Éste es el té antigripal con vitamina C que ayuda con los resfriados y tos

Te damos una sencilla receta para que realices esta bebida desde la comodidad de tu casa

Compartir
Compartir articulo
(Imagen Ilustrativa Infobae)
(Imagen Ilustrativa Infobae)

Durante la temporada invernal, debido a las bajas temperaturas que suelen presentarse en todo el país, se suelen hacer algunas recomendaciones para evitar los resfriados, gripe o tos. Es por ello que aquí te decimos todo lo que debes saber sobre un antigripal con vitamina C que te mantendrá protegido.

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) ha destacado la importancia de la Vitamina C o ácido ascórbico, una vitamina clave para el fortalecimiento del sistema inmunológico. Según esta institución, esta sustancia interviene en variadas funciones orgánicas, por lo que, ante la temporada de fin de año que trae consigo el incremento de casos de enfermedades respiratorias, resulta relevante la preparación de remedios complementarios que puedan contribuir a la prevención de estos cuadros.

Cómo hacer el té antigripal con vitamina C

Una receta de té antigripal puede combinar varios ingredientes conocidos por sus propiedades que podrían ayudar a aliviar los síntomas del resfriado o la gripe.

(Imagen Ilustrativa Infobae)
(Imagen Ilustrativa Infobae)

Según la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, el jengibre es una planta que en la época de frío es recomendable debido a que sus propiedades cítricas ayudan a combatir el resfriado y los síntomas derivado.

Además, tomar té de jengibre es un auxiliar para que el cuerpo se caliente ante los climas gélidos y desintoxica el hígado.

Receta té de jengibre

Ingredientes:

  • 1 litro de agua
  • 2 cm de jengibre fresco pelado y cortado en rodajas
  • 2 palitos de canela
  • La cáscara de 1 limón
  • 2 cucharaditas de miel (o al gusto)
  • El jugo de 1 limón
  • 1 cucharadita de cúrcuma en polvo (opcional)
  • Un pellizco de pimienta negra molida (opcional)
(Imagen Ilustrativa Infobae)
(Imagen Ilustrativa Infobae)

Instrucciones:

  1. En una olla, lleva el agua a ebullición.
  2. Añade el jengibre cortado en rodajas y los palitos de canela.
  3. Reduce el fuego y deja que hierva a fuego lento durante unos 10-15 minutos para que los sabores se infundan en el agua.
  4. Si lo deseas, puedes agregar la cúrcuma en polvo y la pimienta negra en este punto. La cúrcuma es conocida por sus propiedades antiinflamatorias y la pimienta negra ayuda a absorber la curcumina.
  5. Retira del fuego y agrega la cáscara de limón. Deja que repose unos minutos.
  6. Cuela para eliminar los sólidos y sirve en tazas.
  7. Exprime el jugo de un limón y añádelo al té.
  8. Endulza con miel al gusto.
Una imagen cautivadora de raíces de jengibre, planta medicinal con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y digestivas. Utilizado para tratar náuseas, vómitos, mareos, dolor menstrual, indigestión e inflamación. Además, una especia culinaria apreciada por su sabor único. (Imagen ilustrativa Infobae)
Una imagen cautivadora de raíces de jengibre, planta medicinal con propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y digestivas. Utilizado para tratar náuseas, vómitos, mareos, dolor menstrual, indigestión e inflamación. Además, una especia culinaria apreciada por su sabor único. (Imagen ilustrativa Infobae)

Este té puede proporcionar un efecto reconfortante y ayudar con la congestión, la garganta irritada y otros síntomas del resfriado. Además, el limón aporta vitamina C y el jengibre tiene propiedades expectorantes y antiinflamatorias. La miel suaviza la garganta y puede tener propiedades antimicrobianas.