Marcelo Polino, Ángel de Brito, Florencia Peña y Laurita Fernández son los elegidos para formar parte del célebre jurado del Bailando 2018.

Cada uno de ellos, en primera persona, le contó a GENTE, cómo tratarán a los participantes. Estará el "filoso",  la "del pueblo", la "emocional" y el que "marque el juego".

Polino, "el jurado filoso". Tajante asegura: "Será un Bailando compacto, a matar o morir. Quien se distraiga, quedará fuera. No tendré piedad con la falta de compromiso y las excusas de cuando empiezan a hacerse famosos y no ensayan por los curros que consiguen en boliches. ¿Qué me conmoverá? La superación de la dificultad y los miedos vencidos".

Peña, "la jurado del pueblo", asegura: "Será el Bailando más corto y, por ende, el más raro de la historia, por eso no podía faltar yo… No perdonaré la falta de trabajo. Uno puede fallar, porque el arte es imperfecto y eso lo mantiene vivo. Pero lo que no puede faltar es la disciplina y el esfuerzo. Seré dura con los que creen que la tiene 'de taquito', y aún peor, ¡con los que lo crean y además se quejen del puntaje! Y voy a emocionarme con quienes se la jueguen arriesgándose a los caminos difíciles. A mí me puede lo extraordinario".

Laurita, "la jueza emocional", que calificará "más allá de la técnica", de acuerdo a lo que sienta en cada performance –"sin manual, ni personaje"– dice: "Será despiadada con el 'achanchamiento' y la vagancia. Hay miles de personas que mueren por estar en esa pista y hay con honrarla con trabajo. Bailando te da todas las herramientas y la libertad para ser creativo. Voy a esperar que los participantes vuelen, que rompan moldes. Y sin dudas, mi mamá (Inés Stork) será, este año, mi gran debilidad".

De Brito, "el jurado que marque el juego" –como se autodefine–, dispara: "Bailando 2018 será una versión renovada, con participantes vírgenes y nuevas reglas que sorprenderán. ¿Qué me conmueve? Los animales. ¿Piedad? ¡Con nada y para nadie!".

SEGUÍ LEYENDO: