Cómo fue el triste rescate de una tigresa de bengala que sobrevivió a fracturas y atrofia muscular

Los veterinarios descubrieron que la felina tiene 10 fracturas que no sanaron correctamente, lo que redujo su movilidad y provocó que los músculos de sus patas se atrofien

Compartir
Compartir articulo
La tigresa de ocho meses de edad fue rescatada de un recinto privado; exámenes médicos revelaron que tiene 10 fracturas que no sanaron. (Captura de pantalla/Facebook/Oakland Zoo)
La tigresa de ocho meses de edad fue rescatada de un recinto privado; exámenes médicos revelaron que tiene 10 fracturas que no sanaron. (Captura de pantalla/Facebook/Oakland Zoo)

El tigre de bengala (Panthera tigris tigris) es catalogado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como una especie en peligro de extinción, sin embargo, existen ejemplares alrededor del mundo que son mantenidos en cautiverio por personas que los consideran una “mascota exótica”.

Tal fue el caso de una hembra de ocho meses que fue rescatada de una propiedad privada ubicada en la zona oeste de Estados Unidos la tarde del 22 de febrero. Autoridades del California Department of Fish and Wildlife (CDFW) aseguraron al exótico animal y lo trasladaron a las instalaciones del Zoológico de Oakland para una valoración médica.

Tras los exámenes veterinarios, los especialistas determinaron que la tigresa sufrió múltiples fracturas, mismas que le provocaban dolor y redujeron su movilidad, hecho que condujo más tarde a que los músculos de sus patas se atrofiaran. El animal permanecerá dentro de la clínica hasta que se recupere por completo y una vez sea dada de alta vivirá en un centro especializado en el cuidado de grandes felinos.

Heridas que podrían dejar graves secuelas

Los veterinarios del zoológico trabajan para darle a la tigresa una buena calidad de vida.
Los veterinarios del zoológico trabajan para darle a la tigresa una buena calidad de vida.

En un comunicado, representantes del Zoológico de Oakland, de California, EEUU, dieron a conocer la tarde del 22 de febrero la historia de una tigresa de ocho meses de edad que vivió en una “instalación privada” ubicada en el oeste del país.

Tras asegurarla, los agentes del CDFW la trasladaron al Hospital Veterinario del Zoológico de Oakland, donde le fue realizado un examen físico “exhaustivo”, una tomografía computarizada y numerosos análisis de sangre.

Tras los exámenes médicos, los veterinarios llegaron a la conclusión de que el ejemplar tenía 10 fracturas patológicas que no sanaron adecuadamente, por lo que sufría dolor intenso y falta de movilidad, misma que provocó una atrofia muscular del 50% en sus piernas.

Para tratar con estos problemas, los veterinarios le administraron nutrientes y analgésicos con la esperanza de ayudar a que su dolor disminuyera.

Una vez sea dada de alta, la tigresa vivirá en un santuario especializado en grandes felinos.
Una vez sea dada de alta, la tigresa vivirá en un santuario especializado en grandes felinos.

Ryan Sadler, veterinario principal del zoológico declaró que ha tratado más de 100 casos de grandes felinos rescatados y que el tipo de lesiones que presenta la tigresa de ocho meses “pueden provocar” problemas médicos “de por vida”.

Por el momento, el equipo médico del hospital veterinario intenta aumentar los niveles de calcio y el crecimiento muscular de la felina, procedimiento que puede tomar de varias semanas a meses.

Las autoridades del parque temático indicaron que una vez que sus huesos tengan suficiente calcio, trabajarán de la mano con cirujanos del zoológico para conocer el futuro de la rehabilitación del ejemplar y están seguros de que, aunque le tome tiempo, se recuperará por completo.

“Ver a este tigre joven soportando un sufrimiento tan obvio es extremadamente difícil. Ningún animal debería experimentar la vida de esta manera. Estamos agradecidos de desempeñar un papel que le da esperanza para días mejores en el futuro”, declaró Nik Dehejia, director ejecutivo del zoológico.

Las autoridades trabajan para darle un futuro brillante

Tras realizarle exámenes médicos, los veterinarios del zoológico determinaron que sufre atrofia muscular en sus patas.
Tras realizarle exámenes médicos, los veterinarios del zoológico determinaron que sufre atrofia muscular en sus patas.

Tanto las fracturas mal tratadas como la atrofia muscular y el dolor que siente, le impide a la felina realizar comportamientos naturales, tales como correr y trepar, por lo que los médicos del zoológico hacen todo lo posible por mejorar su situación a través de un “enriquecimiento especializado”.

Alex Herman, vicepresidenta de servicios veterinarios del Zoológico de Oakland declaró en entrevista para la agencia de noticias Associated Press (AP) que “si las cosas van bien, probablemente dentro de un mes podrán ver si su esqueleto recuperó los niveles de calcio correctos y verán si necesita una intervención quirúrgica”.

Herman aclaró que si las cosas salen bien, si puede moverse con normalidad y su calidad de vida es buena, entonces encontrará un hogar permanente dentro de un santuario acreditado, donde podrá recibir todas las atenciones necesarias; mientras, todos los involucrados trabajarán en conjunto para asegurarle un “futuro brillante”.

En el comunicado, las autoridades del zoológico aclararon que debido al caso legal en curso, no podrán proporcionar detalles sobre su historial antes de pasar a su cuidado, pero que cuando se recupere por completo y reciba el alta médica, será trasladada a un centro autorizado especializado en el cuidado de grandes felinos.

Con información de Associated Press