Beneficios de donar sangre regularmente

A nivel mental, se ha demostrado un mejor estado de ánimo, mayor alerta y después de 15 a 30 minutos de la donación la relajación es máxima

Guardar

Nuevo

Tú también puedes ser donante de sangre. (Foto: EsSalud)
Tú también puedes ser donante de sangre. (Foto: EsSalud)

Donar sangre es un acto sencillo, pero profundamente impactante, que puede salvar vidas y mejorar la salud de muchas personas. En el Perú se necesitan al año 540 mil unidades de sangre y solo se colectan 183 mil unidades aproximadamente a través de donaciones, lo que representan el 33,8% del total requerido. Es decir, hay un déficit de unidades de sangre del 66,2% a nivel nacional y eso impide muchas veces salvar vidas. Del total de unidades de sangre colectadas, solo un 5% corresponde a los donantes de tipo voluntario no remunerado, teniendo un 95% de donantes que son los familiares o de reposición.

La sangre está compuesta por plasma, glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas, cada uno desempeñando funciones vitales. Los glóbulos rojos transportan oxígeno, los glóbulos blancos combaten infecciones, las plaquetas ayudan en la coagulación y el plasma transporta nutrientes, hormonas y proteínas esenciales, además de brindar la estabilidad de la frecuencia cardíaca y la presión arterial.

¿Por qué es beneficioso donar sangre? Los beneficios y ventajas para la salud del donante de sangre se clasifican en mentales y orgánicos. A nivel mental, se ha demostrado un mejor estado de ánimo, mayor alerta y después de 15 a 30 minutos de la donación la relajación es máxima. Aunque al inicio se puede producir un aumento de la hormona del estrés (cortisol), esta desciende tan pronto finaliza la extracción de la sangre. A nivel orgánico se reportan beneficios como la reducción de los niveles de hierro en sangre, que constituye ventaja cuando estos se encuentran demasiado altos, pues los glóbulos rojos transportan el hierro. De acuerdo con una investigación publicada por el Journal of the National Cancer Institute en pacientes afectados por enfermedad arterial periférica, la reducción de hierro consecuente a la extracción de sangre se asocia con un menor riesgo de desarrollar cáncer. También mejora los niveles de colesterol y triglicéridos, así como una presión arterial más baja y un menor riesgo de ataques cardíacos.

Resulta importante tomar en cuenta que la donación frecuente puede ayudar a que la sangre sea más fluida y resulte en menos obstrucciones arteriales, lo que reduce el riesgo de sufrir un ataque al corazón o un infarto cerebral. Pasar por el proceso de donar sangre puede ser una fuente de estrés positivo, ya que al reponer la sangre el organismo activa los mecanismos de defensa. Asimismo, se trata de una oportunidad para realizar un chequeo de salud gratuito, porque la sangre donada es analizada para detectar posibles infecciones.

Para ser donante de sangre se deben cumplir ciertos requisitos básicos, tales como: tener entre 18 y 65 años de edad, pesar al menos 50 kilos, gozar de buena salud general, no haber donado sangre en las últimas 8 semanas, no tener infecciones activas ni enfermedades crónicas no controladas, no estar bajo tratamiento con ciertos medicamentos y no haber viajado recientemente a áreas con brotes de enfermedades infecciosas.

El proceso de donación consiste en un registro donde se recopila información básica y se verifica la elegibilidad del donante. Luego se pasa por un examen médico que incluye una revisión de la historia médica, chequeo de signos vitales y una prueba de hemoglobina. Verificada la inocuidad del donante, se procede al proceso de donación, donde se extrae una unidad de sangre 450 ml, que toma entre 8 a 10 minutos y pasa al reposo durante unos 10-15 minutos, durante los cuales se le ofrece un refrigerio. Se proporcionan instrucciones sobre cuidados posteriores y se monitorea al donante para asegurar que no haya reacciones adversas inmediatas.

Melissa Montesinos
Melissa Montesinos
Guardar

Nuevo