El Papa y el ajuste

Francisco, como Javier Milei, hizo un ajuste en el Vaticano con la Reforma de la Curia romana, con la Constitución “Praedicate evangelium”. La gran diferencia entre ambos está en la atención que cada uno le presta a la pobreza y a las cuestiones sociales

Compartir
Compartir articulo
Javier Milei visitó al papa Francisco (Foto Vatican Media vía AP)
Javier Milei visitó al papa Francisco (Foto Vatican Media vía AP)

El Papa cuando recibió a Cristina Kirchner, para muchos se volvió Kirchnerista. Ahora que se juntó con Javier Milei algunos dirán que se volvió libertario y que incluso aprobó el ajuste.

Hay dos tipos de audiencias que el Papa concede. Las primeras son las oficiales o protocolares. Como la que tuvo el Presidente, las segundas son las particulares en Santa Marta, donde él maneja la agenda. Suelen ser por la tarde y son más distendidas, y menos atadas a las formas y los horarios. En general, en las oficiales, la Santa Sede emite un comunicado formal posteriormente: “el Santo Padre Francisco ha recibido en audiencia en el Palacio Apostólico al presidente de la República Argentina, Excmo. Sr. Javier Gerardo Milei, quien sucesivamente se reunió con S. E. Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado de Su Santidad, acompañado por S. E. Mons. Paul Richard Gallagher, Secretario para las Relaciones con los Estados y las Organizaciones Internacionales.

¿Qué paso entre el Papa y Milei? Hubo buena sintonía, le impresionó su inteligencia y escuchó. Sobre todo lo escuchó. Ser informado no significa asentir. El Papa no suele expresarse particularmente sobre el contenido de las audiencias.

De todos modos, el Papa entiende de ajustes y de casta. Hizo una Reforma de la Curia romana, con la Constitución “Praedicate evangelium”.

¿Qué es la Curia romana? Es el conjunto de dicasterios (ministerios) que con distintas competencias -Congregaciones, Pontificios consejos, Tribunales, además de la Secretaría de Estado y demás organismos- tienen la misión de colaborar con el Papa como Pastor Supremo de la Iglesia universal y de las Iglesias particulares. Tiene la ventaja de no pasar por ningún congreso, ejerce el poder ejecutivo, el legislativo y el judicial. Lo que promulga es ley. También hizo a su modo una reforma financiera, centralizó todas las cuentas en una sola y cada dicasterio tiene que presentar un presupuesto y achicar los gastos, también rendir cuenta de en qué se gasta. Enjuició y encarceló a un obispo: el tribunal penal del Vaticano condenó en primera instancia al cardenal italiano de alto rango Angelio Becciu, de 75 años, a cinco años y medio de prisión por fraude, en un caso relacionado con operaciones financieras de la Santa Sede y la compra de un departamento en Londres.

En su reforma, creó un ministerio para la caridad de la Iglesia, en eso no se parecen en nada. El Papa tiene especial atención al tema de la pobreza. Basta leer lo escrito en sus diversos documentos para entender su pensamiento, que por cierto está basado en la doctrina social de la Iglesia, bastante lejana al pensamiento económico liberal. Sería bueno que ahora Él lea los documentos que le fueron entregados para terminar, como dijo, de modificar su pensamiento y acercarlo al de Francisco.