Estados Unidos remarcó que la amenaza de un ataque iraní a Israel es “muy creíble, viable e inminente”

“Consideramos todavía que la amenaza potencial de Irán es real”, advirtió John Kirby, portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca

Compartir
Compartir articulo
El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby (EFE/Will Oliver)
El portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, John Kirby (EFE/Will Oliver)

La Casa Blanca insistió este viernes en que un ataque directo de Irán contra Israel sigue siendo un escenario “muy creíble, viable e inminente” tras una semana de amenazas iraníes después del ataque contra su consulado en Damasco (Siria) y prometió garantizar la seguridad del Estado judío.

“Estamos dando un seguimiento muy, muy de cerca. Consideramos todavía que la amenaza potencial de Irán es real, sin duda es creíble”, dijo el portavoz del Consejo de Seguridad Nacional, John Kirby, en una rueda de prensa telefónica.

De hecho, dos responsables del Gobierno estadounidense han declarado en las últimas horas bajo el anonimato a la cadena CBS que Irán podría lanzar, “antes que termine el fin de semana y como muy pronto este viernes”, un ataque con más de un centenar de aviones no tripulados y decenas de misiles contra bases militares dentro de territorio israelí”.

Kirby, que ha preferido no dar más detalles de la información que maneja Estados Unidos al respecto, sí ha confirmado recientes conversaciones entre el jefe del Mando Central del Ejército de Estados Unidos, el general Michael Kurilla, con sus homólogos israelíes.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, también ha recibido información actualizada sobre la situación “y ha dejado bien claro a su equipo de seguridad nacional que se toma muy en serio sus compromisos con la defensa de Israel”.

El presidente estadounidense Joe Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y el secretario de Estado Antony Blinken en la Casa Blanca   (REUTERS/Kevin Lamarque)
El presidente estadounidense Joe Biden, la vicepresidenta Kamala Harris y el secretario de Estado Antony Blinken en la Casa Blanca (REUTERS/Kevin Lamarque)

Las tensiones entre Israel e Irán han aumentado después de que un ataque atribuido al Ejército de Israel contra el consulado iraní en Damasco matara la semana pasada a siete miembros de la Guardia revolucionaria iraní, además de destruir el edificio anexo a la embajada de Teherán, que era la residencia del embajador iraní.

El secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, ha sostenido en las últimas horas una ronda de llamadas con sus homólogos de Turquía, China y Arabia Saudita para intentar disuadir a Irán de emprender un ataque contra Israel.

El Pentágono también dijo el jueves estar monitoreando de cerca la amenaza de Irán y destacó que tomará las medidas necesarias para proteger a sus propias fuerzas.

El mismo día aterrizó en Israel el jefe del Mando Central de Estados Unidos (CENTCOM, en inglés), el general Michael Kurilla, a fin de reunirse con el ministro de Defensa Yoav Gallant y otros funcionarios, para abordar los posibles escenarios que se derivan de la amenaza iraní.

Gallant afirmó que su país está “hombro con hombro” con Estados Unidos tras reunirse el viernes con Kurilla en la base militar de Hatzor, centro de Israel. “Nuestros enemigos creen que pueden separar a Israel y Estados Unidos, pero es todo lo contrario: nos están uniendo y fortaleciendo nuestros lazos”, dijo.

(Con información de EFE y EuropaPress)