Estación espacial en Neuquén: el Gobierno ratificó que seguirá adelante el polémico acuerdo con China

El ministro de Ciencia y Tecnología dijo que no habrá cambios en el plan de exploración de los chinos; el tratado fue firmado por Cristina Kirchner y lo cuestionan EE.UU y la Unión Europea por su eventual uso militar

mdinatale@infobae.com
(Shutterstock)
(Shutterstock)

En su estrategia geopolítica de mantener un equilibrio diplomático entre Washington y Beijing, el gobierno de Alberto Fernández decidió ratificar y profundizar el acuerdo firmado con China para el desarrollo de la estación espacial en Neuquén que maneja una agencia estatal dependiente del Ejército Popular de China, cuyas actividades fueron objetadas desde la Unión Europea y Estados Unidos.

El ministro de Ciencia y Tecnología, Roberto Salvarezza, confirmó a Infobae que “el acuerdo firmado entre Argentina y China en 2014, y refrendado por el Congreso en 2015, sigue vigente”.

No solo esto. El ministro que tiene bajo su órbita a la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE) explicó que “no está previsto ningún cambio en el programa con respecto al año pasado ya que las actividades han seguido su curso de acuerdo a como se planificaron y en concordancia con los acuerdos firmados entre ambos países para el de la Estación”.

De esta manera, el Ministerio de Ciencia y Tecnología ratificó el acuerdo sellado entre la Argentina y China que contempla la explotación casi exclusiva de una antena de “avistaje lunar” (el 90% del tiempo diario de explotación), una exención impositiva por 50 años y la entrega de 200 hectáreas en la localidad neuquina de Bajada del Agrio donde opera la agencia China Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC) que depende del Ejército Popular chino.

Se trata de un acuerdo que inició Cristina Kirchner en su último año de mandato y que fue duramente cuestionado por Estados Unidos y la Unión Europea por el eventual uso dual de la antena que se levanta en Neuquén. Es que los especialistas de países europeos y de Washington tienen profundas sospechas de que esa antena de la estación de Neuquén podría interceptar satélites o intervenir intervención de otros países desde la Argentina de manera indiscriminada.

Alberto Fernández decidió no poner objeción alguna a este acuerdo y mantener el statu quo con China bajo el aval de la vicepresidenta. De hecho, el Gobierno tiene previsto profundizar los lazos con la administración de Xi Jinping. Hay una invitación del presidente chino que está siendo evaluada en la Cancillería.

Durante el gobierno de Mauricio Macri se continuó con el acuerdo sellado con China aunque se agregó un anexo para especificar que la estación espacial de Neuquén sea para uso pacífico y no militar. El ex ministro de Ciencia y Tecnología Lino Barañao amagó con dar mayor transparencia a las actividades que los técnicos chinos realizan en Bajada del Agrio y que se desconoce en detalle. Se evaluó enviar a la base de Neuquén a un grupo de legisladores, técnicos de universidades y periodistas para inspeccionar la estación de China pero nunca se logró concretar esa idea.

Los técnicos chinos manejan toda la operatoria de la estación espacial de Neuquén (Télam)
Los técnicos chinos manejan toda la operatoria de la estación espacial de Neuquén (Télam)

El Gobierno tiene previsto dar continuidad a las relaciones con China. De hecho, Fernández ya designó al embajador de carrera Luis Kreckler para ir a Beijing y puso como segundo a un colaborador estrecho de Cristina Kirchner como es Sabino Vaca Narvaja.

El Ministerio de Ciencia y Tecnología que ahora lidera Salvarezza además de ratificar el polémico acuerdo avaló todas las actividades que allí realizan los chinos con la CONAE. En rigor, la comisión espacial de la Argentina solo tiene por ley la posibilidad de explorar en la antena de Bajada del Agrio una hora 40 minutos por día. El resto del tiempo es de uso exclusivo para los técnicos de la CLTC de China.

