Javier Milei y el llamado a la responsabilidad política

El Presidente ha vuelto a desafiar a la democracia con su actitud irrespetuosa y provocadora hacia las instituciones y los partidos políticos que representan a millones de argentinos

Compartir
Compartir articulo
Milei debería resolver los problemas del país, en lugar de insultar y descalificar (Foto: Reuters/Ammar Awad)
Milei debería resolver los problemas del país, en lugar de insultar y descalificar (Foto: Reuters/Ammar Awad)

Norberto Bobbio, politólogo italiano, escribió hace 40 años El futuro de la democracia, un libro en el que abordaba desde una perspectiva ensayística cuáles eran los desafíos que la democracia como sistema podría llegar a enfrentar en la posteridad. En esa obra magistral, dejó una gran frase: “La democracia no es el gobierno de los mejores, sino el gobierno de todos, con el control de todos sobre todos”.

El significado detrás de las palabras de Bobbio es simple. El sistema democrático nos contiene y asigna roles. El oficialismo se ocupa de gobernar y la oposición, de fiscalizar el acto de gobierno y ofrecer alternativas. Javier Milei todavía no entiende qué significa ser gobierno nacional y, además, menosprecia el rol de la oposición, que no es el enemigo, sino el contrapeso necesario para evitar el abuso de poder y el autoritarismo.

El Presidente no tiene que confundirse y pensar que, por haber ganado las elecciones en un balotaje, goza de un poder ilimitado. Los gobernadores y legisladores nacionales también fueron electos mediante el sufragio. Todos gozan de la misma legitimidad popular. Además, Milei debe recordar que en Argentina la democracia coexiste con la forma de gobierno representativa, republicana y federal, como bien indica nuestra Constitución Nacional en su artículo primero.

En algunas circunstancias, existen conflictos de interés entre las provincias y el gobierno central, como ocurre en el caso de la suba de retenciones, una medida que favorece la recaudación fiscal de la Nación, pero que perjudica la producción agroindustrial, generando diferencias de criterios y tensiones. También puede suceder que, simplemente, exista una visión diferente del país que entra en conflicto con el ejecutivo nacional. En cualquiera de los casos, no se puede intentar silenciar la opinión disidente. No es una práctica que se corresponda con el ejercicio democrático del poder.

El cambio de rumbo que Argentina necesita demanda grandes acuerdos. No solo se trata de acomodar las cuentas fiscales, sino que también se debe definir qué tipo de país queremos ser, cómo va a estar orientada nuestra producción, cómo se va a reconfigurar nuestro sistema impositivo, qué tipo de régimen laboral va a regir en nuestro país para incorporar a la formalidad al 40% de los trabajadores que, actualmente, se encuentran fuera del sistema, cuál va a ser el plan para revertir la caída sistemática de la educación media e inicial, cómo vamos a combatir el déficit nutricional de nuestros niños, niñas y adolescentes, entre muchas otras cuestiones.

Si el gobierno quiere contribuir al cambio, debe deponer su actitud intolerante y trabajar a partir de la disidencia para conseguir las mejoras que los argentinos necesitan. No se logra a los gritos, tampoco con insultos por los canales oficiales del Estado y muchos menos persiguiendo opositores con listas negras para el escrache libertario. En tiempos del kirchnerismo, la división era entre el pueblo y el poder real. Hoy, nos quieren dividir entre los argentinos de bien y la casta. Sigue el populismo, cambian las etiquetas.

Javier Milei debería ocuparse de gobernar y de resolver los graves problemas que aquejan a nuestro país, en lugar de dedicarse a insultar y a descalificar a quienes pensamos distinto. Los radicales somos una oposición responsable y constructiva, que ha defendido siempre los valores de la democracia, la libertad y la justicia social. En definitiva, el desafío que afronta la Argentina es tan trascendental que se requiere de una diversidad de miradas y del aporte de todos porque, como bien decía el dirigente radical Ricardo Balbín, “la democracia se fortalece en la discrepancia. Las unanimidades son caminos al totalitarismo”.

Últimas Noticias

44 fotos: la galería de arte de María Calcaterra presentó su nueva exposición, “Una comunidad de origen”

Se trata de una muestra excepcional que reúne obras de dos grandes maestros del arte latinoamericano: Luis F. Benedit y Nicolás García Uriburu
44 fotos: la galería de arte de María Calcaterra presentó su nueva exposición, “Una comunidad de origen”

Australia pidió a sus ciudadanos abandonar Israel: “La situación de seguridad podría deteriorarse rápidamente”

Luego de las explosiones registradas en Irán durante la madrugada, Camberra advirtió sobre la posibilidad de que se produzcan cierres del espacio aéreo, cancelaciones de vuelos, desvíos y otro tipo de interrupciones
Australia pidió a sus ciudadanos abandonar Israel: “La situación de seguridad podría deteriorarse rápidamente”

Emiliano Yacobitti: “No hubo un acuerdo con las universidades, hubo una propuesta del gobierno de manera informal”

El vicerrector de la UBA insistió con el reclamo y aseguró que la oferta de la Secretaría de Educación es insuficiente para mantener el funcionamiento del sistema universitario
Emiliano Yacobitti: “No hubo un acuerdo con las universidades, hubo una propuesta del gobierno de manera informal”

El comunicado de los hermanos del periodista rosarino: “Denunciamos la violencia psicológica a la cual estamos siendo sometidos”

Expresaron su disconformidad con la decisión de Juan Pedro Aleart, conductor del noticiero de Canal Tres, de denunciar en vivo los abusos sexuales que sufrió tanto él como sus hermanos por parte de su propio padre y su tío
El comunicado de los hermanos del periodista rosarino: “Denunciamos la violencia psicológica a la cual estamos siendo sometidos”

Los piqueteros profundizan su plan de lucha contra el Gobierno de Javier Milei

Reclaman alimentos para los comedores populares y las bajas en los programas sociales. El 23 acompañarán la “marcha universitaria”, la movilización del 1° de mayo, el paro general dispuesto por la CGT y, entre otras medidas, un “plenario” frente a la Casa Rosada
Los piqueteros profundizan su plan de lucha contra el Gobierno de Javier Milei
MÁS NOTICIAS