El santuario de las segundas oportunidades para perros ancianos

Russell Clothier fundó Shep’s Place al ver que dentro del refugio en el que trabajaba se adoptaban menos a los perros de edad avanzada que a los miembros más jóvenes de su especie

Compartir
Compartir articulo
Shep's Place recibió a su primer perro en abril de 2019 y desde entonces le ha dado la mejor calidad de vida posible a todos los canes que recibe. (Instagram/shepsplaceseniordogsanctuary)
Shep's Place recibió a su primer perro en abril de 2019 y desde entonces le ha dado la mejor calidad de vida posible a todos los canes que recibe. (Instagram/shepsplaceseniordogsanctuary)

El otrora profesor de ciencias y antiguo trabajador de un refugio canino, Russell Clothier, a menudo se enteraba de historias de mascotas que vivieron durante 10 años o más dentro de un hogar y que al envejecer fueron entregadas por sus dueños a un albergue.

El hombre notó que dentro del refugio canino donde trabajaba, las familias preferían adoptar a perros jóvenes en lugar de darle una oportunidad a los de edad avanzada.

Preocupado por esta situación, Clothier y su esposa Ann, adoptaron a Shep, un beagle de 10 años que fue encontrado en las calles de Independence, en Misuri, Estados Unidos, dos años atrás.

El perro era lento y silencioso, cualidades que provocaron que las familias que buscaban adoptar a una nueva mascota ignoraran por completo a Shep.

Pero tras llegar a su nuevo hogar, Shep le demostró a su nueva familia que todavía tenía muchas cosas que ofrecer. Su espíritu amable y “absoluta bondad” los inspiró a abrir un lugar que acoja a perros en la misma situación que él, según información disponible en el sitio web del santuario.

En abril de 2019, Clothier abrió las puertas de Shep’s Place Senior Dog Sanctuary, un santuario para perros de edad avanzada del área de Kansas City, Estados Unidos. El albergue está ubicado en la ciudad de Independence, en Misuri y cuenta con una hectárea y media de terreno donde los canes pueden corretear y vivir el resto de sus días.

Aunque Shep falleció en octubre de 2020 a los 12 años de edad, su legado continúa y sus dueños reciben a perros ancianos que necesiten de una segunda oportunidad de vida.

Un lugar lleno de perros como Shep

Shep, el beagle que inició todo falleció en octubre de 2020, pero dejó un legado que le cambió la vida a decenas de perros. Instagram/shepsplaceseniordogsanctuary)
Shep, el beagle que inició todo falleció en octubre de 2020, pero dejó un legado que le cambió la vida a decenas de perros. Instagram/shepsplaceseniordogsanctuary)

Shep’s Place se enfoca principalmente en perros que ya han esperado encontrar una familia durante algún tiempo dentro de otro refugio o centro de rescate. La organización detalla que no acepta perros directamente del público y que sólo reciben a perros que se encuentren dentro de un radio de 100 millas (160 kilómetros) de su ubicación, pues necesitan conocer a los canes antes de llevarlos a sus instalaciones.

El sitio web de Shep’s Place informa que legalmente pueden acoger hasta 20 perros, pero debido a que la casa en la que se hospedan es “bastante pequeña” y porque quieren que los canes y voluntarios estén lo “más cómodos posible” se limitan a cuidar de 8 cánidos a la vez.

Shep’s Place recalca que no es un refugio enfocado en encontrarle un hogar nuevo a los perros que recibe, sino que busca darles la mejor calidad de vida posible hasta sus últimos días. Durante el día, los canes son libres de deambular por la casa, jugar, dormir, o pasar el rato con los voluntarios y otros habitantes del santuario.

En la actualidad, algunos de los perros residentes del santuario son Tiny Tim, un rottweiler de 9 años que ama salir de paseo y perseguir pelotas, Roscoe III, un boxer de 12 años que fue entregado por su antiguo dueño a un albergue local, Murphy, un afectuoso pitbull de 9 años al que la organización se refiere como “un gran amorcito”, JJ, mestizo de labrador al que le encanta estar alrededor de otras personas y animales y Hope, que con 15 años de edad es la residente más longeva del albergue.

Shep’s Place, hogar de decenas de historias

Sugar, la perrita diabética abandonada, fue rescatada y atendida por Shep's Place. (Instagram/shepsplaceseniordogsanctuary)
Sugar, la perrita diabética abandonada, fue rescatada y atendida por Shep's Place. (Instagram/shepsplaceseniordogsanctuary)

En febrero de 2022 se popularizó la noticia de Sugar, una perra diabética de 12 años que fue encontrada dentro de una caja de cartón abandonada detrás de un supermercado en Dakota del Norte.

Clothier relató al medio estadounidense KMBC News que los antiguos dueños de la perra probablemente notaron que estaba enferma y al ver que no podían pagar el tratamiento médico, la abandonaron con esperanzas de que alguien la encontrara y pudiera cuidar de ella.

Shep’s Place la recibió y la llevó al veterinario, donde le pronosticaron un buen futuro una vez sus niveles de azúcar en sangre fueran controlados.

Rochelle Clark, veterinaria encargada del caso de Sugar declaró que la pequeña perra fue encontrada “justo a tiempo”, pues su condición la habría matado en “sólo un par de días”.

Tras recuperarse, Sugar fue recibida en un hogar de acogida que cuidará de ella el resto de su vida.