Qué es la atrofia cortical posterior, cuáles son sus síntomas y cómo se cura

Se debe tener cuidado con este síndrome generativo, ya que suele confundirse en su diagnostico como un simple problema de la visión

Compartir
Compartir articulo
Salud (Infobae)
Salud (Infobae)

La atrofia cortical posterior es un síndrome degenerativo del cerebro y del sistema nervioso que causa dificultad con la vista y el procesamiento de la información visual, según explica la organización sin fines de lucro y especializada en salud Mayo Clinic.

Los síntomas frecuentes incluyen dificultades para leer, calcular distancias y alcanzar objetos, así como problemas para hacer cálculos y reconocer objetos y caras familiares. Con el tiempo, esta afección puede causar el deterioro de las capacidades de memoria y razonamiento.

La atrofia cortical posterior cambia la capacidad de una persona de procesar la información visual y espacial intencionalmente. Esta dificultad es secundaria a la atrofia de la parte de atrás del cerebro. Esta es la región responsable del procesamiento visual y razonamiento espacial.

La atrofia cortical posterior con mucha frecuencia se debe a la enfermedad de Alzheimer (en más del 80 % de los casos) pero puede deberse a otras afecciones neurológicas, como demencia con cuerpos de Lewy o degeneración corticobasal.

Síntomas de la atrofia cortical

Los síntomas de la atrofia cortical posterior se presentan en la vista (Shutterstock)
Los síntomas de la atrofia cortical posterior se presentan en la vista (Shutterstock)

Los síntomas de atrofia cortical posterior varían ampliamente de una persona a otra y con el paso del tiempo. Los síntomas suelen empeorar progresivamente. Los más frecuentes incluyen dificultades para:

  • Leer, deletrear o hacer operaciones matemáticas
  • Conducir
  • Vestirse
  • Diferenciar los objetos que se mueven de los que están quietos
  • Identificar lo lejos que están los objetos
  • Usar objetos o herramientas cotidianos
  • Identificar el lado izquierdo del derecho

Otros signos y síntomas frecuentes incluyen los siguientes:

  • Alucinaciones
  • Ansiedad
  • Desorientación
  • Cambios en la conducta y en la personalidad

Más adelante en el curso de la enfermedad pueden presentarse problemas de memoria.

Diagnóstico

Dado que los primeros síntomas suelen ser visuales, es común que se diagnostique erróneamente la atrofia cortical posterior como un trastorno de la visión. Es importante consultar con un neurólogo, que puede diagnosticar correctamente la afección.

Para diagnosticar la atrofia cortical posterior, el médico revisará tus antecedentes médicos y tus síntomas, como las dificultades de la visión y realizará una exploración física y un examen neurológico.

Es posible que el médico solicite varias pruebas para ayudar a diagnosticar tu afección y descartar otras enfermedades que puedan ocasionar síntomas similares. Entre las pruebas, se incluyen las siguientes:

  • Pruebas neuropsicológicas y del estado mental: El médico te hará preguntas y realizará pruebas para evaluar tus habilidades cognitivas. Es posible que te realice evaluaciones psiquiátricas para detectar si tienes depresión u otras enfermedades mentales.
  • Análisis de sangre: Es posible que te hagan análisis de sangre para detectar deficiencia de vitaminas, trastornos de la tiroides y otras afecciones que puedan causar tus síntomas.
  • Examen oftalmológico: El médico realizará una prueba de la visión para determinar si hay otra afección, como un problema dentro de los ojos, que esté causando los síntomas de la visión.
  • Imágenes por resonancia magnética: El equipo de resonancia magnética utiliza ondas de radio potentes y un campo magnético para crear una imagen tridimensional del cerebro. Con esta prueba, el médico puede ver anomalías en el cerebro que podrían ser las que causan tus síntomas.
  • Tomografía por emisión de positrones o tomografía computarizada por emisión de fotón único: En estas pruebas, el médico introduce una pequeña cantidad de sustanciaradioactiva y coloca detectores de emisiones en el cerebro. Una tomografía por emisión de positrones proporciona imágenes visuales de la actividad cerebral. Una tomografía computarizada por emisión de fotón único mide el flujo sanguíneo en diversas regiones del cerebro.

Tratamiento

Este síndrome degenerativo no tiene cura, pero existen varios tratamientos (Getty Images/iStockphoto)
Este síndrome degenerativo no tiene cura, pero existen varios tratamientos (Getty Images/iStockphoto)

No existen tratamientos para curar ni retrasar la evolución de la atrofia cortical posterior. Aunque algunas investigaciones sugieren que los medicamentos que se usan con mayor frecuencia para retrasar la evolución de la enfermedad de Alzheimer pueden ayudar a controlar los síntomas de la atrofia cortical posterior, esto no se comprobó y se requiere más investigación.

Algunas terapias y medicamentos pueden ayudarte a controlar la afección. Las opciones de tratamiento para ayudar a controlar los síntomas de la atrofia cortical posterior pueden incluir lo siguiente:

  • Medicamentos: Es posible que el médico te dé medicamentos para tratar los síntomas, como la depresión o la ansiedad.
  • Fisioterapia, terapia ocupacional o terapia cognitiva: Es posible que estas terapias te ayuden a recuperar o mantener las habilidades que se ven afectadas por la atrofia cortical posterior.

SEGUIR LEYENDO