Más de 2.000 casos de bullying en lo que va del año en Lima: 12 reportes de violencia por día

El director regional Luis Alberto Quintanilla precisó que esta cifra es menor en comparación al mismo periodo del año pasado, debido a que se registró 2.268 casos

Guardar

Nuevo

Reportan más de 2.000 casos de violencia escolar| Canal N

El acoso escolar, o conocido también como bullying, se ha convertido en un problema relevante en las instituciones educativas. Según datos de la Dirección Regional de Educación Lima Metropolitana, se registró 2.134 casos en lo que va del año en la capital, de los cuales corresponde al tipo de violencia física, verbal o cibernética.

El director regional Luis Alberto Quintanilla precisó que esta cifra es menor en comparación al mismo periodo del año pasado, debido a que se reportó 2.268 casos de bullying. Sin embargo, muestra su preocupación al mantenerse la tasa de violencia.

“Eso significa que hemos reducido 134 casos menos, pero no estamos bien. A nosotros nos preocupa que cada vez se reduzcan los niveles de violencia en la comunidad escolar, porque si no hay un trabajo armonioso y respetuoso dentro del marco de los valores, entonces no vamos a lograr aprendizaje de calidad para los estudiantes”, declaró a Canal N.
Reportan más de 2.000 casos de bullying en lo que va del año en Lima| Andina
Reportan más de 2.000 casos de bullying en lo que va del año en Lima| Andina

Asimismo, precisó que el problema del acoso escolar es “multifactorial”, debido a que los estudiantes reproducen los problemas de las familias en la sociedad. Por lo que para que se reduzca la cifra se necesita un trabajo articulado entre las autoridades, padres y la comunidad.

Desde el Ministerio de Educación asegura que se realizan medidas de corto y largo plazo para reducir estas cifras. En la primera se realiza talleres multisectoriales en colegios focalizados con la participación de diversos ministerios y empresas privadas.

Causas

Este fenómeno afecta tanto a niños como a adolescentes y puede tener consecuencias graves, como el bajo rendimiento académico, problemas emocionales y de salud mental, e incluso casos extremos hasta atentar contra su propia vida.

  • La falta de supervisión adecuada en las escuelas.
  • La normalización de comportamientos agresivos.
  • Problemas familiares.
  • Influencia de redes sociales, donde también se perpetúa el acoso.
El bullying puede afectar gravemente la salud de los menores, quienes pueden llegar hasta el suicidio si no recibe la ayuda necesaria para enfrentar esta difícil situación. (Agencia Andina)
El bullying puede afectar gravemente la salud de los menores, quienes pueden llegar hasta el suicidio si no recibe la ayuda necesaria para enfrentar esta difícil situación. (Agencia Andina)

Procedimiento para alertar un caso de bullying

  • Es importante informar a las autoridades escolares, por lo cual puedes acudir al tutor, director o al departamento de orientación de la institución educativa para notificar el caso.
  • Asimismo, muchas escuelas cuentan con formularios oficiales para reportar situaciones de bullying. Además, los padres pueden solicitar reuniones con los profesores para conocer más el caso, lo cual se deberá investigar.
  • Por su parte, el colegio debe brindar apoyo psicológico a la víctima como los padres pueden para afrontar las consecuencias emocionales del bullying.

Cómo identificar las señales de bullying en menores

Las manifestaciones de bullying en los menores pueden ser diversas y a menudo difíciles de detectar. Mantener una relación cercana con los niños es crucial para proporcionar el apoyo necesario. El psicólogo Rodríguez Baldeón señala que, aunque un menor pueda no expresar claramente que está siendo víctima de bullying, sí puede mostrar ciertos indicios.

Uno de los primeros indicios es la desmotivación para asistir al colegio. Los menores afectados tienden a buscar excusas para no ir a la escuela, intentando evitar enfrentarse a la situación incómoda o dolorosa que están viviendo.

Otro signo notable es el cambio en sus hábitos alimenticios. Las víctimas de bullying pueden experimentar alteraciones significativas en su alimentación, como la pérdida de apetito o episodios de ansiedad que los llevan a comer de manera compulsiva.

Guardar

Nuevo