Julio De Vido y Roberto Baratta (NA)
Julio De Vido y Roberto Baratta (NA)

El juez federal Sebastián Ramos procesó hoy al perito Daniel Cohen, sospechado de haber mentido y aportado datos falsos y falaces en una pericia clave en la causa de Gas Licuado, por la que estuvieron inicialmente detenidos el ex ministro de Planificación Julio De Vido y su mano derecha, Roberto Baratta. En la resolución a la que accedió Infobae, el juez también ordenó un embargo de un millón de pesos y le prohibió la salida del país. Lo acusan de "falso testimonio" en una causa judicial.

"No podemos hablar de error, imprudencia o falta de dolo, como pretende  la defensa, pues el actuar de Cohen no permite hacer una inferencia en ese sentido, ya que lejos de someter a instancias de control y/o consideración  sus conclusiones periciales, se manejó en absoluta soledad, evadiendo todo tipo de discusión y/o deliberación de las mismas, lo cual hubiese eventualmente permitido corregir las inconsistencias", afirmó el juez.

Para Ramos, el peritaje que hizo Cohen sacando sus conclusiones de internet y de páginas sin rigor científico fue producto de "una intención deliberada de tergiversar la verdad, dándole apariencia de veraz al informe en cuestión, que como corolario, sometió a engaño al Juez" Bonadio a la hora de evaluar la prueba de la causa GNL.

Hoy, la causa GNL fue la que permitió que el caso de los cuadernos se quedara en manos del juez Claudio Bonadio y el fiscal Carlos Stornelli. Se está avanzando con las indagatorias y la ex presidenta Cristina Kirchner declaró en ese expediente hace unas semanas. Hubo un nuevo peritaje y se espera que en breve haya definiciones procesales en esta investigación que analiza si existió una maniobra fraudulenta en el esquema de costos de 400 buques que traían GNL al país.

El rol del peritaje de Cohen

Roberto Baratta
Roberto Baratta

En 2017, Cohen elaboró el peritaje oficial en la causa del GNL y en su trabajo concluyó que el gobierno de Cristina Kirchner pagó precios superiores a los del mercado y que por eso el Estado tuvo una pérdida de 6.995.926.798 de dólares entre 2008 y 2015. El peritaje fue validado por el juez federal Claudio Bonadio junto a otros elementos para procesar a De Vido, Baratta y otras 23 personas, entre ellas el ex secretario de Energía Daniel Cameron. En octubre de 2017, Bonadio dispuso las detenciones de De Vido y Baratta. Sobre De Vido también pensaban en ese momento las acusaciones por la causa de Río Turbio. Esta situación motorizó el desafuero del ex ministro de Planficación.

La defensa de Baratta denunció a Cohen por falso testimonio por haber utilizado un método "deficiente" de trabajo -calculó y comparó distintos tipos de gas- y por haber falseado u omitido los sitios de internet que citó como fuente de su informe. La Cámara Federal revocó los procesamientos de De Vido y Baratta. De Vido tenía otras acusaciones pero Baratta quedó libre. En agosto, sin embargo, volvió a ser detenido por la causa de los cuadernos junto a un grupo de ex funcionarios y empresarios.

En aquella resolución de la Cámara Federal sobre la causa GNL, la Cámara Federal -con los votos del entonces juez Jorge Ballestero y Martín Irurzun- cuestionó el rigor del peritaje y señalaron que Cohen concluyó en un presunto sobreprecio comparando distintos tipos de precios del gas. Sus conclusiones "eran copia literal de diferentes documentos obtenidos de internet y no me refiero con ello a sitios web de revistas especializadas que la comunidad científica consulta y que atesora con mezquindad", sostuvo aquel fallo.

La fiscal federal Paloma Ochoa imputó a Cohen para investigarlo. El juez Ramos lo citó a indagatoria en marzo por "falsedad pericial presentada en causa criminal" y aceptó a Baratta como querellante en la causa. También se convirtieron en querellante el propio De Vido y un ex funcionario de Enarsa, Walter Fagyas.

Juez federal Sebastián Ramos
Juez federal Sebastián Ramos

Ramos valoró las pruebas, escuchó las explicaciones de Cohen y pidió un peritaje a la Facultad de Ingeniería de la UBA, en donde esos expertos dejaron "en evidencia que Cohen podría haber estudiado" de qué forma tendría que haber hecho el peritaje que se le encomendó.

En los cuestionamientos, las defensas señalaron que Cohen había sacado sus conclusiones de la pagina "El rincón del vago". "Otra muestra palmaria de su conducta, que también fue abordada por los profesionales intervinientes, es el tema vinculado a las inconsistencias advertidas en las citas formuladas: la incorporación de datos de un trabajo académico de dos  estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Chile como si fuesen  propios, el cual no citó ni justificó su omisión de hacerlo", dijo Ramos. Y añadió que además fundó "parte de su estudio con citas de un organismo que denominó Comisión Europea de Energía que no existe; como así también introducir en su análisis diversas fuentes periodísticas y de  internet, las cuales no fueron citadas ni justificado y/o explicado su origen", aseguró.

Por todo eso, Ramos dictó el procesamiento, sin prisión preventiva, pero se le prohibió salir del país. "La actitud asumida por Cohen en el desarrollo de la labor pericial no pudo ser producto de un error o negligencia, sino más bien, de una conducta que demostró desde su inicio una intención deliberada de tergiversar la verdad, dándole apariencia de veraz al informe en cuestión, que como corolario, sometió a engaño al Juez dañando el normal desarrollo del proceso penal allí en curso, afectando en consecuencia a las partes en pugna", afirmó.