TOP | 5 títulos modernos que apelaron al factor nostalgia como Dead Cells

Nada vende mejor que la nostalgia, lo sabemos bien, pero eso no significa que no haya grandes juegos como Sea of Thieves que hagan buen uso de este noble potenciador de ventas

Guardar

Nuevo

Yooka-Laylee, uno de los juegos que apela a la nostalgia.
Yooka-Laylee, uno de los juegos que apela a la nostalgia.

La nostalgia es un sentimiento tan ambivalente como maravilloso. Puede hacernos recordar con cariño juegos mediocres como si hubieran sido fantásticos y hacernos volver a jugarlos una y otra vez. También puede hacernos comprar juegos similares, aquellos que evocan esos “tiempos mejores” ya sea porque están homenajeando los clásicos o porque directamente traen del olvido a esos queridos personajes. Con la pronta salida de la versión física de Dead Cells: Return to Castlevania, aprovechamos para recomendarte cinco juegos modernos que aprovechan el factor nostalgia para potenciar sus ventas.

Sea of Thieves: The Legend of Monkey Island, de Rare
Sea of Thieves: The Legend of Monkey Island, de Rare

Sea of Thieves: The Legend of Monkey Island

Rare y Lucasfilm Games nos traen esta colaboración que, de un día para el otro, está llevando cientos de miles de nuevos piratas al siempre fresco Sea of Thieves. Y es que no hay encanto mayor que poder recorrer las callecitas de Mêlée Island, deliciosamente recreadas con el motor del juego, en busca del paradero del legendario Guybrush Threepwood y enfrentarnos cara a cara con el mismísimo Capitán LeChuck.

Sea of Thieves: The Legend of Monkey Island es una nueva expansión narrativa que consta de tres episodios que irán saliendo mensualmente, serán absolutamente gratuitos y contarán un arco argumental nuevo. Si todavía no probaron este fantástico juego de piratas y son usuarios de Game Pass, este es el mejor momento para reclutar una tripulación de amigos y aventurarse a estos mares turbulentos.

Double Dragon Gaiden: Rise of the Dragons, de Secret Base.
Double Dragon Gaiden: Rise of the Dragons, de Secret Base.

Double Dragon Gaiden: Rise of the Dragons

Los amantes de los beat ‘em up estamos de parabienes, no solo porque venimos recibiendo grandes exponentes del querido género, sino porque estamos volviendo a revivir las franquicias clásicas. Y si hablamos de pelearnos contra el barrio entero no podemos dejar de pensar en Double Dragon que, junto con Final Fight, fue una de las sagas responsables de popularizar los juegos cooperativos centrados en reventar enemigos con nuestras propias manos.

Double Dragon Gaiden: Rise of the Dragons es un beat ‘em up que cumple en todos los frentes. Tiene más de diez personajes desbloqueables, golpes especiales, combos, misiones secundarias, un sistema de progresión basado en comprar mejoras y un abanico de opciones de accesibilidad nunca antes visto. Es nostalgia de la buena, con mejoras de calidad de vida y un factor de rejugabilidad altísimo.

Mortal Kombat 11, de NetherRealm Studios.
Mortal Kombat 11, de NetherRealm Studios.

Mortal Kombat 11

NetherRealm Studios sabe cómo capitalizar la nostalgia, lo viene haciendo desde hace años y le sale muy bien. El último Mortal Kombat no es la excepción, no solo se trata de un juego de peleas fantástico, frenético y espectacular, sino que nos permite jugar con algunos de los personajes más emblemáticos de la cultura popular de los ochentas y noventas.

Ya Mortal Kombat 9 supo tener a Freddy Krueger como luchador, luego Mortal Kombat X nos vendió DLC de Jason Voorhees, Leatherface, Alien y Predator. Pero Mortal Kombat 11 perfeccionó la fórmula con versiones hyper realistas de personajes verdaderamente inesperados como Rambo, el Terminator T-800 y hasta el mismísimo RoboCop. ¿Quién en su sano juicio puede negarse a jugar con héroes de este calibre? Lo mejor de todo es que cada uno pelea con un estilo fiel a la obra original, desde el armamento clásico de Rambo hasta el peso de los dos cyborgs más importantes del cine: son absolutamente irresistibles.

Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge, de Dotemu.
Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge, de Dotemu.

Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge

En uno de los puestos anteriores hablamos de Double Dragon y, si hablamos de beat ‘em up, por más que hayan pasado más de treinta años desde su momento de gloria, los juegos de las Tortugas Ninja siempre seguirán siendo referente y un bastión indiscutido de nostalgia. Por eso, cuando nos enteramos que sería Dotemu el estudio responsable de traerlas de vuelta a la vida los más viejitos saltamos de alegría.

Teenage Mutant Ninja Turtles: Shredder’s Revenge es el ejemplo de cómo aprovechar la nostalgia para entregar un producto de calidad, sin perder la esencia y elevando la vara para el género en general. No solo tiene un apartado técnico brillante, se juega de maravillas y está repleto de momentos hilarantes que serán la delicia de los fanáticos de todo el mundo. Con un hermoso mapa de mundo, misiones secundarias y personajes desbloqueables, el juego de las tortugas es una compra obligada para pasarla bien con amigos.

Yooka-Laylee, de Playtonic Games.
Yooka-Laylee, de Playtonic Games.

Yooka-Laylee

Los plataformeros 3D son parte de un género que siempre causó polémica. Desde que pasó su apogeo en plataformas de 64 y 128 bits vienen sobreviviendo en buena parte gracias al factor nostalgia. Sin importar cuán buenos sean, suelen ser rechazados por los puristas de Super Mario, que solo ven la magia en los títulos de la saga de Nintendo y los que siguen pensando que son cosa de niños.

Sin embargo, hay juegos como Yooka-Laylee que no solo apelan a la nostalgia para potenciar su atractivo, sino que la abrazan y la satirizan para el disfrute del público en general. Playtonic Games está formado por ex Rare, responsables de traernos Banjo-Kazooie y nos lo hacen saber en cada momento. No solo por el humor ácido y los deliciosos guiños, sino por su exquisito diseño de mundos y esa magia que solo Chris Sutherland puede garantizar. ¿No lo conocen? ¡Vayan ahora mismo a jugarlo!

Seguir leyendo

Guardar

Nuevo

Más Noticias

MÁS NOTICIAS