Hay que escapar de las grietas que nublan las actividades

Es necesario vivir la buena vida, disfrutando de altos ingresos, plenas capacidades y salud. Su falta imparte sufrimientos a multitudes

Compartir
Compartir articulo
En los últimos casi 40 años de democracia balbuceante, en Argentina aún no hemos sabido acordar consensos tendientes a coordinar actividades productivas, superando diferencias a larga data (AFP)
En los últimos casi 40 años de democracia balbuceante, en Argentina aún no hemos sabido acordar consensos tendientes a coordinar actividades productivas, superando diferencias a larga data (AFP)

La libertad no es la de hacer cualquier cosa que se nos ocurra, sino aprovechar conocimientos, desarrollar posibilidades de desplegar las habilidades individuales coordinadamente con otros. El orden esperable al que tienden países avanzados, explicando las brechas de ingresos, entre los USD 300 por habitante, en Sudán de Sur, y los más de USD 100.000 de Irlanda.

En contraste, en los últimos casi 40 años de democracia balbuceante, en Argentina aún no hemos sabido acordar consensos tendientes a coordinar actividades productivas, superando diferencias a larga data. Seguimos justificando la ausencia de empleos valiosos, actividad natural en la Argentina entre 1870 y 1930, que atrajo a millones de inmigrantes sin idioma, culturas, hasta careciendo de educación común, dispuestos a consolidar trabajos, familias y patrias en ámbitos pletóricos de oportunidades. ¡Hacer la América con los frutos del esfuerzo compartido! Gente dispuesta a conocerse y confiar.

No somos los únicos que fallan, confirman errores políticos tremendos, en países que parecían avanzados. El Brexit, empeoró la vida en el Reino Unido, al separarse de la Unión Europea el 31 de enero de 2020; y contraerá los flujos comerciales que es previsible con un solo gobierno unido, para toda la isla de Irlanda; y la independencia de Escocia, algo más adelante, lo cual acabaría con el Reino Unido.

infobae

La invasión rusa a Ucrania, en 2022, el cuestionamiento a las elecciones en EEUU, por el presidente y candidato republicano, en 2020, son otras catástrofes a lamentar.

Está generalizada la idea que la sociedad moderna dispone de mayores conocimientos que ninguna otra anterior. Es común llevar una supercomputadora portátil en el bolsillo y conocimientos individuales inconmensurables.

Las habilidades individuales son necesariamente parciales y diferentes entre sí. Apenas unos pocos disfrutan de cazar o cultivar su propio almuerzo; una pequeña porción de los viajeros conoce los principios del medio de transporte utilizado.

Las habilidades superpuestas suelen explicarse por la especialización lograda a través de los mercados y organizaciones

Estas habilidades superpuestas suelen explicarse por la especialización lograda a través de los mercados y organizaciones. Esto es, ventajas comparativas y la extensión de las instituciones facilitadoras de las transacciones que contraen costos de oportunidad.

Las ventajas comparativas descubren miradas novedosas, demarcando actividades individuales. Hasta en el caso extremo que uno hiciera todo mejor que el otro, explicaba David Ricardo, no se derivaría que uno lo hiciera todo. El tiempo empleado en la tarea le restaría la oportunidad de dedicarse a trabajos aún más productivos.

Al especializarse según el costo comparativo, las sociedades consiguen el óptimo produciendo al menor costo de oportunidad, incluyendo los costos de transacción. De ahí que la especialización está signada por la extensión del mercado. No sorprende que las naciones más prósperas sean las más abiertas al comercio, como Irlanda, Noruega y Suiza, con PBI por habitante de USD 102.000 el primero y USD 92.000 por año, respectivamente las dos últimas.

La especialización se expande atendiendo a nuevos clientes.

Resumiendo: los conocimientos dispersos generan oportunidades comerciales y especialización acordando mejores instituciones. Todas las transacciones intercambian derechos de propiedad, un nuevo tipo de habilidad especializada.

Sostiene Angus Deaton, Premio Nobel de Economía 2015, en su libro El Gran Escape: en 1850, la teoría de los gérmenes todavía no estaba reconocida para enfrentar las enfermedades contagiosas. Recién lo hizo a partir de 1950.

Que India tuviese mayor expectativa de vida que Escocia en 1945, a pesar de contar con un ingreso por habitante similar al escoces de 1860, comprueba la potencia de los conocimientos adelantando la historia. La reducción despareja de la mortalidad infantil propulsó la explosión demográfica, desde los 2.500 millones de humanos, en 1950, a los actuales 8 mil millones.

Los conocimientos dispersos generan oportunidades comerciales y especialización acordando mejores instituciones

Los gobiernos y sus funcionarios no son los únicos responsables de la salud. Multitudes parecen no darse cuenta que la salud y condiciones de vida podrían ser mas satisfactorias. Según Encuestas Gallup, la salud ocupa un lugar lejano, detrás de la creación de empleos, en países pobres, mientras que, en EEUU, la población se muestra muy descontenta con la salud proveída, no obstante, las enormes diferencias en esos gastos, entre dichas comunidades.

Una gran falla del servicio de salud en Rajasthan y partes de India es que menos de la mitad de las clínicas atendía o recibía consultas. Banco Mundial descubrió gran ausentismo en salud y educación en muchísimos países.

Cada vez resulta menos apropiado hablar de la brecha de salud en países ricos y los pobres. Con las crecientes velocidades de comunicación y transporte de las novedades sanitarias. Sin embargo, persisten indicadores de los efectos de la desnutrición, especialmente en niños. Comprobamos que los humanos aumenta su altura con mejor alimentación. A pesar de lo cual, al actual ritmo de crecimiento, los indios tardarían más de 200 años en alcanzar el largo de los ingleses. Estas observaciones confirman las diferentes grietas que perturban nuestras vidas y debiéramos superar.

Seguir leyendo: