Dólar: cotización de cierre hoy 23 de noviembre en Bolivia

Se registró un alza en los valores del dólar con respecto a la jornada anterior

Compartir
Compartir articulo
El Banco Central anunció que preservará el tipo de cambio del boliviano frente al dólar estadounidense. (Infobae)
El Banco Central anunció que preservará el tipo de cambio del boliviano frente al dólar estadounidense. (Infobae)

En la última sesión el dólar estadounidense se negoció al cierre a 6,86 bolivianos en promedio, lo cual implicó un cambio del 2,02% con respecto a los 6,72 bolivianos en promedio de la jornada previa.

En relación a la rentabilidad de los últimos siete días, el dólar estadounidense registra una subida del 0,15%, por lo que en el último año todavía mantiene un incremento del 2,04%.

Si comparamos el valor con fechas previas, dio la vuelta al dato de la sesión previa donde experimentó un descenso del 0,47%, mostrando en los últimos días una falta de estabilidad en el resultado. La volatilidad referente a la última semana presentó un balance superior a la volatilidad que reflejaron las cifras del último año, por lo tanto está presentando un comportamiento más inestable.

Los retos del boliviano

El boliviano es la moneda de curso legal de Bolivia desde 1987 y se divide en 100 centavos, antiguamente se usaba el peso boliviano pero éste fue sustituido. El Banco Central de Bolivia es el órgano encargado de regular la emisión de la moneda.

Actualmente se encuentran en circulación las monedas de

En cuanto a la fabricación, la moneda boliviana detuvo su acuñación e impresión durante la época colonial debido a la falta de interés política, lo que ocasionaría que finalmente las monedas y los billetes fueran elaborados en el extranjero por el bajo precio que ello implica. En el año 2013 aún se fabricaban en países como Reino Unido, Francia y Chile.

Respecto a la economía, en el año 2014 Bolivia recurrió a un elevado gasto público y un creciente crédito interno para mantener su crecimiento, pero estas decisiones resultaron en un aumento de la deuda pública y la reducción de las reservas internacionales.

Al igual que en todo el mundo, la pandemia de coronavirus afectó severamente a la economía de Bolivia, aunque la inflación no fue tan alta como en otras naciones latinoamericanas.

En el 2022 Bolivia destacó por tener una tasa de inflación más baja que sus países vecinos, ello debido a una respuesta a los subsidios al precios de los carburantes y al cambio fijo del dólar respecto a la moneda local; sin embargo, ha tenido que enfrentar una pérdida de las reservas internacionales y un mayor endeudamiento.

Bolivia también se enfrenta a los esfuerzos globales para mudarse a las energías limpias, por lo que estas condiciones orillarán a uno de los mayores países exportadores de gas a buscar alternativas este año.

De acuerdo con los últimos pronósticos que hizo la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), luego de que en el 2022 hubiera un avance tras la crisis por la pandemia de coronavirus, para el 2023 se espera un retroceso o un agotamiento del efecto rebote en la recuperación.

Para este año se espera sólo un crecimiento para la región de 1,3%, como resultado de políticas monetarias restrictivas, mayores limitaciones en el gasto fiscal, menores niveles en el consumo e inversión, la poca capacidad para contener la inflación y más.

Según las previsiones de la Cepal, México tendría un crecimiento de 1,1% para el 2023.

Estos serán los crecimientos estimados para estas naciones de América del Sur en el 2023: Argentina (1%), Bolivia (3%), Brasil (1%); Chile (-0,9); Colombia (1,9%); Ecuador (2%); Paraguay (4%); Perú (2.2%); Uruguay (3%); Venezuela (5%).

Para el área de América Central se tiene: Costa Rica (2,8%), Cuba (1,8%); El Salvador (1,9%); Guatemala (3,3%); Haití (0%); Honduras (3,3%); Nicaragua (2,1%); Panamá (4,2%); y República Dominicana (4,7%).

En lo que respecta a la región del Caribe, se prevén los siguientes crecimientos: Antigua y Barbuda (7,8%); Bahamas (4,1%); Barbados (3,5%); Belice (2,0); Dominica (3,5%); Granada (3,6%); Jamaica (3%); San Vicente y las Granadinas (3,7%); Santa Lucía (5,9%); Suriname (2,4%); Trinidad y Tobago (2%).