Europea prueba su primera michelada, esta fue su reacción: “Parece una sopa”

La joven extranjera decidió pedir la ya tradicional bebida en uno de los múltiples puestos en nuestro país

Guardar

Nuevo

La reacción de una mujer europea al probar su primera michelada. (Captura TikTok: forbiddenlamp)
La reacción de una mujer europea al probar su primera michelada. (Captura TikTok: forbiddenlamp)

Las micheladas son una de las bebidas más populares y representativas de México, destacándose por su sabor único que combina lo salado, picante y ácido, creando una experiencia incomparable para el paladar. Esta receta, que tiene como base la cerveza, se enriquece con una variedad de ingredientes que varían según la región y los gustos personales, añadiendo a su atractivo un carácter distintivo y versátil.

Los componentes esenciales de una michelada clásica son jugo de limón, sal y una mezcla de salsas, entre las que destaca la inglesa y la salsa picante, de muchos tipos desde Tabasco hasta la clásica marca Valentina. Sin embargo, la creatividad de los mexicanos ha llevado a la incorporación de una amplia gama de ingredientes que enriquecen la bebida, otorgándole complejidad y profundidad de sabor.

El chile en polvo es un aditamento clave que se espolvorea sobre el borde del vaso, previamente humedecido para que se adhiera, proporcionando un toque picante que es sello de la gastronomía mexicana. Las modificaciones y variantes de las micheladas han introducido ingredientes menos convencionales, como dulces, gomitas e incluso camarones, añadiendo capas adicionales de sabor y textura.

En gustos se rompen géneros. La michelada tiene una amplia variedad de formas para prepararse. (Facebook Feria Nacional de la Michelada)
En gustos se rompen géneros. La michelada tiene una amplia variedad de formas para prepararse. (Facebook Feria Nacional de la Michelada)

Las salsas juegan un papel primordial en la preparación de las micheladas, utilizándose no solo las mencionadas anteriormente sino también salsas Maggi y de soya, que aportan un sabor único muy característico. En algunas versiones, se agrega clamato, jugo de tomate condimentado, ampliando la paleta de sabores hacia notas más terrosas y complejas.

La inclusión de dulces y gomitas, a menudo colocados en el borde del vaso o directamente en la bebida, suma un contraste dulce que equilibra el picante y lo salado, ofreciendo una experiencia gastronómica única. Por otro lado, la adición de camarones, ya sea en el borde del vaso o como parte de la bebida, convierte a la michelada en un aperitivo, añadiendo un elemento gourmet y satisfactorio a la experiencia de degustación.

Las micheladas representan un ejemplo emblemático de la innovación y riqueza culinaria de México. La habilidad para mezclar sabores tradicionales con elementos sorprendentes ha elevado a esta bebida a un nivel de reconocimiento y preferencia tanto nacional como internacional, reflejando la creatividad inagotable de la cultura mexicana.

Tantos sabores, la mezcla de los mismos, así como la variedad de colores hacen de la michelada el centro de atención para muchos extranjeros y justamente ese fue el caso de una chica europea, precisamente proveniente de Dinamarca, que decidió probar esta bebida preparada de forma tradicional y debido a la apariencia, primero la comparó con una sopa.

La joven extranjera degustó una tradicional bebida hecha con cerveza Crédito: TikTok: forbiddenlamp

Lo primero que sucedió con la mujer extranjera fue que se sorprendió por lo que “le hicieron” a su cerveza, después probó el dulce del escarchado y desde ese momento comenzó a enchilarse. Pero con los siguientes degustaciones de la bebida fue que finalmente le terminó por gustar y la terminó de una forma que da a entender que realmente le gustó.

Sin embargo, algunos de los internautas le dijeron que debía cuidar su aparato digestivo pues la acidez, el picante y lo irritante de la bebida sólo permitía que tomaras dos o máximo tres antes de sentir algún tipo de malestar.

Española mezcla tequila y cerveza

Otro de los casos de mujeres europeas que tuvieron una anécdota con alguna bebida alcohólica fue el de una española que celebraba su cumpleaños en una de las playas de Nayarit cuando mezcló tequila y cerveza, como era de esperarse, al finalizar el consumo de las dos bebidas inmediatamente le generó una sensación de emborrachamiento, sobre todo porque agitaron su cabeza.