Cómo preparar el licuado a base de zarzamoras, rico en colágeno, que ayuda a combatir el dolor muscular

Estas frutas son una fuente significativa de fibra dietética, lo que favorece el funcionamiento del sistema digestivo y contribuye a mantener niveles saludables de colesterol

Guardar

Nuevo

Las zarzamoras, también conocidas como moras, son una excelente adición a la dieta debido a sus numerosos beneficios para la salud. / Shutterstock
Las zarzamoras, también conocidas como moras, son una excelente adición a la dieta debido a sus numerosos beneficios para la salud. / Shutterstock

El dolor muscular, también conocido como mialgia, es una molestia o dolor que se manifiesta en los músculos del cuerpo. Puede estar localizado en un músculo o involucrar varios músculos de una región específica. Este dolor puede variar en intensidad desde un leve malestar hasta un dolor agudo y debilitante.

Y es que los tipos de causas del dolor muscular son diversas. Uno de los motivos más comunes es el esfuerzo físico excesivo o inusual, que puede causar pequeñas lesiones en las fibras musculares, conocidas como microrroturas.

Estas lesiones suelen ocurrir durante actividades que requieren una gran cantidad de fuerza o resistencia, como levantar pesas, correr largas distancias o realizar ejercicios de alta intensidad sin un adecuado calentamiento previo.

Estas lesiones suelen ocurrir durante actividades que requieren una gran cantidad de fuerza o resistencia, como levantar pesas, correr largas distancias o realizar ejercicios de alta intensidad. / (Shutterstock)
Estas lesiones suelen ocurrir durante actividades que requieren una gran cantidad de fuerza o resistencia, como levantar pesas, correr largas distancias o realizar ejercicios de alta intensidad. / (Shutterstock)

Otra causa frecuente es la tensión muscular, resultado de una postura inadecuada o el mantenimiento de una posición fija por períodos prolongados, como estar sentado frente a una computadora. Esto puede llevar a rigidez y dolor en los músculos del cuello, hombros y espalda.

Las lesiones traumáticas, como esguinces o golpes fuertes, también pueden provocar dolor muscular. Además, condiciones médicas subyacentes, como infecciones virales (gripe), enfermedades autoinmunes (lupus) y trastornos neuromusculares (esclerosis múltiple), pueden causar mialgia. También puede ser un síntoma de ciertos medicamentos, especialmente los utilizados para tratar la presión arterial alta y el colesterol alto.

Maneras básicas para su tratamiento

El tratamiento del dolor muscular depende de la causa subyacente. Para el dolor relacionado con el ejercicio, el reposo, la aplicación de hielo y el uso de medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINEs) como el ibuprofeno pueden ser efectivos. La fisioterapia y los masajes también pueden ayudar a aliviar la tensión y mejorar la flexibilidad muscular.

Además, en casos donde el dolor muscular es síntoma de una afección médica más grave, es necesario un diagnóstico adecuado para tratar la causa subyacente. Esto puede incluir la realización de pruebas de sangre, estudios de imagen como resonancias magnéticas o tomografías y, en algunos casos, biopsias musculares.

La prevención del dolor muscular incluye estrategias como el calentamiento y estiramiento antes de la actividad física, mantener una postura adecuada, realizar ejercicios de forma gradual y progresiva, y asegurarse de tener una buena ergonomía en el lugar de trabajo.

En casos donde el dolor muscular es síntoma de una afección médica más grave, es necesario un diagnóstico adecuado para tratar la causa subyacente. / (Imagen Ilustrativa Infobae)
En casos donde el dolor muscular es síntoma de una afección médica más grave, es necesario un diagnóstico adecuado para tratar la causa subyacente. / (Imagen Ilustrativa Infobae)

Es importante consultar a un profesional de la salud si el dolor muscular es persistente, severo, o está asociado con otros síntomas como hinchazón, fiebre, o debilidad, ya que podría ser indicativo de un problema médico más serio.

