Mauricio Macri en la reunión de ministros de Finanzas del G20, en marzo de este año
Mauricio Macri en la reunión de ministros de Finanzas del G20, en marzo de este año

En medio del debate proteccionismo versus multilateralismo o las pujas mundiales por el Acuerdo de París sobre cambio climático que se dará la semana que viene en la cumbre del G20 en Buenos Aires, el presidente Mauricio Macri dejará planteada una nueva embestida contra Venezuela para exigir desde esta reunión de líderes de los países más desarrollados del mundo que el régimen de Nicolás Maduro restablezca los derechos civiles y la democracia en su país.

Si bien el renovado cuestionamiento que hará Macri contra Venezuela no se plasmará en el documento final de la cumbre del G20 porque el tema excede la agenda de la reunión, el mandatario argentino confía que como anfitrión y titular interino de esta cumbre logre un fuerte aval a su reclamo desde los discursivo bajo un firme objetivo: reforzar la presión internacional contra Maduro.

Fuentes calificadas de la Casa Rosada, la Cancillería y el Congreso confirmaron a Infobae que Macri hará mención en uno de sus discursos a la denuncia internacional sobre la violación de derechos humanos en Venezuela. Esto mismo hizo el presidente argentino en la cumbre del G7 que se realizó en Canadá donde viajó como observador en calidad de presidente del G20.

"Macri está convencido de que en todo foro internacional es necesario remarcar la falta de libertades y violaciones a los derechos humanos en Venezuela y no dejará de pasar la oportunidad de esta cumbre del G20 para insistir con ese reclamo ante los líderes más relevantes del mundo desde la Argentina", explicó a Infobae un encumbrado funcionario del Gobierno.

A la vez, dos funcionarios de la Cancillería que trabajan en el documento final de la cumbre del G20 desecharon tajantemente que en el texto de los presidentes se vaya a hacer mención al tema Venezuela porque, explicaron, esto generaría algunas diferencias y no habría consenso. Es que no existe plena seguridad de que el presidente ruso Vladimir Putin o el chino Xi Jinping vayan a avalar una crítica hacia Maduro ya que apoyan abiertamente a Venezuela económica y políticamente.

No obstante, las mismas fuentes consultadas del Palacio San Martín deslizaron que "es muy probable" que Macri haga mención en su discurso al caso Venezuela como una forma de marcar desde el G20 una postura contra el régimen chavista.

Se prevé que, más allá del debate por el multilateralismo versus proteccionismo o la aplicación del Acuerdo de París, durante la cumbre de Buenos Aires los jefes de Estado aborden otro tema complicado como es el de las migraciones. En este punto, Brasil, México y Argentina destacan el respaldo a los flujos migratorios que se están dando en América latina por la crisis de Venezuela. Se estima que más de un millón de venezolanos se han desplazado por la región huyendo del régimen de Maduro en los últimos años.

El dictador venezolano Nicolás Maduro (Foto: Reuters)
El dictador venezolano Nicolás Maduro (Foto: Reuters)

Por otra parte, desde el Congreso las legisladoras de Cambiemos, Cornelia Schmidt-Liermann, Lucila Lehmann y Karina Banfi sugirieron tanto al canciller Jorge Faurie como al secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Fulvio Pompeo para que Macri haga una mención en el G20 contra Venezuela a fin de presionar a Maduro. Estas legisladoras estuvieron recientemente en una manifestación en Cucuta, Colombia, en la frontera con Venezuela para apoyar a los venezolanos disidentes de Maduro que esacpan a diario de ese régimen.

En rigor, en el Gobierno confían que una embestida de Macri contra Venezuela en el G20 generaría un amplio respaldo ya que la mayor parte de los presidentes ha mostrado sus cuestionamientos contra el régimen de Caracas. No sólo ello. En el Grupo Lima de países que se conformó en el 2017 para presionar a Venezuela y resolver la crisis institucional de ese país, se encuentran algunos presidentes del G20 como Justin Trudeau de Canadá; Michel Temer de Brasil y Enrique Peña Nieto de México, aunque este último dejará el poder justo durante la cumbre de Buenos Aires.

A estos jefes de Estado que avalan los cuestionamientos contra Maduro se les sumará sin dudas el norteamericano Donald Trump, los presidentes de la Unión Europea como el de Italia, Francia y Alemania a la vez que un apoyo de Japón y Corea del Sur, entre otros.

Nueva declaración del Grupo Lima

Según pudo saber Infobae, en estos días empezó a circular en varias capitales de los 14 gobiernos que conforman el denominado Grupo Lima el borrador de un nuevo plan de presión hacia Venezuela.

De hecho, Perú convocará una reunión de cancilleres del Grupo Lima para el 4 de enero para anunciar algunas medidas que se están discutiendo para volver a reclamar las libertades individuales y los derechos humanos en Venezuela.

Entre algunas de las propuestas que circularon en los últimos días en el borrador que intercambian los diplomáticos del Grupo Lima figura la idea de cerrar embajadas en Caracas, ejercer una fuerte presión económica mediante un bloqueo de exportación e importación de productos y la reiteración del no reconocimiento de la legitimidad del proceso electoral en función a los polémicos comicios de mayor pasado en que Maduro obtuvo la reelección.

En el Gobierno sostienen que Macri no apoyaría un bloqueo económico porque cree que se afectaría a la población y eso agravaría la crisis humanitaria en Venezuela. Tampoco estaría dispuesto a cerrar la embajada argentina donde actualmente se encuentra el encargado de negocios Eduardo Porretti. Aunque la Argentina sí aceptaría acordar en el Grupo de Lima una reducción del nivel de relaciones diplomáticas con Caracas manteniendo sólo las relaciones consulares para que los venezolanos que quieran venir a la Argentina puedan realizar allí los trámites correspondientes.

A la vez, Infobae pudo saber que estas diputadas de Cambiemos, junto con sus colegas parlamentarias del Grupo Lima, quieren avanzar en una propuesta para armar listas y prohibir el ingreso de funcionarios venezolanos alineados a Madruo, congelar fondos y otros activos.

Desde la Cancillería, allegados a Faurie dijeron a Infobae que "los países del Grupo Lima están evaluando qué postura toman ahora cuando asuma el nuevo gobierno producto de una elección que no reconocimos como legítima".

Y desde el Palacio San Martín no descartaron la posibilidad de que Macri haga referencia en el G20 a la crisis de Venezuela como para ejercer mayor presión internacional contra Maduro sin que ello implique un debate en la cumbre y mucho menos una mención en el documento final.