Actividades de la CONAE

El Ministerio que conduce Salvarezza ratificó también ante Infobae un informe técnico que elevó la CONAE que sostiene que la base de Neuquén “tiene por objetivo el apoyo al Programa chino de Exploración de la Luna” y se encuentra en operación desde el mes de abril de 2018.

El mismo informe al que accedió Infobae sostiene que la estación de Neuquén es una de las tres bases en el mundo (junto a otras dos que están en China) dedicadas exclusivamente a dar soporte terrestre a la misión Chang’e 4, que descendió en la cara oculta de la Luna.

Para el Gobierno brindar apoyo a la instalación de esa estación espacial en nuestro país “conlleva el beneficio de su uso por parte de nuestra comunidad científica para proyectos nacionales y/o en cooperación internacional, y ha abierto camino para nuevos proyectos espaciales a los que se sumará la Argentina”.

Según el informe de la CONAE este beneficio se orienta en dos direcciones: el uso para observación radioastronómica y para Telemetría, Telecomando y Control (TT&C) de misiones interplanetarias al espacio profundo.

También se aclaró que desde la puesta en marcha de su funcionamiento la base China en Neuquén “ya comenzó a realizar observaciones radioastronómicas por parte de investigadores argentinos, con el objeto de acercar esta tecnología de punta a la comunidad científica local y crear capacidades nacionales para su aplicación”.

La CONAE compara las actividades de la estación de China en Neuquén con la antena Deep Space 3 de la Agencia Espacial Europea en Malargüe, Mendoza. Sin embargo, los técnicos de Estados Unidos y Europa aclaran que esa estación espacial de la Unión Europea responde a una agencia civil y no al ejército como en el caso de China.

Según dijo el Gobierno, en la estación de Bajada del Agrio hay personal de CONAE instalado permanentemente en el sitio y personal de esa Comisión concurre periódicamente a la Estación. También señalaron que “la CONAE es una entidad certificante ante la AFIP para la adquisición e importación de bienes y servicios por parte de CLTC, el organismo encargado de la red de estaciones terrenas de China, que opera la Estación”. Y aclararon que la cooperación de CONAE con CLTC se realiza “exclusivamente con fines pacíficos” de acuerdo con el Tratado de Naciones Unidas sobre los Principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio Ultraterrestre, incluso la Luna y otros Cuerpos Celestes (1967), del cual tanto Argentina como China son parte.

El ministro de Ciencia y Tecnología Roberto Salvarezza ratificó la continuidad del acuerdo con China (@RCSalvarezza)
El ministro de Ciencia y Tecnología Roberto Salvarezza ratificó la continuidad del acuerdo con China (@RCSalvarezza)

El 13 de diciembre de 2018 la CONAE recibió la visita de la delegación china presidida por el Consejero Superior de la China Launch and Tracking Control General, Huang Quisheng, junto a representantes de Xi’an Satellite Control Center (XSCC), Beijing Aerospace Command Center (BACC) y Beijing Institute of Tracking and Telecommunication Technology (BITTT).

En ese encuentro los delegados chinos expresaron el agradecimiento a la CONAE por el apoyo brindado a la Estación de Neuquén. Luego la CONAE lanzó el primer “Anuncio de Oportunidad” para presentar propuestas científicas para el uso de la estación de observación del espacio profundo ubicada en cercanías de Bajada del Agrio.

Según se dijo, la iniciativa pondrá a disposición de la comunidad científica nacional la antena de 35 metros de diámetro y equipamiento asociado para proyectos de radioastronomía, geofísica, entre otras aplicaciones durante el período 2019-2021. Sin embargo, hasta ahora todo se mantiene bajo un fuerte hermetismo.

Seguí leyendo:

Alberto Fernández confirmó que no irá a la asunción de Lacalle Pou en Uruguay y dejó sin fecha la reunión con Bolsonaro

El Gobierno firmará un nuevo acuerdo con el Reino Unido para la identificación de más soldados en Malvinas

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos