María eugenia Vidal

Fue un gesto claro de Vidal, en consonancia con la postura que siempre ha defendido, pero también en línea con lo que ha hecho el presidente Mauricio Macri durante otro de los actos del “Sí, se puede” que el oficialismo viene organizando en diferentes ciudades del país y que hoy tuvo su edición porteña, en el Obelisco.

En Mendoza, el pasado 5 de octubre, mientras hablaba desde el escenario montado en el Parque O’Higgins, y aludiendo a un cartel sostenido por gente del público, el presidente Macri dijo: “¿Qué dice ahí? No veo, no veo. ¿Qué dice? Ah, claramente a favor de las dos vidas. A favor de las dos vidas”.

Ratificaba así una postura que había quedado en entredicho desde su intempestiva decisión de abrir el debate a la legalización del aborto en el Congreso el año pasado. Una decisión que le trajo pocos beneficios y en cambio cierto rédito negativo expresado en una fuga de votos hacia la candidatura de Juan José Gómez Centurión, ex funcionario de Cambiemos que creó un partido ad hoc, NOS, cuya principal bandera es la oposición al aborto. Si bien su performance no fue muy elevada, 2,6 por ciento, luego de la paliza que el oficialismo recibió en las PASO, no puede darse el lujo de perder ningún voto.

El caso de María Eugenia Vidal es diferente, ya que la gobernadora no se movió de su postura contraria a la legalización del aborto.

Minutos antes de colocarse el pañuelo en la muñeca, Vidal llegó a la esquina de Libertad y Viamonte en su camioneta oficial, donde la esperaba parte de su gabinete. Se dirigió caminando hasta el escenario principal. Le tomó 45 minutos llegar a proximidades del palco, donde quedó varada. Un asesor de Vidal vio una camioneta F100 estacionada allí por un vendedor de agua que vive en Laferrere. El colaborador de la gobernadora le preguntó si podía llevarla en la caja del vehículo para acercarla al acto. El hombre accedió y ella subió a la camioneta con su hija Camila y desde allí escuchó a Macri.

No es la primera vez que la gobernadora bonaerense tiene un gesto de este tipo. En julio de 2018, en pleno debate del proyecto de ley de aborto legal, Vidal posó para una fotografía junto a un joven de una agrupación “provida”, sosteniendo el clásico pañuelo celeste, símbolo del rechazo a la iniciativa.

El episodio tuvo lugar durante el Tedeum por el 9 de Julio en la Catedral de La Plata.

Horas más tarde, la gobernadora participó del programa “La Noche de ML”, que se emite por Canal 13, y se refirió a su participación en la marcha: Estuve ahí, entré en el medio de la gente, hice dos cuadras y no pude avanzar más por que era impresionante la cantidad de gente. Había una camioneta con un señor que estaba repartiendo agua y le dije ‘me subo a la camioneta’, así podía ver más. Fue muy hermoso”.

A su vez, Vidal explicó que no estuvo presente en el escenario porque “estaba planificado que sólo hablara Mauricio (Macri) con Miguel Ángel (Picheto) y con Juliana (Awada) acompañándolo". "Se ve que Horacio (Rodríguez Larreta) llegó un poquito antes y por eso habló, pero yo también quería vivirlo entre la gente y fue muy conmovedor”, agregó.

(@mirthalegrand)
(@mirthalegrand)

En otro pasaje de la entrevista, la candidata a la reelección para la gobernación de la provincia de Buenos Aires alentó a la gente a votar la próxima semana, al tiempo que sostuvo estar enfocada en su gestión, más que en la campaña: “La gente hoy estaba esperanzada y eso transmitía. No pienso en que voy a hacer si pierdo, sino en darla vuelta (la elección). Es importante que sepan que el domingo 27 en la provincia (de Buenos Aires) la definición es por un voto. No hay segunda vuelta, por eso es importante que vayan todos a votar”, concluyó.

Seguí leyendo: