Un medicamento para las anginas que terminó convertido en un estimulador sexual: Adam Zmith habla del popper en su libro “Inhalación profunda”

Este particular texto nace de la curiosidad del autor sobre el origen de esta sustancia que se usaba como medicina en el siglo XIX

Compartir
Compartir articulo
infobae

Médicos y científicos dedican sus vidas creando medicamentos para tratar las enfermedades que aquejan a la humanidad; sin embargo, muchas veces no se logran encontrar las curas o incluso terminan convertidas en algo más.

Adam Zmith, en su libro “Inhalación profunda”, narra uno de estos casos, particularmente lo que pasó con el popper, que originalmente se usó como un medicamento para aliviar el dolor de las anginas, pero al pasar de los años alguien descubrió que ésta sustancia, desarrollada a partir del nitrito de amilo podría ayudar a la persona que lo inhala a tener más placer durante el sexo.

Infobae habló con Adam Zmith para conocer un poco más sobre el proceso de esta sustancia que se ha convertido en una de las sustancias más consumidas en la actualidad.

Adam Zmith
Adam Zmith

— ¿Por qué escribir una historia sobre los poppers?

— Bueno, me di cuenta de que los poppers son muy comunes, especialmente entre muchos de mis amigos y las personas con las que tuve relaciones sexuales y a nadie parecía realmente interesarle los poppers, aunque era común.

Es una de esas cosas que es omnipresente y está en todas partes, pero no hay mucho conocimiento al respecto y la mayoría de las personas no pensaron en eso, era solo: “Oh, ya sabes, está aquí”.

Cuando comencé a preguntar sobre el tema me di cuenta de que era realmente interesante, que está en todas partes, pero no sabemos mucho al respecto y, como escritor ,creo que es una gran oportunidad para investigar y reflexionar.

Así fue como realmente comenzó, pero como escritores tenemos una fecha limité, así que trabajé un poco en un festival de arte “queer”, en Londres, y busqué entre los miembros del colectivo. Pude investigar, escribir y hablar sobre los poppers en el festival y eso me dio una razón y una cosa por hacer, eso es lo que hice en 2019, investigué sobre el tema y realicé un escrito. Creo que fue media hora lo largo de la charla y lo leí a la audiencia, que realmente lo disfrutó, ese día se agotaron las entradas. Fue un gran evento, gran ambiente y pensé: la gente quiere saber esto.

— ¿Qué piensa sobre los poppers?

Es sorprendente. Me refiero a que me siento tan diferente, ya sabes, la sensación que tengo de los poppers en mi cuerpo es un placer, la calentura es la conexión, es como todas las cosas realmente buenas y luego pensar que, en realidad, originalmente esto es conectarme al dolor y sufrimiento es realmente sorprendente.

Por otro lado, es una historia de vida, el placer y el dolor, el sexo y la muerte, las medicinas y las drogas están muy conectadas, así que, tal vez, no debería de haber estado muy sorprendido, porque a menudo las drogas provienen de la investigación médica y los usos médicos y a las personas sles gusta experimentar con sustancias y por supuesto todo esto es una combinación interesante de historias y usos, son muy buenos para usar en diferentes situaciones con diferentes propósitos.

— ¿Cómo pasó de su uso medicinal al uso recreativo?

Una de las cosas sobre esto es que no sabemos cuándo se usaron por primera vez los poppers por placer o para tener relaciones sexuales, no sabemos cuándo fue eso. Probablemente fue un estudiante de medicina o un médico que tuvo acceso y experimentó.

Me gusta el hecho de que no sabemos tanto sobre nuestros cuerpos y nuestros deseos y las diferentes sustancias que usamos. Es un misterio y creo que eso está bien, no tenemos que saber todo sobre cómo es nuestro cuerpo o nuestra historia.

Creo que hay un rumor del año de 1930. En la escuela de medicina de Boston, en Estados Unidos, había un estudiante allí que comenzó a usarlo durante el sexo, eso es un rumor, no lo sé.

Si quieren que investigue sobre eso que alguien me de diez mil libras para una beca de investigación y trataré de encontrar la verdad sobre eso, pero oficialmente sabemos que fue un fármaco médico durante algunas décadas, desde aproximadamente 1867 y hasta el siglo XX.

Durante unos 100 años las personas lo conseguían como una medicina en la farmacia, pero creo que a partir de los años cincuenta y sesenta se usó en la subcultura sexual; y luego en los años setenta se convirtió en un producto que se comercializó, por lo que es una transición tranquila. Creo que esta es otra razón por la que quería escribir un libro, es otra forma de talento, nuestra historia, nuestra historia “queer”, que en realidad siempre estamos presentes y a algunas personas les importa.

De hecho, tuvimos como cien años más de transición a la luz y ahora no hay vuelta atrás, especialmente en lugares donde tenemos mucha libertad, como el Reino Unido, Estados Unidos, y pocos países más. Todos estábamos todavía en esa transición, en ese viaje que se hizo más visible.

Gracias a Internet tenemos una conexión increíble y solidaria entre las personas, así que es una forma o talento de nuestra historia, una historia extraña de una de estas sustancias y esa fue otra razón para contar esta historia porque creo que eso es, Es muy importante que todos conozcan esta historia.

Adam Zmith
Adam Zmith

¿Dónde comenzar a buscar la historia del popper?

— Leí muchos libros en el 2020. Estábamos encerrados y desconectados, sin posibilidad de salir, sin poder viajar e investigar, por lo que gran parte de la investigación se realizó tratando de acceder a los archivos que están disponibles en línea.

