“Me separé, tengo hijos y este libro no me va a ayudar”: humor ácido para perdonarse algunos errores de crianza

Esteban Menis y Julieta Wagner están en pareja desde 2015. Viven en casas distintas y durante la pandemia se mandaban dibujos como método alternativo (y más divertido) de comunicación. Cómo nació el proyecto en el que proponen una mirada menos solemne sobre el cuidado de los hijos.

Guardar

Nuevo

Esteban Menis y Julieta Wagner con un ejemplar de “Me separé, tengo hijos y este libro no me va a ayudar” (Instagram @estebanmenis)
Esteban Menis y Julieta Wagner con un ejemplar de “Me separé, tengo hijos y este libro no me va a ayudar” (Instagram @estebanmenis)

Para muchas parejas, la convivencia durante la pandemia fue un período complicado. Estar las 24 horas del día con la misma persona, por más amor que exista, no es fácil para nadie. Pero quienes también sufrieron los primeros meses de la cuarentena fueron las parejas que vivían en casas separadas.

Para sobrellevar ese momento, la directora de arte Julieta Wagner y el actor, director e influencer Esteban Menis no tuvieron mejor idea que mandarse dibujitos como método alternativo (y más divertido) de comunicación. Años más tarde decidieron recopilarlos en un libro, al que titularon Me separé, tengo hijos y este libro no me va a ayudar. “Estar separados con hijos es difícil, entonces elegimos ponerle humor a procesos que muchas veces resultan dolorosos”, cuenta la pareja en diálogo con Infobae Leamos.

Julieta y Esteban se conocen desde el jardín de infantes. Ella es un año menor que él y por eso no compartieron sala, pero tienen recuerdos de las colonias de vacaciones. Sus caminos luego continuaron entrelazados: fueron al mismo colegio secundario y a la misma universidad. En esa época de estudiantes estuvieron en pareja durante un año y medio. Sin embargo, la vida les presentó a otras personas con quienes tuvieron hijos: ella dos y él uno. “De alguna forma, este libro es nuestra nueva criatura”, dice Menis.

Te puede interesar: Isaac Sacca asesoró a cientos de parejas y escribió una guía para un matrimonio feliz: “Hoy el éxito, el dinero y la fama se valoran mucho más que el amor”

Me separé, tengo hijos y este libro no me va a ayudar ofrece una mirada ácida y cruda con mucho humor negro sobre el universo de los padres separados. “Estos pensamientos oscuros (oscurísimos) que nos generan culpa, los transformamos en risa para, de alguna forma, sentirnos menos solos y exorcizar nuestros demonios”, se lee en la descripción del libro, realizado en conjunto con los diseñadores gráficos Damián Lluvero y Verónica Borsani.

Tapa de "Me separé, tengo hijos y este libro no me va a ayudar"
Tapa de "Me separé, tengo hijos y este libro no me va a ayudar"

―¿Cómo surgió la idea de mandarse dibujos?

―Esteban Menis: Nosotros vivimos separados. Durante la pandemia empezamos a mandarnos bocetos, ideas o dibujitos que de alguna manera nos permitían comunicarnos en un momento en el que parecía que vivíamos en otro planeta, donde no sabías cuándo te podías volver a ver. Entonces los dibujos empezaron a ser una especie de telegramas creativos cuando el panorama estaba bastante oscuro. Era jerarquizar una comunicación más allá del “che, te extraño, ¿cómo estás?”. Estos dibujos, muy verdes en ese momento, nos hacían pensar que de acá algo iba a salir. Miramos más allá del tsunami que era la pandemia.

―Julieta Wagner: Era una manera más artística de comunicarse que por Zoom. Yo estudié Bellas Artes, entonces para mí siempre estuvo latente la idea de hacer una obra. Trabajo como directora de arte en cine, series y publicidad, pero una cosa es trabajar a merced de un proyecto ajeno y otra es animarte a hacer tu propia obra. Esteban siempre me incentivó porque él es más de hacer cosas independientes. Entonces dije “si ahora no me voy a exponer y permitirme hacerlo, ¿cuándo va a ser?” Porque por ahí realmente nos morimos todos y esto es el fin del mundo [por la pandemia].

Te puede interesar: Abandonaron la literatura y se “mudaron” al arte visual: por qué lo hicieron y cómo atravesaron límites

―¿Cómo fue el proceso de selección de los dibujos?

―JW: Le dimos estructura y, durante el proceso, muchos dibujos quedaron en el camino. Tuvimos que hacer algunos cambios porque después nos dimos cuenta que una cosa era ser graciosos entre nosotros y tener esta comunicación y otra es hacer un libro. No es nuestra biografía, sino una idea que nos parece divertida. Durante ese proceso vimos que había un montón de gente que le estaban pasando cosas parecidas, ya sea no separados o sin hijos.

―EM: En el proceso hubo una decantación muy exhaustiva para que quede una especie de storytelling y así poder contar las distintas etapas. Consciente o inconscientemente, de acuerdo a quién lo lea, esta cosa de “recién te separás y estás con esa bronca y adrenalina de estar flotando sin saber bien qué te pasa”. Después caés, eventualmente puede venir una tristeza o un bajón, una bronca hacia el otro. Luego te reconstruís a vos mismo, quizás formás otra pareja. Ese fue el relojito, y los que nos ayudaron mucho fueron los diseñadores Damián Lluvero y Verónica Borsani. Nos dieron una idea de cómo estructurar el libro.

Julieta Wagner y Esteban Menis comenzaron a mandarse los dibujos al comienzo de la pandemia (Instagram @estebanmenis)
Julieta Wagner y Esteban Menis comenzaron a mandarse los dibujos al comienzo de la pandemia (Instagram @estebanmenis)

―Es un proyecto independiente. ¿De dónde consiguieron financiamiento?

―JW: Vimos la posibilidad de presentarnos a Mecenazgo (programa de financiamiento del Ministerio de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires) y lo ganamos. Son esas cositas que hacen que uno confíe que algo bueno está pasando en el proyecto.

―EM: El primero no lo ganamos y el segundo sí. Nos vino recontra bien. Además de una ayuda económica, fue un sello de confianza y compromiso, porque después tenés que rendirlo. Cuando ya empezó a vislumbrarse una trayectoria de posible libro, entró Damián Lluvero. Pero la pandemia fue como un limbo, un tiempo no-tiempo. Nos afectó temporalmente, no sabés en qué meses pasaron las cosas, y al libro le pasó eso también, hasta que entró en la recta final.

Te puede interesar: No se conocían, en la pandemia hablaron de todo por mail y ahora un libro reproduce esas charlas con una pasión que contagia

―En el libro nunca mencionan la pandemia.

―EM: No mencionamos la pandemia porque una parte no lo hicimos en pandemia. El libro no está cruzado ni es sobre la pandemia. Pero creo que no hubiese existido de no ser por ella. La idea era ofrecer una mirada menos solemne sobre el universo de los padres separados. Miles de veces tus hijos te preguntan cosas y no sabes qué responderles. Hay que amigarse con eso. El libro funciona como un modo de perdonarse algunos errores de la crianza. No tenemos siempre la respuesta a todo. Entonces cuando ves que otras personas sufren lo mismo, te da oxígeno.

―JW: Tomamos muchas decisiones en lo que respecta a desde qué lado hablábamos, si como una pareja heterosexual u otra. Pero nos pareció mejor hablar desde el lugar que conocemos. Somos amigos de un montón de parejas que pasaron por lo mismo que nosotros. Lo difícil que es estar acá, lo hermoso que es enamorarse y querer seguir haciéndolo, y cómo se sufre cuando el amor se termina. Desde ese lugar nos plantamos y propusimos el libro, con humor bastante cínico y oscuro.

Damián Lluvero y Verónica Borsani colaboraron en el diseño del libro (Instagram @estebanmenis)
Damián Lluvero y Verónica Borsani colaboraron en el diseño del libro (Instagram @estebanmenis)

―¿A qué público apunta el libro?

―EM: Rápidamente, serían los padres separados. A priori, es el público más cercano.

―JW: A los hijos de padres separados también les encantó.

―¿Cómo fue la recepción?

―EM: Muy linda. Hicimos tres presentaciones, una en Capital, otra en Montevideo y otra en la Feria del Libro en Rosario. Hay muy buen feedback con la gente que viene a buscar el libro, por eso no ponemos tanto énfasis en la cantidad que vendemos sino en la recepción. Nunca tuvo un objetivo comercial. Lo más importante es que nosotros podamos defenderlo y que nos guste. Y eso lo logra.

―JW: Venimos de otro mundo. Fue como un juego y hay gente que está muy contenta de recibirlo. De disfrutar tanto los libros, es un honor poder hacer uno. Es una manera que nos encanta de hablar del amor y de las relaciones, y al mismo tiempo una manera de encararlo.

Julieta Wagner y Esteban Menis se conocen desde el jardín de infantes. Están en pareja desde 2015 (Instagram @estebanmenis)
Julieta Wagner y Esteban Menis se conocen desde el jardín de infantes. Están en pareja desde 2015 (Instagram @estebanmenis)

―¿Se lo mostraron a sus hijos?

―EM: Sí, estuvo buenísimo. No queríamos esconderlo, no teníamos porqué hacerlo. Les dijimos “esto es algo que hicimos para adultos, se los damos para que lo vean. Hay cosas que quizás no vayan a entender, a alguno le puede generar sorpresa, a otro bronca, a otro risa”. Efectivamente, cada uno lo vivió de distinta manera. Fue muy lindo, creo que un acierto de nuestra parte.

―JW: Los acompañamos y nos quedamos mirándonos entre nosotros. Fue un momento hermoso.

Quién es Julieta Wagner

♦ Nació en Buenos Aires, Argentina.

♦ Se formó en Artes Visuales, Danza y Arquitectura y ha trabajado en cine, publicidad, televisión y teatro durante los últimos veinte años.

♦ Trabaja de manera constante como directora de arte y diseñadora de producción desde 2007 en comerciales, largometrajes, videoclips y proyectos teatrales en proyectos para Argentina, Francia, Austria, Alemania, España, Estados Unidos, México y Brasil.

Quién es Esteban Menis

♦ Nació en Buenos Aires, Argentina.

♦ Es director, actor, hacedor de podcasts, e influencer.

♦ Estudió dirección cinematográfica en la Universidad del Cine en Buenos Aires y se formó como actor en la Escuela de Arte Dramático de Buenos Aires.

♦ Fue asistente de dirección de numerosos proyectos, también trabajó en publicidad y dirigió cortometrajes.

Seguir leyendo:

Guardar

Nuevo