Los Ángeles busca combatir a los mosquitos portadores del Dengue, con una inusual estrategia

Con la liberación de decenas de miles de mosquitos machos estériles para aparearse con hembras salvajes, se espera que se reduzca significativamente la población del Aedes aegypti

Guardar

Nuevo

Los Ángeles lanzó programa piloto con mosquitos machos estériles para combatir el Aedes Aegypti. (Getty Images)
Los Ángeles lanzó programa piloto con mosquitos machos estériles para combatir el Aedes Aegypti. (Getty Images)

En un esfuerzo por combatir una creciente población de mosquitos que se alimentan mediante la picadura de humanos, Los Ángeles inició un programa piloto que involucra la liberación de decenas de miles de mosquitos machos estériles en el ambiente local.

Estos insectos, creados en laboratorios y esterilizados mediante irradiación, buscan aparearse con hembras salvajes, pero sin la capacidad de reproducirse, lo cual se espera reduzca significativamente la población del Aedes aegypti, una especie particularmente agresiva y adaptada a vivir en entornos humanos.

Este mosquito es conocido por ser portador de enfermedades como fiebre amarilla, chikungunya, zika y dengue. Se ha adaptado para prosperar en los patios traseros de las casas, reproduciéndose en recipientes pequeños como tapas de botellas y tazones para perros.

El Aedes Aegypti, portador de fiebre amarilla y dengue, se reproduce en entornos humanos. (REUTERS/Pilar Olivares)
El Aedes Aegypti, portador de fiebre amarilla y dengue, se reproduce en entornos humanos. (REUTERS/Pilar Olivares)

El mosquito Aedes Aegypti no es nativo de Estados Unidos, sin embargo, ha estado presente en algunas regiones desde hace cientos de años y fue identificado en el Condado de Los Ángeles en 2014. “Hace miles de años, una cepa de Aedes Aegypti se acercó a las personas y comenzó a especializarse para vivir cerca de las casas y picar a las personas”, explicó Daniel Hahn, profesor en el Departamento de Entomología y Nematología de la Universidad de Florida a NCB News.

El Distrito de Control de Vectores del Condado de Los Ángeles, que atiende a seis millones de personas y cuenta con más de 90 empleados a tiempo completo, es el encargado de llevar a cabo esta iniciativa. La semana pasada, se liberaron cerca de 20.000 mosquitos machos estériles y el distrito planea liberar de siete a 10 mosquitos estériles por cada macho salvaje, lo que podría representar hasta 60.000 por semana en el área de Sunland-Tujunga de L.A. según Susanne Kluh, directora general del distrito.

El método de irradiación de los mosquitos, desarrollado en un laboratorio de Kentucky a partir de huevos obtenidos en el área de L.A., consiste en una radiación que “corta los cromosomas dentro de las células de los mosquitos”, impidiendo la reproducción pero permitiendo que los insectos vuelen y realicen otras funciones biológicas a casi niveles normales, según Hahn. Kluh aseguró que los mosquitos irradiados no son radiactivos y no representan un riesgo para el público.

Cerca de 20.000 mosquitos machos estériles fueron liberados en una semana por el Distrito de Control de Vectores de L.A. (REUTERS/Carla Carniel)
Cerca de 20.000 mosquitos machos estériles fueron liberados en una semana por el Distrito de Control de Vectores de L.A. (REUTERS/Carla Carniel)

Con un costo aproximado de 255.000 dólares de su presupuesto anual de 24,8 millones de dólares, el distrito ha logrado implementar este programa de manera económica. Sin embargo, escalar el programa a través de más áreas del Condado de Los Ángeles representa un desafío, por lo que se visualiza como un tratamiento dirigido a áreas calientes de Aedes Aegypti y regiones donde se reporten casos de enfermedades transmitidas por mosquitos.

Esta iniciativa no es única en su tipo. En Florida, el condado de Lee comenzó un programa similar en 2017, y varios otros distritos en California están también probando la técnica o han adquirido los irradiadores. La estrategia está fundamentada en tecnologías de control de plagas que, aunque no son nuevas, han tenido que ser adaptadas en respuesta a la evolución de los mosquitos que desarrollan resistencias a los pesticidas comunes.

Además de la irradiación, otras tecnologías están siendo exploradas para el control del Aedes Aegypti, incluyendo la modificación genética de mosquitos machos para que maten a las hembras, la liberación de mosquitos machos que portan una bacteria particular o la inserción de un gen dominante en la población para reducir sus números.

Aunque algunas de estas alternativas pueden conllevar riesgos de consecuencias no intencionadas, están siendo investigadas y, en algunos casos, probadas en programas piloto bajo la regulación de la Agencia de Protección Ambiental.

Guardar

Nuevo