Bóvedas totalmente automatizadas para resguardo de valores

Las cajas de seguridad “no bancarias” son una tendencia internacional que se fueron consolidando con el correr de los años y con la virtualización, la incorporación de tecnología y sobre todo por la pandemia

Compartir
Compartir articulo
En el mundo hay más de 2.300 bóvedas totalmente robotizadas o automatizadas
En el mundo hay más de 2.300 bóvedas totalmente robotizadas o automatizadas

No es novedad que existe una tendencia global donde los bancos están cerrando sus cajas de seguridad, básicamente porque las instituciones bancarias están volviéndose virtuales. Es por eso que hay un gran potencial de crecimiento para las empresas de resguardo de valores ya que brindan mayor seguridad, tecnología e innovación a un costo igual o menor.

Las cajas de seguridad “no bancarias” son una tendencia internacional que se fueron consolidando con el correr de los años y con la virtualización, la incorporación de tecnología y sobre todo por la pandemia. Se encuentran tanto en países desarrollados como Europa, Asia y Estados Unidos hasta en países en desarrollo y aún en los limítrofes como Uruguay y Brasil.

En Estados Unidos, por ejemplo, el 50% de las cajas de seguridad están fuera del circuito bancario y en el mundo hay más de 2.300 bóvedas totalmente robotizadas o automatizadas brindando la mayor seguridad para cuidar valores, más cerca, más accesible y con la posibilidad de usarlo las 24hs. del día los 7 días de la semana.

En Estados Unidos, por ejemplo, el 50% de las cajas de seguridad están fuera del circuito bancario

Las bóvedas automatizadas cuentan con pesos superiores a las 16 toneladas y se fijan a la estructura de la sucursal, tienen sensores sísmicos integrados y están preparadas para ataques con oxicorte, punta de diamante y explosivos. Cuentan con un grado de certificación de resistencia anti robo e incendio superior a las bóvedas tradicionales de hormigón reforzados que tienen las entidades bancarias.

Estas bóvedas son la solución ideal para el resguardo de valores en complejos de viviendas y oficinas, brindando al desarrollo un amenity distintivo, único y de vanguardia, proveyendo la mayor tranquilidad, tecnología y seguridad al usuario. Además cuentan con un software interno que está aislado de cualquier red de internet y permite tener un control minucioso de todos los movimientos realizados, brindando así un control absoluto e impidiendo acciones de empleados infieles.

Las bóvedas automatizadas brindan toda la seguridad requerida para el usuario y la mayoría de las empresas de resguardo de valores cuentan con varios anillos de seguridad durante el proceso de ingreso que realiza el cliente, que incluye puertas blindadas con sistema de esclusas, cerrojo, molinetes de alta seguridad, detector de metales, puertas corredizas y reconocimiento biométrico de huella, rostro e iris, junto a ID y PIN personal. Estos procesos no demoran más de 2 minutos, agilizado con un sistema de turnos que permite que ningún cliente tenga demora para operar o se cruce con otras personas, cuidando así la privacidad y confidencialidad de los mismos.

El target al que se apunta es también en respuesta a las necesidades del público “no bancarizado” o a las necesidades insatisfechas de los clientes de bancos

Un diferencial de las cajas privadas es también la disponibilidad todos los días del año vs el horario bancario, que limita las operaciones por parte del cliente, permitiendo a los mismos acceder a sus cajas todos los días y a toda hora.

Las locaciones donde se encuentran las sucursales de las empresas que cuentan con cajas de seguridad privadas son además bastante “atípicas”: por ejemplo en centros comerciales, paseos de compras, complejos de oficinas, así como también en lugares céntricos de fácil acceso y mucha circulación aunque con una seguridad blindada y de excelencia.

El target al que se apunta es también en respuesta a las necesidades del público “no bancarizado” o a las necesidades insatisfechas de los clientes de bancos que no encuentran en los mismos un servicio acorde o que directamente no encuentran disponibilidad de cajas en sus sucursales y entienden que el hogar o la oficina, no son los lugares adecuados para el resguardo de valores.

Seguir leyendo: