno argentino de acercarse a Venezuela, Bolivia, Cuba o a la Celac es una mala señal en función de los valores democráticos que ustedes tienen?

-Es un buen ejemplo de esos casos en los que creo que estamos de acuerdo con el panorama general, pero no en cómo llegar a la meta. Estamos de acuerdo en la importancia de la democracia y el respeto de los derechos humanos en nuestro continente. El presidente Fernández y su equipo han sido muy claros, tanto públicamente como durante nuestras reuniones, en cuanto a su compromiso con la democracia en la región. Han manifestado su deseo de ver elecciones democráticas en Venezuela y Bolivia. Por supuesto, nosotros también. La democracia, como todos sabemos, es más que solo votar. Se trata de instituciones, transparencia, justicia y responsabilidad. Creo que el gobierno está de acuerdo en que países como Argentina y Estados Unidos deberían utilizar la diplomacia para apoyar a los pueblos de Venezuela y Bolivia mientras intenten reconstruir la democracia, de la misma manera que deberíamos oponernos a quienes intentan socavar sus esfuerzos democráticos.

Estados Unidos quiere trabajar con Argentina para promover el compromiso con la democracia, la prosperidad, la seguridad para nuestros ciudadanos y la protección de los derechos humanos en las Américas.

-¿La decisión del gobierno argentino de darle refugio a Evo Morales generó malestar en la Casa Blanca?

-La decisión del gobierno argentino de recibir a Evo Morales como refugiado es una decisión soberana. Lo que hemos dicho públicamente y en privado es que creemos que no ayuda al propio proceso boliviano de celebrar elecciones democráticas cuando Morales hace declaraciones o amenazas para provocar disturbios en Bolivia, o cuando busca socavar el proceso democrático en Bolivia desde Argentina. Tales declaraciones no ayudan al proceso, sin importar dónde se encuentre Morales cuando las hace.

Hemos sido claros en nuestro llamado a los gobiernos regionales para apoyar al pueblo boliviano y a la democracia a través del apoyo a los esfuerzos del gobierno interino para organizar elecciones libres, justas y transparentes. El futuro de Bolivia debería estar en las manos de los bolivianos.

Seguí leyendo:

Ricardo López Murphy: “Organizamos una alternativa para los que están enfrentados al Gobierno y también se sienten decepcionados con Macri”

Alberto Fernández y Horacio Rodríguez Larreta: dos discursos y un vínculo a prueba de incertidumbre


MAS NOTICIAS