Comenzó el juicio contra Donald Trump en Nueva York: está acusado de comprar el silencio de una actriz porno

El presunto delito es un pago de 130.000 dólares a Stormy Daniels para evitar que revelara una relación extramatrimonial en medio de la campaña presidencial de 2016. Es el primer ex mandatario en la historia de Estados Unidos en enfrentarse a la justicia penal

Compartir
Compartir articulo
En ex presidente Donald Trump en el banquillo en el primer día de juicio. (Angela Weiss/REUTERS)
En ex presidente Donald Trump en el banquillo en el primer día de juicio. (Angela Weiss/REUTERS)

El juicio penal contra Donald Trump se abrió este lunes en un tribunal de Nueva York, convirtiéndose en el primer ex presidente de la historia de Estados Unidos que se sienta en el banquillo de los acusados, lo que amenaza con agitar la campaña presidencial de 2024.

El juez instructor Juan M. Merchan, de origen colombiano, abrió el juicio y, una vez más, rechazó el pedido del magnate de 77 años de apartarse del caso.

Tras un debate sobre las pruebas a presentar, el magistrado se dirigió al acusado para informarle de que “tiene el derecho de estar presente en el juicio, ¿entiende?”, a lo que Trump asintió con la cabeza.

(Jabin Botsford/REUTERS)
(Jabin Botsford/REUTERS)

También le advirtió que puede ser declarado en desacato e ir a la cárcel si interrumpe los debates, que de momento siguen siendo técnicos. En ningún momento de esta primera jornada Trump los interrumpió.

Para el republicano, virtual candidato de su partido para la presidencial de noviembre, el juicio es una “persecución política” orquestada por los demócratas para impedirle lograr su anhelado sueño de volver a la Casa Blanca.

“Esto es un asalto a Estados Unidos. Nunca había ocurrido nada parecido”, dijo el magnate republicano a su llegada al tribunal.

Trump será juzgado por ocultar un pago de 130.000 dólares a la ex actriz porno Stormy Daniels para supuestamente comprar su silencio sobre una relación extramatrimonial y proteger así su campaña de 2016, que finalmente ganó contra la demócrata Hillary Clinton.

“Esto es un asalto a Estados Unidos. Nunca había ocurrido nada parecido”, dijo el magnate republicano a su llegada al tribunal Tribunal Penal de Manhattan. (Angela Weiss/REUTERS)
“Esto es un asalto a Estados Unidos. Nunca había ocurrido nada parecido”, dijo el magnate republicano a su llegada al tribunal Tribunal Penal de Manhattan. (Angela Weiss/REUTERS)

Para el republicano, casi seguro candidato de su partido para la presidencial del 4 de noviembre, el juicio es una “persecución política” orquestada por los demócratas para impedirle lograr su anhelado sueño de volver a la Casa Blanca.

El magnate no está acusado por el pago en sí para ocultar una relación sexual que él siempre ha negado, sino por haberlo disfrazado como gastos legales de la Organización Trump, la empresa familiar, lo que puede acarrearle una condena de hasta cuatro años de cárcel.

Trump está citado ante el juez de origen colombiano Juan Manuel Merchan para responder por un pago de 130.000 dólares a la ex actriz porno Stormy Daniels (Angela Weiss/REUTERS)
Trump está citado ante el juez de origen colombiano Juan Manuel Merchan para responder por un pago de 130.000 dólares a la ex actriz porno Stormy Daniels (Angela Weiss/REUTERS)

Sin embargo, la sentencia no sería obstáculo para que se presente a las elecciones presidenciales del 5 de noviembre, en las que se enfrentará por segunda vez al demócrata Joe Biden, que le derrotó en los comicios de hace cuatro años.

Pero la perspectiva real de que Trump se convierta en un delincuente convicto -y potencialmente se enfrente a penas de cárcel- arroja un factor de incertidumbre sin precedentes en unas elecciones ya de por sí impredecibles.

Selección del jurado

El juez, la fiscalía y la defensa iban a proceder a la selección de entre “500 candidatos potenciales” a los doce jurados y seis suplentes que tendrán la responsabilidad de declarar por unanimidad al magnate “culpable” o “no culpable”, un proceso que puede llevar varios días.

Los candidatos por sorteo tienen que responder a un minucioso cuestionario sobre sus simpatías políticas en una ciudad con el corazón mayoritariamente demócrata y, sobre todo, sobre su imparcialidad y capacidad para definir la suerte de uno de los políticos más influyentes de los últimos tiempos, tanto en Estados Unidos como en el mundo.

El millonario está acusado de 34 falsificaciones de documentos contables de la Organización Trump para camuflar como “gastos legales” los pagos realizados a Stormy Daniels, que adelantó de su bolsillo el entonces abogado de Trump y hombre de confianza, Michael Cohen, actualmente enemigo jurado y quien será uno de los testigos claves de la acusación.

La ex actriz porno Stormy Daniels. Trump no está acusado por el pago en sí, sino por haberlo disfrazado como gastos legales de la Organización Trump (Reuters/Lucas Jackson/archivo)
La ex actriz porno Stormy Daniels. Trump no está acusado por el pago en sí, sino por haberlo disfrazado como gastos legales de la Organización Trump (Reuters/Lucas Jackson/archivo)

El juicio tendrá que demostrar qué sabía Trump de dichos pagos, por los que Cohen ya fue condenado.

“Mucho en juego”

Este es uno de los numerosos frentes abiertos del magnate neoyorquino que amasó su fortuna en el sector inmobiliario y la construcción de los campos de golf que denuncia ser víctima de “una caza de brujas”.

Probablemente, sea el único juicio que se celebre antes de las elecciones del 5 de noviembre, pese a los intentos de los abogados de retrasar su celebración.

El juez de origen colombiano Juan Manuel Merchan, del Tribunal Supremo de Manhattan
El juez de origen colombiano Juan Manuel Merchan, del Tribunal Supremo de Manhattan

El candidato republicano también tiene pendientes otros juicios por tratar de revertir los resultados de la presidencial de 2020 y de su gestión de documentos clasificados que se llevó a su casa cuando dejó la Casa Blanca.

“Lo que está en juego es mucho, porque Trump y sus abogados han logrado hasta ahora retrasar los (otros) juicios”, dijo a la AFP Carl Tobias, profesor de derecho de la Universidad de Richmond.

El sábado por la noche, en un mitin en Pensilvania, Trump se volvió a declarar víctima de una persecución judicial y política de los demócratas.

“Nuestros enemigos quieren quitarme mi libertad porque nunca los dejaré que les quiten la suya”, dijo a sus seguidores.

Fuera del tribunal, acordonado por la policía, un puñado de seguidores y de detractores del magnate se manifestaron a favor y en contra de este político cuyos problemas legales lejos de impactar su carrera fulgurante a la presidencia, parecen reforzarla entre sus incondicionales.

(Con información de AFP)