A las 22.20 del viernes 10 de octubre de 1997 se produjo la mayor tragedia aérea de la historia de la aviación comercial argentina.

El vuelo 2553 de Austral, que iba de Posadas a Buenos Aires, se precipitó a tierra cerca de la localidad uruguaya de Fray Bentos y no dejó sobrevivientes.

La misa que se realizó en el lugar del trágico accidente
La misa que se realizó en el lugar del trágico accidente

Acá, repasamos en 6 pasos qué fue lo que ocurrió aquella fatídica noche, en la que 74 personas murieron.

CRONOLOGÍA DE LA TRAGEDIA

1-El vuelo 2553 de Austral partió a las 21.18 del viernes 10 del aeropuerto de Posadas. Llevaba como destino Buenos Aires. Viajaban 69 pasajeros y 5 tripulantes.

Al chocar contra la tierra, en Uruguay, el avión se desintegró.
Al chocar contra la tierra, en Uruguay, el avión se desintegró.

Los tripulantes eran el comandante Rodolfo Cécere, y sus colaboradores: Horacio Nuñez-primer oficial- Susana Trotta -comisario-, Viviana Rumachella y Fernando Álvarez -auxiliores de cabina.

2- A los 10.000 metros de altura y mientras volaba a unos 600 kilometos por hora, el avión se encontró en una peligrosa formación de nubes, llamadas cumulonimbus, que llegan a alcanzar más de 11 mil metros de altura.

El impacto fue tan brutal que la máquina se convirtió en chatarra esparcida en el campo.
El impacto fue tan brutal que la máquina se convirtió en chatarra esparcida en el campo.

3- En medios de las nubes, los fuertes vientos ascendentes y descendentes le partieron un ala y parte del fuselaje.

Los lugareños y los técnicos que recorrieron la zona no salían de su sorpresa. “La máquina superó la barrera del sonido. Cayó como un lápiz de punta”, opinaban.
Los lugareños y los técnicos que recorrieron la zona no salían de su sorpresa. “La máquina superó la barrera del sonido. Cayó como un lápiz de punta”, opinaban.

4- A las 22.13 el avión desaparece de los radares.

5- El DC-9 comenzó a incendiarse y cayó en picada envuelto en llamas y a altísima velocidad.

“Tengo cuarenta años en esto y jamás vi algo igual. No puedo creer cómo quedó el avión; el metal más grande que vi fue un trozo de ala que debía medir medio metro de ancho por uno de largo”, manifestó Gerardo Papadópolus, del Batallón de Infantería de Uruguay.
“Tengo cuarenta años en esto y jamás vi algo igual. No puedo creer cómo quedó el avión; el metal más grande que vi fue un trozo de ala que debía medir medio metro de ancho por uno de largo”, manifestó Gerardo Papadópolus, del Batallón de Infantería de Uruguay.

6- Al chocar contra la tierra, en Uruguay, el avión se desintegró. Dejó un cráter de quince metros de diámetro y ocho de profundidad. Los restos se esparcieron en 800 metros a la redonda. No hubo sobrevivientes.

Por Fernando Testino.
Fotos: Archivo Atlántida Televisa.

LEA MÁS: