Tini Stoessel en Mar del Plata en enero de 2018. Foto: Diego García/GENTE
Tini Stoessel en Mar del Plata en enero de 2018. Foto: Diego García/GENTE

"Vísteme despacio, que voy apurada", le decía su abuela María Luisa –parafraseando a Napoleón– cuando Tini Stoessel (20) no imaginaba lo útil que sería en su vida aquel consejo. "Me lo digo todo el tiempo, para mis adentros. Así aprendí a esperar y a ser paciente. Porque si estás apurado, todo sale mal. Soy muy ansiosa", confía la estrella teen que todo lo asimiló en familia, sin saber que su abuela materna –con quien convivió trece años– la marcaría para siempre.

Porque las 24 horas que la convocan a Mar del Plata para hacer acto de presencia para una marca de shampoo son la antesala del show que ofrecerá en el Parque Camet, dentro del ciclo AcercArte, que organiza el Ministerio de Gestión Cultural de la Provincia de Buenos Aires. "Me pone muy feliz que me hayan investigado hasta elegirme para ser la cara de una marca en toda Latinoamérica. Cuando fui a hacer las fotos de la gráfica y vi en el estudio las imágenes de Selena Gómez, dije: '¡Guauuu!'. La admiro mucho", apunta poco antes de almorzar en el balneario Abracadabra, con tono ilusionado y un entusiasmo que podría sonar impensado.

Tini Stoessel en Mar del Plata en enero de 2018. Foto: Diego García/GENTE
Tini Stoessel en Mar del Plata en enero de 2018. Foto: Diego García/GENTE

Porque a pesar de haber batido récords de audiencia, reproducción y ventas en América Latina, y de haber colmado los estadios más importantes de Europa en la piel de Violetta, de Disney, y más tarde como Tini, Martina Stoessel sabe lo que es vibrar por otros.

–Además de Selena, ¿a quién admirás musicalmente?
–Siempre, hoy y de toda la vida, a Beyoncé. ¡Me encanta! Pero escucho de todo. De cumbia a jazz. Por eso, si vas a un show mío, te subís a una montaña rusa. Temas muy arriba y otros súper tranquilos. Un poco de todo. Eso tiene que ver con lo que me gusta escuchar.

–¿La conocés personalmente?
–No. Ojalá… El año pasado cumplí el sueño de verla por primera vez en un espectáculo. Me hizo muy feliz.

–¿Admirás a alguna actriz?
–A Angelina Jolie. Más que nada porque representa a una mujer fuerte. Piensa en los demás, es muy solidaria. Es la generadora de todo lo que hace, muy completa: dirige, produce y actúa.

Tini Stoessel en Mar del Plata en enero de 2018. Foto: Diego García/GENTE
Tini Stoessel en Mar del Plata en enero de 2018. Foto: Diego García/GENTE

–Venís de cinco años de mucho trabajo y nuevos desafíos. ¿Cuál es tu próximo gran sueño?
–Siento que es una rueda que no para: llegás a un lugar y querés seguir. A mí me pasan cosas buenas todos los días. Y me conmueven. Este año voy a volver a la actuación… ¡pero no puedo contar nada! Quiero hacerlo, porque es algo que dejé abandonado y me ilusiona.

–¿Cine, teatro o televisión?
–¡No puedo adelantar nada! Me encantaría… Tengo que trabajar mucho la paciencia, como te decía al principio. Me pasa siempre: armamos un show y estoy obligada a aguantar, para no compartir los detalles. O preparo un disco y tardamos cinco meses en lanzarlo. Filmo una película… ¡y sale un año después!

–Volviendo a tu disco, es claro que hay una nueva faceta de Tini. ¿Por qué el cambio?
–Porque con el crecimiento profesional quise ir renovando mis estilos musicales. No creo que haya que seguir uno solo. Basta con mi propia esencia. Lo mismo pasa con los grandes artistas. Escuchás el primer disco de Bruno Mars o de Beyoncé, y hay una gran evolución. Todavía me falta crecer, pero descubrí el sonido urbano y latino. Como argentinos, lo tenemos muy adentro. Hay muchos hombres haciendo este tipo de ritmos, pero muy pocas mujeres. Así que me animé. Le propuse a la discográfica probarlo y Te quiero más resultó un desafío enorme. Es un cambio radical. Pero la verdad es que en los dos discos me encuentro y me siento yo.

Tini sobre el escenario de AcercArte
Tini sobre el escenario de AcercArte

–Además te estás permitiendo mostrar un poco más de tu costado sensual…
–En realidad, lo que pasa es que ustedes me conocen desde los trece. Por eso impacta mucho más que yo me ponga un bikini, que se lo ponga una chica normal de veinte años. Ven a la chica Disney… Pero yo creo que la sensualidad en la mujer viene por el solo hecho de ir creciendo. Te mirás al espejo y te va cambiando el cuerpo. La ropa te queda diferente. Yo me pongo un body y llama la atención, pero es sólo que crecí. Además, con los cambios en mi imagen fui descubriendo que lo natural es lo que mejor me queda. Pasé por muchos looks diferentes en el pelo, de rubia a pelirroja, y terminé con mi color, para verme como soy.

Tini, sensual y hermosa. Foto: Diego García/ GENTE
Tini, sensual y hermosa. Foto: Diego García/ GENTE

–¿Quién te ayuda a lidiar con todo lo que te pasa, siendo tan chica?
–Mi familia, en primer lugar, que está siempre conmigo. ¡A mi papá le dicen que es mi sombra! Además, tengo las mismas amigas desde los tres años. Que, por ejemplo, hoy vienen a verme al show. Ellas son ese lugar donde yo puedo ser quien soy. Contar mis angustias y alegrías. Y ellas son igual conmigo, compartiendo sus cosas.

–Para que estés en contacto con la vida real de una chica cualquiera de veinte años…
–Es que si no fuera por ellos, estaría en otra.

Por Ana van Gelderen