Diosa salvaje Sopló las velitas rodeada de amigos y dijo: “Acá todo es muy salvaje. Me estoy acostumbrando poco a poco a tanta naturaleza. Ya me siento una reina amazona”.
Diosa salvaje Sopló las velitas rodeada de amigos y dijo: “Acá todo es muy salvaje. Me estoy acostumbrando poco a poco a tanta naturaleza. Ya me siento una reina amazona”.

"Siempre festejo mi cumple en Miami, y mis amigos van a celebrarlo allá conmigo. Pero esta vez vine a Tulum, ya que me invitaron a pasar una semana que fue inolvidable. Aproveché los días en la playa, que es paradisíaca; fui a comer a lindos lugares; estuve hospedada en Azulik, una experiencia distinta ya que no tiene luz, excepto la natural y algunas velitas. Es un lugar ecológico, que conserva el medio ambiente. Filmé escenas del reality que se va a pasar por mi canal de YouTube, y para hacer fotos. Igualmente, el festejo en Miami sigue en pie, como desde hace nueve años, porque es una cábala. Me esperan mis amigas y además aprovecharé para hacer las fotos de mi Línea Cápsula Ánima Bendita by KJ", cuenta Karina mientras toma un cortado con leche de almendras.

Festejo maya Karina pasó una semana en el hotel Azulik de Tulum. El día de su cumpleaños, el PR Gaby Álvarez le organizó una cena en el restó Kin Toh, ubicado sobre la copa de los árboles. Con ella estuvieron Matías Carosio, Nicolás Freijo, el propio Álvarez, Lucrecia Gamundi y Sebastián Ävila.
Festejo maya Karina pasó una semana en el hotel Azulik de Tulum. El día de su cumpleaños, el PR Gaby Álvarez le organizó una cena en el restó Kin Toh, ubicado sobre la copa de los árboles. Con ella estuvieron Matías Carosio, Nicolás Freijo, el propio Álvarez, Lucrecia Gamundi y Sebastián Ävila.

–¿Con quiénes estuviste en tu cumple y qué te regalaron?

–Festejé con una amiga y dos amigos –lo que más valoro– en el restaurante Kin Toh… Fue súper privado. Los regalos fueron algo muy personal y significativo, que me guardo para mí.

Super Feliz. Después de las velitas degustaron una torta de chocolate, dulce de leche y frutilla. A la madrugada se animó a jugar arriba de unas redes.
Super Feliz. Después de las velitas degustaron una torta de chocolate, dulce de leche y frutilla. A la madrugada se animó a jugar arriba de unas redes.

–¿Qué proyectos tenés para este año?

–Aunque la gente no lo sepa estoy a full, porque quiero lanzar mi reality por mi canal de YouTube, concretar mi línea de maquillaje y lanzar mi nueva colección de ropa interior. Además, estoy ayudando a los abogados Gonzalo Díaz Cantón y Leandro Javier Brizuela, que están junto a mi hermano Adolfo colaborando con la fundación de Gustavo Chierasco. Adolfo va a dar charlas sobre los problemas que traen las adicciones. Mi hermano es una buena persona que se equivocó y pagó las consecuencias. En prisión se sometió a un tratamiento de rehabilitación y cura. Lo cumplió y está bien. Nuestra familia la pasó mal. Yo sufrí mucho. Afortunadamente, no le hizo daño a nadie. Me alegro de que esté mejor, en tratamiento, con libertad, hábitos saludables, trabajo y cumpliendo todas las obligaciones que le impuso la Justicia. Es una persona nueva y mejor. Le doy gracias a Dios por eso.

–En Buenos Aires dijeron que después de tu último encuentro con Luis Miguel casi perdiste la vida. ¿Qué pasó realmente?

–¡Esa información es errónea! Nunca pasó eso. La noche que cené con él fue genial. Es una persona muy agradable. Lo conozco hace varios años y no tengo nada malo para decir. Siempre se comportó como un caballero, muy alejado de lo que dicen últimamente sobre él. Me sorprende que lo acusen de violento.

–En este viaje también hiciste imágenes para tu reality. ¿Cuáles fueron los momentos más divertidos?

–Hubo varios. Acá en Tulum todo es muy salvaje. Me estoy acostumbrando poco a poco a tanta naturaleza… ¡Ya me siento una reina amazona!

–Para promocionar el reality subiste una imagen en tu Instagram, con un hombre y una mujer en la cama. ¿Alguna vez hiciste un trío?

–Me lo propusieron muchas veces… Todavía lo estoy pensando.

–Yanina Latorre dijo, hace un tiempo, que le gustaría hacer uno con vos. ¿Ella es tu tipo de mujer?

–No, de ninguna manera. Además, cuando me ve en persona me trata re bien, pero cuando no estoy… ¡me mata sin razón! Igual, le deseo lo mejor.

–Una vez dijiste que tu ex marido te obligaba a darte besos con mujeres. ¿Por qué lo hacía y por qué aceptabas?

–En este momento no recuerdo por qué lo dije. Pasaron muchos años.

“Las fantasías me surgen en cualquier momento, no es nada planificado. Concreté un montón: soy una mujer libre y me encanta fantasear”
“Las fantasías me surgen en cualquier momento, no es nada planificado. Concreté un montón: soy una mujer libre y me encanta fantasear”

–¿Qué fantasías lograste concretar en estos 38 años, y cuáles te quedan pendientes?

–A mí me surgen en cualquier momento. No es nada planificado. Concreté un montón. Soy una mujer libre y me encanta fantasear constantemente. Mis fantasías no tienen GPS: ¡van por donde quieren!

–¿A la hora de seducir, la provocación tiene algún límite?

–Ninguno. Si me gusta alguien, ¡voy y encaro a toda turbina! Soy cero tímida.

–¿Te perjudica ser sexy y con curvas llamativas a la hora de encontrar novio?

–Para nada. Pero la verdad es que yo no busco una pareja. Ojito, siempre estoy abierta al amor, así que si conozco a alguien especial y que me quiera, no le va a quedar otra que aceptarme como soy. Además, un hombre seguro e inteligente prefiere a una mujer con carácter, independiente, como yo.

Los 7 pecados capitales Gula: Después de unos buenos tragos, me daría un atracón con una pizza con mucho queso y papas fritas. Pereza: Me da fiaca levantarme cuando tengo sueño. Avaricia: No quiero derrochar mi tiempo. Sólo lo dedico a cosas que realmente siento que valen la pena. Envidia: No envidio nada en particular. Deseo que les vaya bien a todos. Cuanto más deseás el bien para el prójimo, ¡mejor te va a vos! Soberbia: No tengo. No peco de soberbia. Ira: Muchas cosas me vuelven loca y me sacan de control. La gente falsa, la injusticia y la mentira son las que más me enojan. Lujuria: Entre otros, me provoca extremo placer descorchar un buen vinito, y cuando estoy empinada, repartir picos.
Los 7 pecados capitales Gula: Después de unos buenos tragos, me daría un atracón con una pizza con mucho queso y papas fritas. Pereza: Me da fiaca levantarme cuando tengo sueño. Avaricia: No quiero derrochar mi tiempo. Sólo lo dedico a cosas que realmente siento que valen la pena. Envidia: No envidio nada en particular. Deseo que les vaya bien a todos. Cuanto más deseás el bien para el prójimo, ¡mejor te va a vos! Soberbia: No tengo. No peco de soberbia. Ira: Muchas cosas me vuelven loca y me sacan de control. La gente falsa, la injusticia y la mentira son las que más me enojan. Lujuria: Entre otros, me provoca extremo placer descorchar un buen vinito, y cuando estoy empinada, repartir picos.

–¿Qué debería tener una persona para conquistar tu corazón?

–Nada en especial, sólo química. Eso ya es mucho…

–Cuando uno cumple años hace un balance. ¿Si tuvieses la posibilidad de cambiar tres episodios de tu pasado, cuáles serían?

–Es difícil elegir sólo tres. A pesar de todas las veces que me equivoqué, creo que todos los errores me llevaron a ser mejor persona, a madurar. De todos aprendí algo. Lo único que cambiaría de mi vida fue haberme casado tan rápido con alguien a quien realmente no conocía, sin hacerles caso a mis padres. Con el tiempo, me di cuenta de que no sentía amor, sino que estaba embobada y deslumbrada.

La fiesta interminable Después de Tulum, Karina celebrará en Miami y Buenos Aires junto a quienes no pudieron viajar a México. A la hora del balance, dice: “De mi vida, cambiaría haberme casado tan rápido… Me di cuenta de que no sentía amor, estaba embobada y deslumbrada”.
La fiesta interminable Después de Tulum, Karina celebrará en Miami y Buenos Aires junto a quienes no pudieron viajar a México. A la hora del balance, dice: “De mi vida, cambiaría haberme casado tan rápido… Me di cuenta de que no sentía amor, estaba embobada y deslumbrada”.

–¿Y los tres mejores momentos de tu vida?

–Cuando me independicé y me fui de la casa de mis padres a los 17 años, la primera tapa de GENTE y cuando estuve por ganar Bailando por un sueño.

Por Pablo Procopio.                                                                                                         Fotos: Pol Rodríguez.

SEGUÍ LEYENDO: