Así puedes evitar dañar tus aparatos electrónicos por una sobrecarga

En casos extremos, pueden representar un riesgo para la seguridad en el hogar

Guardar

Nuevo

Una vista abrumadora de enchufes eléctricos saturados, un peligroso escenario de sobrecarga energética en espacios estrechos. La importancia de la seguridad eléctrica en la vida cotidiana. - (Imagen ilustrativa Infobae)
Una vista abrumadora de enchufes eléctricos saturados, un peligroso escenario de sobrecarga energética en espacios estrechos. La importancia de la seguridad eléctrica en la vida cotidiana. - (Imagen ilustrativa Infobae)

Las sobrecargas eléctricas pueden instantáneamente sobrecargar y producir cortocircuitos en aparatos electrónicos del hogar o conectados a la pared.

Cuando conectamos múltiples aparatos eléctricos en nuestro hogar es importante tener en cuenta cómo interactúan entre sí. Algunos aparatos pueden interferir con otros y en casos extremos representan un riesgo para la seguridad.

¿Qué es una sobrecarga eléctrica?

Una sobrecarga eléctrica es un flujo de corriente excedente con relación a la carga eléctrica de funcionamiento habitual; un exceso de carga que pasa a través de los conductores y circuitos puede llegar a exceder la capacidad del sistema.

Existen dos tipos:

- Transitorias. Duran mili segundos.

- Continuas. Causada por una mala instalación.

Nunca conectar juntos

Gran consumo de energía. Como los electrodomésticos de cocina (licuadora, horno de microondas, olla de cocción, cafetera, licuadora); secadores de pelo o calentadores eléctricos. Estos dispositivos sobrecargan los circuitos eléctricos si se conectan conjuntamente.

Sensibles a variaciones de voltaje. Como computadoras, televisores, pantallas y equipos de sonido; conectarlos en un enchufe junto con aquellos que generan cambios repentinos de energía, como refrigeradores o máquinas de lavado, puede dañar los componentes internos y acortar su vida útil.

Aparatos incompatibles. Algunos son incompatibles entre sí debido a la frecuencia o al tipo de corriente que usan; los hay diseñados para países con un voltaje de 110 V que pueden averiarse si se conectan a un tomacorriente de 220 V; en ocasiones generan interferencias eléctricas o electromagnéticas que pueden afectar el funcionamiento de dispositivos cercanos.

Cables de alimentación dañados. A la hora de conectar diferentes aparatos juntos, si un cable está dañado o desgastado, puede representar un peligro de incendio o una descarga eléctrica.

Conectar en un circuito sobrecargado. Los circuitos eléctricos caseros están diseñados para soportar una cierta cantidad de carga, si se conectan demasiados aparatos en un mismo circuito se sobrecarga, lo que puede llevar a un corte de energía o un incendio.

Una vista abrumadora de enchufes eléctricos saturados, un peligroso escenario de sobrecarga energética en espacios estrechos. La importancia de la seguridad eléctrica en la vida cotidiana. - (Imagen ilustrativa Infobae)
Una vista abrumadora de enchufes eléctricos saturados, un peligroso escenario de sobrecarga energética en espacios estrechos. La importancia de la seguridad eléctrica en la vida cotidiana. - (Imagen ilustrativa Infobae)

¿Cómo detectar una sobrecarga eléctrica?

- Luces empiezan a atenuarse. La iluminación empieza a parpadear y atenuarse.

- Zumbidos. Escuchar un zumbido u hormigueo en las conexiones o tomacorrientes, el flujo de electricidad debe ser suave, sin ruido.

- Olor a quemado. Proviene de las conexiones, debe apagarse de inmediato y llamar al electricista.

- Enchufes calientes. Tener cuidado cuando estén calientes al tacto o lucen descoloridos.

- Falta de potencia o funcionamiento incorrecto. El equipo, dispositivo o maquinaria pueden tener dificultades para encender, arrancar o permanecer encendidos.

Causas de las sobrecargas eléctricas

Demasiados dispositivos enchufados en un circuito.

• Tener conectados varios dispositivos eléctricos similares al mismo tiempo.

Fusibles defectuosos.

• Dispositivos que consumen mucha energía.

• Conexiones o fusibles antiguos (son más propensos a quemarse).

• Uno o dos circuitos controlen la carga (típico en casas antiguas).

• El aislamiento o cables deteriorados o rotos.

(Imagen Ilustrativa Infobae)
(Imagen Ilustrativa Infobae)

Sigue estas recomendaciones

- Para proteger aparatos delicados es recomendable utilizar supresores de picos para que regulen el flujo de electricidad.

- Leer las especificaciones técnicas de los aparatos, tener en cuenta estas consideraciones antes de conectarlos en conjunto.

- Evitar enchufar en el mismo circuito o utilizar protecciones adicionales como reguladores de voltaje para garantizar un suministro de energía estable.

- Revisar regularmente los cables y sustituir los que presenten deterioro.

- Evitar enrollar cables eléctricos juntos, ya que esto puede generar calor y provocar un cortocircuito.

- Distribuir la carga eléctrica adecuadamente y evitar conectar varios aparatos de alto consumo en un mismo circuito.

- No utilizar extensiones de forma recurrente, un enchufe de pared siempre será una mejor opción a utilizar una extensión.

- Instalar un pararrayos, para regular los niveles de tensión.

¿Cómo solucionarlo?

La solución es simple:

- Distribuir la conexión de los dispositivos en varios circuitos o enchufes.

- Reemplazar el fusible.

- Volver a encender todo.

Guardar

Nuevo