Pagos digitales: 5 tendencias para 2024

El ecosistema fintech se prepara para lograr un adecuado balance entre seguridad, experiencia de usuario y protección de los datos individuales

Compartir
Compartir articulo
La billetera virtual revoluciona la forma en que hacemos pagos y compras. (Imagen ilustrativa Infobae)
La billetera virtual revoluciona la forma en que hacemos pagos y compras. (Imagen ilustrativa Infobae)

La adopción de los pagos digitales continúa creciendo en América Latina. ¿Pero de qué manera? A continuación, les comparto las principales características del ecosistema en 2024.

1 - Omnicanalidad y soluciones end-to-end

Para ser fuerte en un lugar, hay que estar en todos lados. Esta ha sido una de las principales lecciones en el mundo fintech de los últimos años, y en 2024 esta tendencia seguirá profundizándose.

El mundo físico y el mundo virtual están cada vez más interconectados. Es un momento en el cual aún haciendo las compras en tiendas físicas llevan implícitas una búsqueda previa en Internet o viceversa. De eso se trata la omnicanalidad: ofrecer la mayor cantidad de opciones de pago según la necesidad del cliente.

Paralelamente, también se profundizará en las finanzas embebidas, con plataformas de cobro que incorporan nuevos servicios financieros como créditos o cuentas remuneradas. Las más exitosas son las que logran que sus clientes resuelvan todas sus necesidades en un mismo lugar. Un win-win para ambas partes: comodidad de un lado y oportunidad para aumentar las transacciones del otro.

2 - Seguridad y estandarización

Como cada año, la seguridad será uno de los factores claves de diferenciación en el mercado de pagos digitales. El crecimiento de la digitalización de las finanzas fue acompañado por un preocupante aumento del ciberdelito. En Latam los casos de fraude en línea, usurpación de identidad, secuestro de datos y estafas virtuales se sextuplicó en América Latina con el reinicio de la actividad económica y el apoyo de la IA, según Kaspersky.

Si bien esta preocupación no es nueva, el correlato necesario de este fenómeno será, del lado de las empresas, mayor inversión y foco en temas de seguridad. Y desde el sector público, mayor regulación y estandarización de protocolos.

Afortunadamente, el avance de la tecnología está mostrando resultados prometedores. Un ejemplo claro es la tokenización que radica en la substitución de la información sensible, como los datos de la tarjeta de crédito, por tokens únicos y cifrados. Esto implica que, incluso en el caso de que un ciberdelincuente logre acceder a la información almacenada, solo obtendría datos ininteligibles y sin valor. La tokenización no solo resguarda la confidencialidad de los datos, sino que también reduce significativamente la vulnerabilidad de los sistemas a posibles ataques. Este método, al proporcionar una capa adicional de seguridad, no solo fortalece la integridad de las transacciones, sino que también contribuye de manera crucial a la prevención del fraude, brindando a los usuarios y comerciantes una mayor tranquilidad en el entorno digital.

El adecuado balance entre seguridad, experiencia de usuario y protección de los datos individuales será una clave en el entorno fintech en 2024 y en los años que siguen. Los desarrolladores de tecnología de pagos digitales que se destaquen en este aspecto serán los principales ganadores.

3 - Consolidación del ecosistema fintech

Se espera que para 2024 el ecosistema fintech experimente una etapa de consolidación en la que los actores más establecidos se fortalecerán, mientras que los emergentes se verán obligados a encontrar su espacio mediante nuevas y mejores propuestas. Este proceso implica la maduración de modelos de negocio específicos, lo que a su vez brinda mayor previsibilidad a los clientes finales, ya sean individuos o empresas.

En un mundo donde aproximadamente la mitad de los adultos tienen limitado o nulo acceso a servicios bancarios, los pagos digitales desempeñan un papel fundamental en la inclusión financiera. Es por ello que las empresas deben continuar invirtiendo en el desarrollo y ofrecimiento de estas soluciones.

De acuerdo con Statista, se estima que las transacciones digitales globales alcancen la suma de 10,6 billones de dólares (millones de millones) en 2024, lo que representa un crecimiento cercano al 12%. En el caso de Sudamérica, se proyecta un crecimiento aún mayor que el promedio mundial, aproximadamente del 15%.

4 - Criptomonedas

El panorama de las criptomonedas se percibe como un “wait and see”. Aún queda un camino por delante para avanzar de manera significativa, resulta esencial consolidar los casos de uso, permitiendo una comprensión más profunda de la evolución de estas tecnologías innovadoras.

En la actualidad, la aceptación de criptomonedas en los pagos digitales es limitada. Aunque se han logrado avances en la integración de estas monedas digitales en diversas plataformas de pago, la adopción general por parte de comerciantes y consumidores aún no ha alcanzado su punto álgido. La falta de aceptación masiva puede deberse a la volatilidad del mercado, la incertidumbre regulatoria y la necesidad de una mayor educación sobre las ventajas y riesgos asociados con las criptomonedas.

5 - Pagos sin fronteras

La evolución de los pagos se impulsa gracias a soluciones tecnológicas innovadoras que eliminan las restricciones geográficas y los desafíos asociados con las transferencias internacionales, incluyendo remesas. Empresas especializadas en pagos ofrecen plataformas ágiles y eficientes que permiten a los usuarios realizar transacciones desde cualquier lugar del mundo de manera instantánea y a costos más bajos.

Esta tendencia transforma el panorama financiero al descentralizar el control y la accesibilidad, brindando a individuos y empresas la posibilidad de acceder a servicios financieros sin limitaciones tradicionales de ubicación. Además, esta evolución facilita el comercio y abre oportunidades para la inclusión financiera en áreas remotas y mercados emergentes, generando un notable crecimiento en la adopción de pagos digitales a nivel global.

El autor es Chief Business Officer de Geopagos