¿Qué son los fosas? Conoce al depredador que es el enemigo número uno de los lémures

La película animada de 2005, Madagascar, popularizó a los fosa luego de que fueran retratados como los villanos principales de la cinta

Compartir
Compartir articulo
El Cryptoprocta ferox, o fosa, es el depredador más grande de Madagascar y el enemigo número uno de los lémures. (Ran Kirlian/WikiCommons)
El Cryptoprocta ferox, o fosa, es el depredador más grande de Madagascar y el enemigo número uno de los lémures. (Ran Kirlian/WikiCommons)

El Cryptoprocta ferox, mejor conocido como fosa, es un depredador nativo de la isla de Madagascar, en África, perteneciente a la familia de los eupléridos, mamíferos integrantes del orden Carnivora y endémicos del país insular africano.

Gracias a la ausencia de otros mamíferos carnívoros en Madagascar, el fosa es el depredador más grande del país africano y el enemigo número uno de los lémures, que son parte principal de la dieta de éstos animales.

El fosa fue formalmente descrito por primera vez en 1833 por Edward Turner Bennett, médico, zoólogo y escritor inglés encargado de establecer la Sociedad Zoológica de Londres.

Al inicio, Bennett clasificó al fosa como un tipo de civeta, un mamífero pequeño nativo de Asia y África que comparte cierto parecido con éstos animales, y no fue hasta 1939 que el paleontólogo y zoólogo estadounidense, William King Gregory lo colocó dentro de su propia subfamilia.

Los fosas son muy similares a los grandes felinos, pero tienen un cuerpo esbelto, extremidades musculosas, una larga cola y su cabeza es parecida a la de las mangostas, un mamífero carnívoro nativo de África, Asia y Europa que es inmune al veneno de la cobra real.

Un ano “oculto” y un olor desagradable, curiosidades de los fosa

Su nombre científico hace referencia a que su ano está oculto dentro de una bolsa. (Instagram/Chester Zoo)
Su nombre científico hace referencia a que su ano está oculto dentro de una bolsa. (Instagram/Chester Zoo)
  • Su nombre científico, Cryptoprocta ferox, está inspirado en cómo su ano está “escondido” dentro de una “bolsa” y proviene del griego crypto (oculto) y procta (ano). Mientras que ferox hace referencia a su alto nivel de ferocidad.
  • Los fosa se comunican en gran medida a través del olor. Estos animales cuentan con glándulas de olor debajo de la base de la cola y en el pecho, que utilizan para marcar el territorio por el que pasan con la finalidad de informar a los otros miembros de su especie por donde han estado y para seguirse entre ellos. Los nódulos desprenden un fuerte y desagradable olor cuando se sienten amenazados.
  • Los fosa realizan un extraño ritual de apareamiento. La hembra ocupa un lugar en la copa de un árbol y espera a que los machos en tierra compitan por llegar a la cima. Una vez que la cópula termina, una nueva miembro de la especie toma su lugar. Los mismos árboles pueden utilizarse varias veces al año.
  • El fosa es el mayor mamífero terrestre endémico que existe en Madagascar y el único capaz de cazar lémures adultos, quienes pueden pesar hasta el 90% del peso de un fosa promedio.
  • Cuando no están en época de apareamiento, los fosas son animales muy solitarios. Patrullan y defienden sus territorios sin compañía alguna.
  • Su periodo de gestación es de 3 meses y generalmente tienen camadas de dos a seis crías.
  • La mangosta moderna y el fosa evolucionaron a partir del mismo ancestro, que llegó a Madagascar hace 21 millones de años.
  • Los fosas se popularizaron por ser el villano principal de la película animada de 2005 titulada Madagascar.

Una especie vulnerable

El 90% del hábitat forestal de los fosas ha desaparecido a causa de la deforestación. (Ran Kirlian/WikiCommons)
El 90% del hábitat forestal de los fosas ha desaparecido a causa de la deforestación. (Ran Kirlian/WikiCommons)

La especie fue declarada vulnerable por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) en 2008 y se estima que hoy en día existen aproximadamente 2.500 ejemplares en libertad.

De acuerdo con una investigación realizada por científicos de la Universidad de Cambridge, la deforestación ha reducido el bosque primario de Madagascar a menos del 10 por ciento. La tala selectiva de maderas preciosas como el palo de rosa representa una amenaza para el hábitat de los fosa.

Además de la grave deforestación de su hábitat natural, el Zoológico de San Diego menciona en su sitio web que los fosas tienen la carga de poseer una mala reputación entre los habitantes de Madagascar, quienes los ven como alimañas y depredadores de sus animales de granja.