Cártel de La Línea estaría detrás de la muerte de cinco conductores de aplicación en Ojinaga

La Fiscalía apunta al tráfico de migrantes como el posible móvil del crimen

Guardar

Nuevo

Los cuerpos de las víctimas presentaban signos de tortura. (X/@michelleriveraa)
Los cuerpos de las víctimas presentaban signos de tortura. (X/@michelleriveraa)

A pocos días de que fueran encontrados sin vida los cinco conductores de aplicación que habían desaparecido en Ojinaga, Chihuahua, la Fiscalía General del Estado (FGE) compartió los primeros avances en la investigación.

En un breve encuentro con la prensa, el titular de la corporación, César Jáuregui Moreno, explicó que se tiene identificado al grupo criminal de La Línea como el posible responsable de la desaparición y muerte de Fabián Ramos Torres, Abigael Ramos González, Sandra Saláis Calzadíaz, Abigael Ramos Torres y Francisco Flores Hernández.

“Ya con toda la claridad tenemos línea de investigación, tenemos móvil, tenemos grupo delictivo”, explicó Jáuregui la mañana del 10 de junio.

La y los conductores de plataformas digitales desaparecieron el 20 de mayo de 2024. De Sandra Saláis se sabe que su última ubicación conocida fue un autolavado en la ciudad de Ojinaga. Del resto sólo se conoce que también fueron privados de su libertad en el mismo municipio.

Según las declaraciones del fiscal, la principal línea que dirige la investigación apunta a un aparente conflicto por el control de las rutas para el tráfico de personas.

Aparentemente, al menos tres de las víctimas llevaban tiempo dedicándose a transportar personas migrantes desde la capital de Chihuahua hasta Ojinaga, municipio que colinda con Texas.

El tráfico de personas es la principal línea de investigación en el caso de la y los conductores. (Especial)
El tráfico de personas es la principal línea de investigación en el caso de la y los conductores. (Especial)

Las indagatorias apuntan a que los conductores habrían realizado actividades de esta índole sin autorización de La Línea y sin pagarle ninguna cuota al grupo criminal. En una aparente represalia, este brazo armado del Cártel de Juárez decidió ‘levantarlos’ y asesinarlos.

Sus cuerpos fueron localizados la mañana del viernes 7 de junio en el Libramiento Oriente de Chihuahua capital, después de una semana de búsqueda. Todos estaban en estado de descomposición y presentaban quemaduras, golpes, huellas de tortura e impactos de bala.

“Como parte de las investigaciones, peritos realizaron pruebas en odontología, dactiloscopia, entre otras periciales forenses a los cinco cuerpos que presentaban impacto de proyectil de arma de fuego en la base de la bóveda [parte superior] del cráneo”, especificó la Fiscalía en un comunicado.

Agentes de Criminalística de la Fiscalía revelaron al Diario de Juárez que los restos humanos llevaban aproximadamente dos días en estado de descomposición. Además, se especula que las víctimas pudieron haber sido torturadas por varios días.

El 3 de junio la Unidad de Investigación Ministerial de la FGE halló cuatro de los cinco vehículos pertenecientes a las víctimas. Los automóviles estaban en un corralón de las calles Segunda y Degollado, en la colonia Cañada Ancha.

Hasta la mañana del día 11, las autoridades no han anunciado ninguna detención relacionada con el caso, ya que, según el fiscal, se encuentran recabando mayores indicios que les ayuden a encontrar a los responsables.

Guardar

Nuevo