Podría ponerme en contacto con las bibliotecas y pedirles que me ayudaran en línea, para lo cual tuve que superar algunos problemas logísticos y luego fue una cuestión de ser creativo con lo que buscaba en línea, como si supiera todo acerca de los poppers.

Esa es parte de la historia y hay muchas otras recetas para hacer poppers en América, como los oppers de maní, pero también tienen se usan como drogas en ciertos lugares, donde se les llama de diferente forma.

Tenemos un increíble archivo de historial médico en Londres en el que puedo confiar y pensé que podría tener algunos materiales relevantes y tenía las notas de médicos el cual para mí fue un día realmente especial. Fui a la colección donde hay diferentes archivos y lo sorprendente es que cualquiera realmente puede ir allí y verlo, es gratuito, así que estuve allí y solicité varios libros.

Eran libros muy grandes porque son las notas de los doctores, esos archivos tienen más de cien años, fue realmente especial. Tomé fotos de mi teléfono y sí eran los artículos científicos de 1867 donde mencionan que le daban a su paciente esta inhalación para aliviar el dolor de angina, así que ese fue un día especial.

También, hay otros archivos en Londres que tienen que ver tanto con la vida “queer”, razón por la cual necesitaba saber sobre los Popper.

Hay otra forma de estudiar más sobre esta investigación, porque creo que es importante actualizar más el tema. Tal vez porque estábamos encerrados o porque pienso mucho en mi identidad “queer” o porque he leído mucho sobre la teoría “queer” y otra historia ya que estuve trabajando en este tema en pandemia.

Comencé a pensar qué también debería escribir un poco sobre identidad y sobre mí y mi propia historia porque no soy un periodista de “Poppers”; lo uso, lo disfruto, me gusta, así que tengo que ser honesto al respecto y esta es mi oportunidad de pensar ¿por qué hago eso? ¿Cómo me hace sentir? y cómo eso se conecta con mis sentidos como hombre gay o como una persona “queer”.

Entonces, en realidad, el cincuenta por ciento de la investigación también soy yo sentado en esta silla, escuchando música y haciendo la investigación. Así que esa es otra forma de investigar. También son las técnicas y quizás también las de un escritor de ficción o un artista.

Adam Zmith
Adam Zmith

¿Hay un tabú con los Poppers?

— En mi experiencia no hay realmente un tabú entre la gente. Es un poco opuesto, especialmente en los últimos cinco años y creo que volvió a ser genial, fue un período muy público antes de que comenzara a usar Poppers, donde tal vez era un tabú o simplemente algo que no era realmente genial, pero algo que la gente lo usa porque lo necesita. Es como una medicina para ellos para el sexo, lo necesitan para disfrutar del sexo.

La gente que conozco realmente estoy hablando de Londres. Viví en Nueva York por una temporada y noté que es diferente, pero la cultura diferente. Hace dos semanas estuve en España y hay cosas parecidas por el cual no lo consideran tabú, aunque si es algo ilegal.

Hay veces que la gente se siente culpable, es una culpabilidad aceptable, como beber demasiado alcohol.

Supongo que es más probable que las personas de las que hablo allí sean muy positivas, que se sienten cómodas como una persona “queer”, gay o lesbiana, por lo que tal vez haya un pequeño número de personas tranquilas a las que les guste. A lo mejor tenemos más culpa por el sexo, tal vez algunas personas piensan que es divertido y algunas personas se sienten mal por disfrutar, como un placer físico y creo que es realmente una mezcla. Probablemente depende de a quién le preguntes ya que “estoy una puta contenta” (mencionó en español).

¿Hay moderación con el popper o sigue siendo peligroso?

— No creo que sea peligroso. No cuando lo comparas con todas las sustancias. El alcohol es mucho más peligroso para el individuo y para la sociedad. La razón por la que el hospital se llena un sábado por la noche es por el alcohol.

Los Poppers no hacen eso, solo te dan un fuerte dolor de cabeza como de 30 segundos, algo así.

No creo que sea peligroso, definitivamente hay algunos problemas que puedes tener con los Poppers, si lo bebes es realmente malo y a veces reacciona con tu sangre. Es como comer maní, debemos de tener moderación, pero lo que si es que se debe de realizar más investigaciones al respecto sobre cómo funciona.

¿Por qué usar popper?

— Voy a esquivar la pregunta porque creo que es bueno explorar el placer potencial de tu cuerpo y pido que reconozcan la libertad de cada persona, porque es su cuerpo. Es la decisión de cada uno, de hacerlo con tu pareja o quien quieras.

Supongo que podría ser bueno o malo, puedes hablar sobre la seguridad como acabamos de hacer y puedes aceptarlo si estás de acuerdo. Hay algunas personas que todavía dicen que los Popper está relacionado con el sida lo cual no es cierto. Algunas personas piensan eso y hay historia sobre eso en el libro y eso no es malo, pero no es cierto.

No soy médico, pero soy el tipo de persona que dise que lo que todos necesitamos es buena información o educación sobre nuestros cuerpos y las sustancias.

Podemos tomar nuestras propias decisiones al respecto y creo que es lo mismo con el sexo y con todas las sustancias porque cuando estaba creciendo no recibí la información necesaria sobre mi cuerpo o sobre la sexualidad, ni de mis padres, ni de mis maestros en la escuela o cualquier otra persona.

Creo que es lo mismo con las drogas, leemos mucha información y creo que tendremos la libertad de tomar nuestras decisiones, pero eso se refleja de que tenemos una buena educación o información en la sociedad y nosotros todavía no tenemos eso.

SEGUIR LEYENDO: