Qué le pasa a mi cuerpo si tomo vino tinto todos los días antes de comer

Un consumo moderado de vino tinto puede elevar los niveles de lipoproteínas de alta densidad, comúnmente conocidas como colesterol “bueno”

Guardar

Nuevo

Los romanos solían añadir un trozo de pan tostado ("toast") al vino para mejorar su sabor y eliminar la acidez. De ahí proviene la expresión inglesa "to toast" cuando se realiza un brindis. (Imagen: Stock)
Los romanos solían añadir un trozo de pan tostado ("toast") al vino para mejorar su sabor y eliminar la acidez. De ahí proviene la expresión inglesa "to toast" cuando se realiza un brindis. (Imagen: Stock)

El consumo diario de vino tinto puede tener diversas consecuencias en la salud. Entre los posibles beneficios, destacan su contenido en antioxidantes como resveratrol y flavonoides, que podrían contribuir a la reducción del riesgo de enfermedades cardiovasculares. Estos compuestos actúan mejorando la función endotelial y reduciendo la incidencia de eventos de aterosclerosis, según varios estudios.

Además, el vino tinto también contiene polifenoles, que tienen propiedades antiinflamatorias y pueden mejorar la salud del corazón y del sistema circulatorio. Además, se ha sugerido que un consumo moderado de vino tinto puede elevar los niveles de lipoproteínas de alta densidad, comúnmente conocidas como colesterol “bueno”, y reducir los niveles de lipoproteínas de baja densidad o colesterol “malo”.

Las desventajas del consumo de vino tinto

Sin embargo, el consumo habitual de vino tinto no está exento de riesgos. Beber vino tinto diariamente puede llevar a una ingesta excesiva de alcohol, que a su vez se asocia con una variedad de problemas de salud, entre ellos enfermedades hepáticas, hipertensión y aumento del riesgo de ciertos tipos de cáncer, como el cáncer de mama y el cáncer de colon.

El vino tinto es frecuentemente envejecido en barricas de roble, lo cual juega un papel crucial en su desarrollo de sabores y aromas. (iStock)
El vino tinto es frecuentemente envejecido en barricas de roble, lo cual juega un papel crucial en su desarrollo de sabores y aromas. (iStock)

El abuso de alcohol también está vinculado a trastornos del sueño, dependencia del alcohol, deterioro cognitivo y problemas de salud mental, como la depresión y la ansiedad. Además, el aumento de calorías derivadas del alcohol puede contribuir al sobrepeso y la obesidad, factores de riesgo para múltiples enfermedades crónicas.

Tipos y características y con qué acompañarlos

  • Cabernet Sauvignon: Características: Cuerpo robusto, alto contenido de taninos, buena acidez. Aromas y Sabores: Notas de grosella negra, cereza, tabaco, eucalipto y especias. Maridaje: Carnes rojas, cordero, platos con salsas intensas y quesos fuertes.
  • Merlot: Características: Cuerpo medio a robusto, taninos más suaves que el Cabernet Sauvignon. Aromas y Sabores: Notas de ciruela, cereza, chocolate y hierbas. Maridaje: Aves de corral, cerdo, pastas y quesos suaves.
  • Pinot Noir: Características: Cuerpo ligero a medio, taninos suaves, alta acidez. Aromas y Sabores: Notas de fresa, frambuesa, cereza y tierra. Maridaje: Pescados grasos, aves de corral, platos con hongos y quesos suaves.
  • Syrah/Shiraz: Características: Cuerpo medio a robusto, taninos medios a altos. Aromas y Sabores: Notas de mora, ciruela, pimienta negra, aceitunas y especias. Maridaje: Carnes a la parrilla, caza, embutidos y guisos especiados.
  • Malbec: Características: Cuerpo robusto, taninos medios a altos. Aromas y Sabores: Notas de ciruela, mora, cacao y tabaco. Maridaje: Carnes rojas, empanadas, platos picantes y quesos azul.
Asegúrate de que el vino esté a la temperatura adecuada antes de servirlo. El vino tinto generalmente se sirve ligeramente por debajo de la temperatura ambiente, entre 15 y 18 grados Celsius. (Imagen Ilustrativa Infobae)
Asegúrate de que el vino esté a la temperatura adecuada antes de servirlo. El vino tinto generalmente se sirve ligeramente por debajo de la temperatura ambiente, entre 15 y 18 grados Celsius. (Imagen Ilustrativa Infobae)
  • Tempranillo: Características: Cuerpo medio a robusto, taninos medios y acidez balanceada. Aromas y Sabores: Notas de cereza, baya roja, cuero y tabaco. Maridaje: Carnes asadas, jamón ibérico, paellas y quesos manchego.
  • Zinfandel: Características: Cuerpo medio, taninos suaves a medios. Aromas y Sabores: Notas de mora, frambuesa, pimienta y especias. Maridaje: Costillas, pizzas, hamburguesas y platos con salsa barbacoa.
  • Sangiovese: Características: Cuerpo medio a completo, alta acidez, taninos firmes. Aromas y Sabores: Notas de cereza, ciruela, tomate y especias. Maridaje: Platos italianos, pastas con salsa de tomate, carnes rojas y quesos duros.
  • Grenache/Garnacha: Características: Cuerpo medio, taninos suaves, alta acidez. Aromas y Sabores: Notas de fresa, frambuesa, cítricos y hierbas. Maridaje: Platos mediterráneos, estofados, tapas y embutidos.
  • Nebbiolo: Características: Cuerpo robusto, taninos altos, alta acidez. Aromas y Sabores: Notas de cereza, frambuesa, rosa, trufa y alquitrán. Maridaje: Carnes rojas, caza, trufas y platos con salsa de vino.

Para maximizar los posibles beneficios y minimizar los riesgos, los expertos recomiendan que, si se decide consumir vino tinto, este consumo sea moderado. Según las guías internacionales de salud, esto se traduce en hasta una copa al día para las mujeres y hasta dos copas al día para los hombres.

Es importante tener en cuenta que estos beneficios potenciales deben ser equilibrados con una dieta saludable y un estilo de vida activo.

Guardar

Nuevo