La fruta violeta, dulcemente irresistible

Las zarzamoras, también conocidas como moras, son una excelente adición a la dieta debido a sus numerosos beneficios para la salud. Son ricas en antioxidantes, en particular antocianinas, que ayudan a combatir el daño celular causado por los radicales libres y pueden reducir el riesgo de enfermedades crónicas como el cáncer y enfermedades cardiovasculares.

Estas frutas son una fuente significativa de fibra dietética, lo que favorece el funcionamiento del sistema digestivo y contribuye a mantener niveles saludables de colesterol. Una dieta alta en fibra también ayuda a controlar el peso, ya que proporciona una sensación de saciedad.

Las zarzamoras están cargadas de vitaminas y minerales esenciales. Son especialmente ricas en vitamina C, que fortalece el sistema inmunológico, mejora la absorción de hierro y promueve la salud de la piel. También contienen vitamina K, vital para la coagulación sanguínea y la salud ósea, y nutrientes como el manganeso, que juega un papel crucial en el metabolismo y la formación de huesos.

Además, su bajo contenido calórico las convierte en una elección saludable para quienes buscan mantener una dieta equilibrada sin añadir muchas calorías. Incorporar zarzamoras en la dieta diaria es una forma deliciosa y nutritiva de mejorar la salud general.

Una receta perfecta contra el dolor

Este licuado de zarzamoras rico en colágeno es la opción perfecta. Combinando la potencia antioxidante de las zarzamoras con los beneficios revitalizantes del colágeno, esta receta no solo es ideal para combatir el dolor muscular, sino que también promueve la salud de la piel, articulaciones y el sistema digestivo.

Combinando la potencia antioxidante de las zarzamoras con los beneficios revitalizantes del colágeno, esta receta es ideal para combatir el dolor muscular. / almendrina
Combinando la potencia antioxidante de las zarzamoras con los beneficios revitalizantes del colágeno, esta receta es ideal para combatir el dolor muscular. / almendrina

Fácil de preparar y lleno de ingredientes naturales, este licuado se convertirá en tu aliado favorito para mantener un bienestar integral.

Ingredientes

  • 1 taza de zarzamoras frescas o congeladas.
  • 1 taza de leche de almendras (puede sustituirse por otra leche vegetal o leche de vaca).
  • 1 cucharada de semillas de chía.
  • 1 porción de colágeno en polvo (sabor natural o cualquier sabor que prefieras).
  • 1 plátano maduro.
  • 1 cucharadita de miel o sirope de agave (opcional).
  • 1/2 taza de hielo (opcional).

Instrucciones

  • Preparación de Ingredientes: Lava bien las zarzamoras si son frescas. Si usas zarzamoras congeladas, no es necesario descongelarlas completamente.
  • Mezcla Inicial: En una licuadora, añade las zarzamoras, la leche de almendras, el plátano y las semillas de chía.
  • Añadir el Colágeno: Añade la porción de colágeno en polvo a la mezcla en la licuadora. Este ingrediente es clave para los beneficios en la piel y las articulaciones, y es útil para combatir el dolor muscular.
Cabe destacar que este licuado es una excelente fuente de antioxidantes, vitamina C, fibra y colágeno. / almendrina
Cabe destacar que este licuado es una excelente fuente de antioxidantes, vitamina C, fibra y colágeno. / almendrina
  • Endulzar al Gusto: Si prefieres un licuado más dulce, añade una cucharadita de miel o sirope de agave.
  • Licuar: Licúa todos los ingredientes a alta velocidad hasta obtener una mezcla suave y homogénea. Si prefieres un licuado más frío y espeso, añade el hielo antes de licuar.
  • Servir: Vierte el licuado en un vaso grande y, si lo deseas, decora con algunas zarzamoras enteras o una pizca de semillas de chía por encima.

Cabe destacar que este licuado es una excelente fuente de antioxidantes, vitamina C, fibra y colágeno. Además, las semillas de chía proporcionan ácidos grasos omega-3 y proteína, lo que contribuye a la reparación muscular y a la salud general.

Guardar

Nuevo