Desnutrida y con claros signos de estrés, así encontraron a la elefanta Annie en un terreno semiabandonado

El miércoles, Annie, una elefanta africana que habita en un recinto improvisado ubicado en la carretera entre León, Guanajuato y Lagos de Moreno, Jalisco, recibió la visita de médicos veterinarios, quienes confirmaron su mal estado de salud

Guardar

Nuevo

Annie es una elefante africana que se encuentra en una pésima condición de salud y que habita en un recinto improvisado. (Cortesía/Ernesto Zazueta)

Gracias a las redes sociales recientemente se popularizó el caso de Annie, una elefanta africana (Loxodonta africana) que hace algunos años formó parte de la plantilla de un famoso circo, pero luego de que en 2015 el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) aprobara una ley que prohibía el uso de animales en espectáculos circenses, la paquiderma pasó de los reflectores al abandono dentro de un recinto improvisado.

Luego de la presión de la ciudadanía, la Procuraduría Federal del Medio Ambiente (Profepa) en compañía de médicos veterinarios del Zoológico de Guadalajara acudieron al recinto donde Annie está cautiva, sin embargo, la postal con la que se encontraron los especialistas fue desalentadora.

La paquiderma se encontraba amarrada de una pata dentro de lo que Ernesto Zazueta, presidente de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México (AZCARM), calificó como un recinto poco adecuado para ella, ubicado en la carretera entre León, Guanajuato y Lagos de Moreno, Jalisco, México.

Amarrada y bajo mucho estrés

Soto, director del Zoológico de Guadalajara, confirmó el estado de salud de la elefanta Annie. (Cortesía/Ernesto Zazueta)
Soto, director del Zoológico de Guadalajara, confirmó el estado de salud de la elefanta Annie. (Cortesía/Ernesto Zazueta)

En entrevista para Infobae, Zazueta declaró que el animal no vive en un albergue ni en instalaciones adecuadas para ella, pues está contenida con cajas de tráiler. “Por lo pronto se encuentra amarrada de una pata debajo de un tejabán y no está en buenas condiciones de salud, está desnutrida y algo baja de peso”.

Para corroborar estas declaraciones, Zazueta compartió el diagnóstico inicial del veterinario Luis Soto Rendón, director general del Zoológico de Guadalajara, quien dijo que una vez en el sitio, los dueños del recinto solicitaron que únicamente ingresaran los representantes de Profepa.

“Después de cinco horas, los dueños del predio y quien se presentó como nuevo propietario de Annie, nos dejaron ingresar. Una hora después que a Profepa”, añadió Soto.

En cuanto ingresaron al predio, Soto notó que Annie se encontraba nerviosa y poco cooperativa con su manejador y mostraba signos de estrés, “posiblemente porque llevaba varias horas amarrada”.

“El abdomen de Annie estaba distendido y sus heces eran muy pastosas, signo evidente de estrés”, declaró Soto, quien indicó que sólo pudieron realizar una inspección visual del animal, ya que en el recinto de la elefanta no se contaban con las instalaciones seguras para su revisión médica.

“El (equipo del) Zoológico de Guadalajara llevábamos equipo y personal especializado para examinarla pero no era ideal estresarla más, ya que llevaba varias horas amarrada aparentemente en una cancha de frontón que adaptaron como dormitorio”, señaló el director del parque temático.

La elefanta se encontraba desnutrida, baja de peso y con el abdomen distendido. (Cortesía/Ernesto Zazueta)
La elefanta se encontraba desnutrida, baja de peso y con el abdomen distendido. (Cortesía/Ernesto Zazueta)

Aunque no se encuentra en estado crítico, “sí es visible una condición corporal pobre” que, de acuerdo con Soto, puede ser signo de no contar con una dieta óptima de acuerdo a su especie y edad. “Las instalaciones sin duda no cumplen en ningún aspecto los estándares para el cuidado y manejo de elefantes”.

Dentro del recinto improvisado, los especialistas del zoológico tampoco hallaron ni una charca de lodo o agua, elementos que, de acuerdo con Soto, son fundamentales para la hidratación de los elefantes y protección de su piel.

Además de todos estos elementos, los colmillos de Annie “aparentan haber sido cortados de forma incorrecta” y aunque no pudieron acercarse a ver las uñas de las patas debido a que las instalaciones no cuentan con un recinto adaptado que asegure la interacción, pudieron observar que también están desgastadas o “recortadas de manera inapropiada”.

“Al estar sola, Annie no satisface sus requerimientos mínimos de socialización. Los elefantes son animales altamente sociables y su aislamiento va en detrimento de su bienestar”, aclaró Soto.

Asimismo, durante la visita, miembros del Zoológico de Guadalajara trataron de leer el microchip de Annie, sin embargo, no encontraron ninguno.

“En estos momentos la Profepa está terminando la revisión de la documentación completa que deberían tener los propietarios de Annie. Serán las autoridades quienes determinen lo que aplique para proteger y garantizar el trato digno y respetuoso de la elefanta y su destino”, concluyó Soto.

Los posibles destinos de Annie

Una cadena amarrada a una de las patas de Annie le impedía moverse con libertad. (Cortesía/Ernesto Zazueta)
Una cadena amarrada a una de las patas de Annie le impedía moverse con libertad. (Cortesía/Ernesto Zazueta)

Ante el mal estado de salud de Annie, las autoridades del Zoológico de Guadalajara pusieron a disposición de la Profepa y de los propietarios de la elefanta “todo el apoyo técnico, veterinario y logístico además de ofrecer las instalaciones especializadas y adaptadas para el manejo de estos animales con el fin de garantizar su bienestar”, según Soto.

Zazueta indicó que Annie puede ser trasladada tanto al Zoológico de Guadalajara como al de León, en donde ya cuentan con otros ejemplares de elefante africano.

“Ahorita se está trabajando con las autoridades para ver a dónde la van a mandar, pero lo que es un hecho es que la tienen que sacar de ahí porque las condiciones no son las más adecuadas”, dijo Zazueta.

En cuanto a las peticiones de gente en redes sociales de trasladar a la elefanta a Africam Safari, Zazueta dijo que esta institución también pertenece a la AZCARM, por lo que cualquiera de estos lugares (incluido el Zoológico de Guadalajara y de León), serían una buena opción, no obstante, la “ventaja” de los últimos dos parques temáticos es su cercanía.

“Cuentan con instalaciones muy buenas, Guadalajara tiene un lugar precioso, grande y todo. León también cuenta con un muy buen espacio. Los tres poseen las capacidades técnicas, es lo mismo. O sea, es ayuda al final del camino”, agregó Zazueta.

Guardar

Nuevo