Estados Unidos prohibió los acuerdos de no competencia para casi todos los empleos

La medida alcanza a unos 30 millones de trabajadores, desde quienes cobran el salario mínimo hasta los directores ejecutivos, podría desembocar en un incremento salarial colectivo cercano a 300 mil millones de dólares al año

Compartir
Compartir articulo
El edificio de la Comisión Federal de Comercio en Washington. (AP Foto/Alex Brandon, Archivo)
El edificio de la Comisión Federal de Comercio en Washington. (AP Foto/Alex Brandon, Archivo)

La Comisión Federal de Comercio (FTC) anunció este martes la prohibición de casi todos los acuerdos de no competencia en el ámbito laboral. Este cambio, que se estima afectará a unos 30 millones de trabajadores, desde quienes cobran el salario mínimo hasta los directores ejecutivos, podría desembocar en un incremento salarial colectivo cercano a 300 mil millones de dólares al año. La normativa, que entrará en vigor a finales de este año, permitirá a los empleados cambiar de trabajo sin restricciones, aunque se hará una excepción para los altos ejecutivos cuyos acuerdos hayan sido negociados específicamente.

La presidenta de la FTC, Lina Khan, subrayó la importancia de esta medida al explicar que “escuchamos a empleados que, debido a no competir, quedaron atrapados en lugares de trabajo abusivos”. Estas restricciones no solo limitaban la movilidad laboral sino que también afectaban libertades fundamentales, evidenciando la urgente necesidad de revisar tales prácticas. La votación reflejó un marcado división partidista, con una ajustada mayoría de 3 a 2 apoyando la prohibición. Los comisionados que votaron en contra argumentaron que la FTC estaba excediendo su autoridad y pronosticaron que la medida enfrentaría retos legales.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos inmediatamente anunció su intención de demandar a la FTC, calificando la nueva regla de innecesaria, ilegal y una toma de poder flagrante. La presidenta y directora ejecutiva de la Cámara, Suzanne P. Clark, expresó su desacuerdo alegando que “esta decisión sienta un peligroso precedente para la micro gestión gubernamental de las empresas” y advirtió sobre los potenciales daños que podría causar a los empleadores, trabajadores y la economía general.

La FTC justificó su decisión con base en más de 26.000 comentarios públicos recibidos, que incluían testimonios de trabajadores afectados por los acuerdos de no competencia. Según estos relatos, algunas personas se veían forzadas a permanecer en entornos laborales conflictivos o contra sus principios personales, debido a las limitaciones impuestas por tales acuerdos. Esto llevó a la conclusión de que las restricciones no solo eran una traba económica sino también una violación a “todo tipo de otras libertades”.

Los acuerdos de no competencia han sido defendidos por ciertos sectores empresariales que argumentan su necesidad para proteger los secretos comerciales y justificar la inversión en la capacitación y desarrollo de los empleados. No obstante, la FTC sostiene que este tipo de acuerdos ha sido sobreutilizado y mal aplicado, llegando a afectar a uno de cada cinco trabajadores en el país, sin distinción de su nivel salarial o posición en la empresa.

Lina Khan, la jefa de la Comisión Federal de Comercio (FTC). (Saul Loeb/Pool Foto via AP, File)
Lina Khan, la jefa de la Comisión Federal de Comercio (FTC). (Saul Loeb/Pool Foto via AP, File)

La decisión de la FTC ha generado un intenso debate sobre el equilibrio entre la protección a los negocios y los derechos de los trabajadores a buscar mejores oportunidades laborales. Mientras se prepara la implementación de la prohibición y se anticipan los desafíos legales, esta medida se perfila como un cambio significativo en las dinámicas del mercado de trabajo de Estados Unidos, que podría redefinir las relaciones entre empleados y empleadores en años venideros.

Las empresas estadounidenses ya no podrían impedir que sus empleados acepten trabajos con competidores según la norma aprobada por la agencia federal el martes.

La administración Biden ha apuntado a medidas de no competencia, que comúnmente se asocian con ejecutivos de alto nivel en empresas tecnológicas y financieras, pero que en los últimos años también han atrapado a trabajadores peor pagados, como guardias de seguridad y empleados de tiendas de sándwiches. Un estudio de 2021 realizado por el Banco de la Reserva Federal de Minneapolis encontró que más de uno de cada 10 trabajadores que ganan $20 o menos por hora están cubiertos por acuerdos de no competencia.

Cuando propuso la prohibición en enero de 2023, los funcionarios de la FTC afirmaron que los acuerdos de no competencia perjudican a los trabajadores al reducir su capacidad de cambiar de trabajo para obtener salarios más altos, una medida que a menudo proporciona a la mayoría de los trabajadores sus mayores aumentos salariales. Al reducir la rotación general en el mercado laboral, argumentó la agencia, las medidas también perjudican a los trabajadores que no están cubiertos por ellas porque hay menos puestos de trabajo disponibles a medida que menos personas abandonan sus puestos. También pueden dañar la economía en general al limitar la capacidad de otras empresas para contratar a los empleados necesarios, dijo la FTC.

La norma, que no se aplica a los trabajadores de organizaciones sin fines de lucro, entrará en vigor en cuatro meses a menos que sea bloqueada por impugnaciones legales.

“Las cláusulas de no competencia mantienen bajos los salarios, suprimen nuevas ideas y roban dinamismo a la economía estadounidense”, dijo la presidenta de la FTC, Lina Khan. “Escuchamos a empleados que, debido a la no competencia, quedaron atrapados en lugares de trabajo abusivos”.

A algunos médicos, añadió, se les ha impedido ejercer la medicina después de abandonar sus consultas.

Los grupos empresariales han criticado la medida por abarcar demasiado al bloquear casi todas las empresas no competitivas. Sostienen que los ejecutivos bien pagados a menudo pueden obtener mayores salarios a cambio de aceptar una no competencia.

“Representará un cambio radical”, dijo Amanda Sonneborn, socia de King & Spalding en Chicago que representa a los empleadores que utilizan normas no competitivas. “No quieren que alguien vaya a un competidor y tome su lista de clientes o le lleve información sobre su estrategia comercial a ese competidor”.

Letrero en la sede de la Comisión Federal de Comercio en Washington, D.C., EEUU. REUTERS/Andrew Kelly/Foto de Archivo
Letrero en la sede de la Comisión Federal de Comercio en Washington, D.C., EEUU. REUTERS/Andrew Kelly/Foto de Archivo

Pero Alexander Hertzel-Fernández, profesor de la Universidad de Columbia y ex funcionario del Departamento de Trabajo de la administración Biden, argumentó que los trabajadores de bajos ingresos no tienen la capacidad de negociar sobre tales disposiciones.

“Cuando reciben su oferta de trabajo”, dijo, “realmente es una cuestión de tómalo o déjalo como un todo”, dijo.

La Cámara de Comercio de Estados Unidos dijo el martes que presentará una demanda para bloquear la norma. Acusó a la FTC de extralimitarse en su autoridad.

“Los acuerdos de no competencia se mantienen o se rechazan según leyes estatales bien establecidas que rigen su uso”, dijo Suzanne Clark, directora ejecutiva de la cámara. “Sin embargo, hoy, tres comisionados no electos han decidido unilateralmente que tienen la autoridad para declarar qué es una decisión comercial legítima y qué no, prohibiendo los acuerdos de no competencia en todos los sectores de la economía”.

Dos designados republicanos para la FTC, Melissa Holyoak y Andrew Ferguson, votaron en contra de la propuesta. Afirmaron que la agencia se estaba excediendo en su autoridad al aprobar una norma tan amplia.

Los acuerdos de no competencia están prohibidos en tres estados, incluido California, y algunos opositores a los acuerdos de no competencia argumentan que la prohibición de California ha contribuido de manera clave a la innovadora economía tecnológica de ese estado.

John Lettieri, director ejecutivo del Economic Innovation Group, un grupo de expertos respaldado por la tecnología, sostiene que la capacidad de los primeros innovadores de dejar una empresa y crear un competidor fue clave para el desarrollo de la industria de los semiconductores.

“El nacimiento de tantas empresas fundacionales importantes no podría haber ocurrido, al menos no de la misma manera o en el mismo cronograma y definitivamente no en el mismo lugar, si no hubiera sido por la capacidad de los emprendedores para crear sus propias empresas. empresas, o ir a una empresa mejor”, dijo Lettieri.

La Casa Blanca ha estado intensificando sus esfuerzos para proteger a los trabajadores a medida que avanza la campaña presidencial. El martes, el Departamento de Trabajo emitió una norma que garantizaría el pago de horas extras a más trabajadores con salarios más bajos. La regla aumentaría el nivel de salario mínimo requerido para eximir a un empleado del pago de horas extras, de aproximadamente $35,600 actualmente a casi 43.900 dólares a partir del 1 de julio y 58.700 dólares para el 1 de enero de 2025.

Las empresas deberán pagar horas extras a los trabajadores por debajo de esos umbrales que trabajen más de 40 horas a la semana.

“Esta regla restaurará la promesa a los trabajadores de que si trabajan más de 40 horas a la semana, se les debe pagar más por ese tiempo”, dijo la Secretaria de Trabajo interina, Julie Su.

(Con información de AP)