Turista de CDMX sufrió un ataque de cocodrilo en ciénega de Sisal

Joel J. P. decidió refrescarse en un estanque de una zona de manglares sin saber que su vida corría peligro

Guardar

Nuevo

(Foto: X)
(Foto: X)

Un cocodrilo atacó a un turista de la Ciudad de México en el puerto de Sisal, uno de los destinos playeros más importantes del estado de Yucatán.

De acuerdo con las autoridades, el incidente ocurrió cerca de las 15:00 horas de este 20 de noviembre, cuando la víctima, identificada como Joel J. P., se encontraba realizando actividades de ecoturismo junto a sus amigos.

Sin embargo, el visitante decidió meterse a nadar a un estanque junto a la ciénega, en una zona de manglares, según él para refrescarse, cuando sufrió la poderosa mordida de reptil en su pierna derecha.

Inmediatamente sus acompañantes fueron a su auxilio, y de milagro, pudieron liberarlo y ponerlo a salvo, mientras que el ejemplar se retiró.

(Foto: especial)
(Foto: especial)

Al lugar arribaron paramédicos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), quienes indicaron que por las heridas que presentaba no corría en riesgo su vida. No obstante, fue trasladado a un hospital de la ciudad de Mérida para una mejor atención médica.

Las autoridades acordonaron la zona y recomendaron a los turistas no ingresar a ningún estanque o la ciénega, debido a que es el hábitat natural de los cocodrilos en la zona.

Pero usuarios en redes aseguraron que en el lugar no hay letreros u otros avisos que indiquen sobre la presencia de cocodrilos.

De acuerdo con el biólogo Paulino Ponce Campos, del Grupo Nacional de Expertos en Cocodrilos en México, de las 23 especies que existen a nivel mundial, en el país se tiene presencia de tres: el moreletii o de pantano, el acutus o de río y el caimán.

Imagen aérea de Sisal, Yucatán (Foto: Sectur)
Imagen aérea de Sisal, Yucatán (Foto: Sectur)

La estadística de Paulino revela que en los últimos 64 años se han registrado más de 400 ataques a humanos en el país y estima que apenas el 18 por ciento han sido fatales. El común denominador de estos ataques es que las personas invadieron el hábitat natural del animal.

Aunque el cocodrilo acutus es el que históricamente más ataque ha protagonizado, tiene evidencia de que últimamente el moreletii está produciendo más agresiones.

Los cinco estados que más ataques de cocodrilos a humanos reportan son: Jalisco, Quintana Roo, Oaxaca, Tamaulipas y Guerrero.

Sin embargo, entidades como Guanajuato, dice, es un ejemplo de que las personas liberan cocodrilos fuera de su hábitat porque ahí se han reportado la presencia de ejemplares aunque no es zona de distribución de estos reptiles.

Enfatizó la importancia de no satanizar a los cocodrilos, pero sí entender que se trata de animales especializados en emboscar y morder, son depredadores tope cuya naturaleza es sumergirse en el agua y sellar completamente sus fauces

¿Qué hacer ante el ataque de un cocodrilo?

La serenidad del agua es interrumpida por la presencia imponente de cocodrilos y yacarés, ejemplares de la fauna local. Estos reptiles, fundamentales para el ecosistema, merecen nuestro cuidado y protección. (Imagen ilustrativa Infobae)
La serenidad del agua es interrumpida por la presencia imponente de cocodrilos y yacarés, ejemplares de la fauna local. Estos reptiles, fundamentales para el ecosistema, merecen nuestro cuidado y protección. (Imagen ilustrativa Infobae)

De acuerdo a Florida Fish and Wildlife Conservation Commission, si una persona se encuentra en el agua y hay un cocodrilo cerca, en lugar de perder el tiempo intentando cerrar la mandíbula del depredador, es mejor comenzar a gritar y a salpicar para confundir al animal.

Otra alternativa durante un ataque de cocodrilo es intentar golpearlo en la nariz debido a que es una zona muy sensible para ellos. Tratar de encajar el dedo pulgar en el ojo del reptil es también una forma eficaz para detenerlo.

Además, es posible fingir estar muerto cuando un cocodrilo va a atacar, ya que estos animales sueltan a su presa cuando ésta termina inmóvil y muerta, para así acomodarse y morder su garganta, lo que podría brindar un poco de tiempo adicional para huir del animal.

¿

Guardar

Nuevo