Los jueces Juan Carlos Gemignani, Eduardo Riggi y Carlos Mahiques, integrantes de la Sala III de la Cámara de Casación, confirmaron ayer las condenas por la tragedia de Once, que dejó 52 muertos y 789 heridos. En un fallo de casi 900 carillas, el tribunal rechazó las nulidades y ratificó la sentencia del tribunal oral que en en diciembre de 2015 condenó a Ricardo Jaime (el único que está preso), a su sucesor, Juan Pablo Schiavi, a Sergio Claudio Cirigliano, uno de los propietarios de TBA, y al maquinista Marcos Córdoba.

En esa misma sentencia, el Tribunal Oral Federal Nº 2 ordenó investigar la responsabilidad de Julio De Vido, que ahora está siendo juzgado en otro juicio.

Desde entonces, el caso está en Casación, pese a los pedidos de los familiares. La fiscalía había pedido expresamente que, si se confirman las penas, los acusados vayan inmediatamente presos. Pero eso recién se definirán en un mes, cuando se resuelve el recurso extraordinario. 

Ahora, la mayoría del tribunal, conformada por Riggi y Mahiques, hizo lugar a los pedidos del Ministerio Público y de la querella número tres y también condenó a Ricardo Jaime por el estrago culposo agravado a una pena de 7 años de prisión. Pero como el ex secretario de Transporte tiene otras condenas anteriores, el tribunal lo terminó condenando a una pena única de 8 años.

Pero el tribunal modificó, por mayoría, la graduación de las penas para los otros procesados dispuesta por el tribunal oral disminuyendo las sanciones "de acuerdo a criterios de razonabilidad y proporcionalidad y otras pautas".

Schiavi había recibido una condena de 8 años de prisión y la inhabilitación perpetua para ejercer como funcionario público, pero el nuevo fallo le redujo la condena a 5 años y medio. Igual suerte corrió Cirigliano, uno de los dueños de la empresa TBA, que tras ser condenado en primera instancia a 9 años, el nuevo fallo le bajó la pena a 7 años.

En el caso del maquinista Córdoba, quien conducía el tren chapa 16 que se estrelló contra el andén 2 de la estación de Once, la Cámara le redujo la pena a 3 años y 3 meses.

El juez Gemignani votó en minoría por confirmar la resolución tal como venía del TOF.

"Es una muy buena noticia. Es un fallo que sienta precedentes porque incluye a los empresarios y a los ex funcionarios. Para la Justicia la tragedia fue una sumatoria de responsabilidades. El monto de las penas no cambia el fondo del fallo", dijo hace instantes a Infobae Leonardo Menghini, uno de los abogados querellantes. Y anticipó que habrá una conferencia de prensa esta misma tarde para dar a conocer una evaluación de la sentencia.

El tribunal ratificó que hubo administración fraudulenta y estrago. En los hechos concretos, quedó probada la decisión de TBA de no realizar el mantenimiento del ferrocarril Sarmiento. Eso se pudo dar gracias a la colaboración de los funcionarios públicos, quienes tenían la obligación de controlar, supervisar y fiscalizar el sistema de transporte ferroviario.

Ese incumplimiento ocasionó el deterioro del material rodante y la disminución de su vida útil . Esto ocasionó un enorme prejuicio para el Estado.

Para la Justicia, el choque fue una sumatoria de factores: la conducción negligente del maquinista, pésimas condiciones en las que se explotaba el servicio, y la ausencia de los controles por parte de la Secretaría de Transporte.

Esa combinación representaba un constante peligro para la vida de las personas que a diario utilizaban los trenes del Sarmiento.

Entre los factores determinantes para el fatal desenlace se enumeran:

1- El exceso de pasajeros

2- La ausencia de velocímetros en la formación y de controles de la velocidad por parte de la empresa

3- Las características de frenado de la formación "freno largo"

4- El ineficaz sistema de reporte de fallas

5- Las cancelaciones y demoras previas

6- La ausencia de realización de las tareas de alistamiento previas

7- Las modificaciones efectuadas al diseño estructural de los coches

8- La anulación del sistema de enclavamiento de puertas

9- La falta de funcionamiento del paragolpes

10- El estado de corrosión de la carrocería que facilitó el acaballamiento de los coches donde se verificaron la mayor cantidad de personas muertas.

El fallo completo: