Édgar Millán, el jefe policiaco de García Luna asesinado por “robar” un reloj de Arturo Beltrán Leyva

El reloj del Cártel de Sinaloa tuvo dos momentos claves en la vida de Arturo Beltrán Leyva que marcaron el punto más álgido de la guerra con Joaquín El Chapo Guzmán

Guardar

Nuevo

infobae

El 8 de mayo de 2008 tres sicarios al servicio de Arturo Beltrán Leyva esperaron a Édgar Millán Gómez afuera de una vecindad en el barrio bravo de Tepito; fueron nueve balazos los que acabaron con la vida del jefe interino de la Policía Federal -uno de los hombres más cercanos a Genaro García Luna-, presuntamente por “robar” el reloj favorito de “El Barbas”, el capo que controló Acapulco, la Ciudad de México y Morelos.

Para entender como llegó el reloj de Arturo Beltrán Leyva a las manos del jefe policiaco debemos remontarnos unos meses atrás, específicamente al 28 de marzo de 2008 cuando la entonces Procuraduría General de la República (PGR) publicó la lista de los artículos asegurados durante un operativo a una de las casas de “El Botas Blancas”: los agentes se llevaron joyas, dinero en efectivo, autos, armas y un reloj Dolce & Gabbana; reportaron todo, excepto la pieza favorita del narco valuada en medio millón de dólares.

Según la investigación de Anabel Hernández plasmada en su libro “Las señoras del narco: amar en el infierno”, el reloj de “El Barbas” tenía más de 400 diamantes incrustados y era considerado como un símbolo de poder entre los integrantes del Cártel de Sinaloa, quienes acostumbraban regalárselos con los hermanos Beltrán Leyva y los otros miembros de la Federación para acentuar el estatus en el que se encontraban los líderes.

En esos años la Federación ya se había separado y los Beltrán Leyva entraron en una guerra con su primo, Joaquín El Chapo Guzmán, y con Ismael El Mayo Zambada; en enero de 2008 Alfredo Beltrán Leyva “El Mochomo” fue detenido y el objetivo siguiente era Arturo; quien fuera su aliado, Genaro García Luna -según el juicio en su contra en Estados Unidos-, eligió el bando de El Chapo y a El Mayo. El fin de “El Barbas” llegó hasta diciembre de 2009.

MEXICO, D.F., 09MAYO2008.-  El general Guillermo Galvan, titular de la Secretaria de la Defensa Nacional; el presidente Felipe Calderon y el secretario de seguridad publica federal Gerardo Garcia Luna durante la  ceremonia luctuosa que se realizo en la Secretaria de Seguridad Publica Federal en memoria de Edgar Eusebio Millan Gomez, coordinador general de seguridad regional de la Policia Federal y de los dos agentes de la corporacion Alejandro Gonzalez Garcia y Jose Lopez Alvarez.
FOTO: RODOLFO ANGULO/CUARTOSCURO.COM
MEXICO, D.F., 09MAYO2008.- El general Guillermo Galvan, titular de la Secretaria de la Defensa Nacional; el presidente Felipe Calderon y el secretario de seguridad publica federal Gerardo Garcia Luna durante la ceremonia luctuosa que se realizo en la Secretaria de Seguridad Publica Federal en memoria de Edgar Eusebio Millan Gomez, coordinador general de seguridad regional de la Policia Federal y de los dos agentes de la corporacion Alejandro Gonzalez Garcia y Jose Lopez Alvarez. FOTO: RODOLFO ANGULO/CUARTOSCURO.COM

El funeral de Édgar Millán y la venganza de Arturo Beltrán Leyva

La tarde del 9 de mayo el entonces presidente Felipe Calderón Hinojosa y Genaro García Luna encabezaron una ceremonia de cuerpo presente para reconocer el valor Édgar Millán Gómez: “Trabajaremos de noche y día en este esfuerzo; los arteros ataques no nos van a intimidar”, declaró en ese momento García Luna.

Según el relato de Anabel Hernández, “El Barbas” investigó y supo que el reloj se lo quedó el encargado de la Policía Judicial (como símbolo de poder). Durante el juicio de García Luna en Nueva York, Sergio Villarreal Barragán “El Grande” declaró que Millán Gómez trabajó para el Cártel de Sinaloa, específicamente para la facción bajo el control de El Chapo y El Mayo Zambada.

El reloj del Cártel de Sinaloa tiene otro momento como protagonista: en la captura de “El Mochomo” supuestamente la gente de El Chapo Guzmán le habló al menor de los Beltrán Leyva para avisarle que su regalo de cumpleaños ya estaba en camino, pero necesitaban saber a dónde mandarlo; Alfredo se encontraba con una de sus “novias” en Culiacán, y minutos después de recibir la insignia de poder al interior del cártel, fue capturado por el Ejército Mexicano.

El robo del reloj de Arturo Beltrán Leyva y la captura de su hermano se pagaron el mismo día: el 8 de mayo de 2008 no sólo asesinaron a Édgar Millán en la Ciudad de México; esa tarde un comando vació 500 disparos contra Édgar Guzmán López, el hijo de El Chapo Guzmán; reportes periodísticos señalan que también se usó una bazuka; se le consideró como uno de los eventos más violentos ocurridos en la ciudad. La guerra entre los primos que consolidaron la Federación estaba en su punto más alto.