La economía estadounidense crecerá más de lo estimado en 2024, según expertos

Este escenario promete reducir la tasa de inflación a un 2.4% anual desde el 4.1% en 2023, y del 8% en 2022, contribuyendo a una economía más estable

Compartir
Compartir articulo
La economía estadounidense muestra signos de fortaleza a pesar de las altas tasas de interés, con un ajuste positivo en las previsiones de crecimiento. (Archivo)
La economía estadounidense muestra signos de fortaleza a pesar de las altas tasas de interés, con un ajuste positivo en las previsiones de crecimiento. (Archivo)

La Asociación Nacional de Economía Empresarial (NABE) ajustó sus proyecciones para la economía de Estados Unidos en 2024, anticipando un crecimiento más robusto de lo previsto. Conforme a los últimos análisis, se espera que el Producto Interno Bruto (PIB) del país norteamericano se expanda un 2.2%, una vez ajustado por inflación, superando la estimación previa de noviembre del 2023 del 1.3%.

Este positivismo reside en parte en la firmeza demostrada por el mercado laboral y el consumo de los hogares estadounidenses, pese a las condiciones económicas complicadas caracterizadas por intereses elevados, según publicó CBS News. Las tasas de interés, diseñadas para contener la inflación, han tenido un efecto menos perjudicial de lo temido sobre estos dos pilares económicos.

“Una amplia gama de factores están detrás de la mejora de 2024″, destacó en entrevista con Univisión Ellen Zentner, economista jefe de Morgan Stanley para Estados Unidos y presidenta de la NABE, “el mercado laboral y el gasto de los hogares se han mantenido notablemente resistentes”. Además, aseguró que se observó una mejora en las expectativas a futuro, influenciadas por el gasto sostenido tanto del gobierno como de los consumidores.

Se prevé un posible recorte de tasas de interés por la Reserva Federal en la primera mitad del año. (REUTERS/Joshua Roberts)
Se prevé un posible recorte de tasas de interés por la Reserva Federal en la primera mitad del año. (REUTERS/Joshua Roberts)

La NABE augura que la tasa de inflación, medida a través del Índice de Precios al Consumidor (IPC), disminuirá hasta un 2.4% anual, frente al 4.1% de 2023 y el 8% del 2022. Estas expectativas se complementan con la predicción de que la Reserva Federal comenzará a recortar las tasas de interés de referencia entre abril y junio, facilitando así un abaratamiento de los costos de financiamiento para individuos y empresas.

El fortalecimiento de la economía estadounidense se ve reflejado también en el desempeño de los mercados bursátiles, con los índices S&P 500 y Dow Jones alcanzando máximos históricos. Ed Yardeni, estratega de inversiones jefe para Yardeni Research, destacó en entrevista con CBS News este efecto positivo de la bolsa sobre la economía, señalando que “así como ocurrió durante la segunda mitad de los noventa, el mercado de valores está teniendo un efecto de riqueza significativamente positivo en la economía ahora que los principales índices de mercado de valores están en máximos históricos.”

Una parte fundamental de la resiliencia económica de Estados Unidos se atribuye a la robustez del mercado laboral. Sobre esto, Gregory Daco, economista jefe de EY-Parthenon, Ernst & Young LLP, donde dirige investigaciones temáticas sobre la economía global, la política del banco central y la política fiscal, resaltó la creciente valorización del talento tras la pandemia.

El optimismo económico en Estados Unidos se basa en la solidez del mercado laboral. (REUTERS/Bryan Woolston)
El optimismo económico en Estados Unidos se basa en la solidez del mercado laboral. (REUTERS/Bryan Woolston)

“El incremento en el valor del talento post-pandemia ha significado que los gestores empresariales sean más reacios a deshacerse de su valiosa reserva de talento a pesar de las presiones de costos y las expectativas de un crecimiento más lento en la demanda final,” expresó Daco, apuntando a un crecimiento sólido en el empleo y, consecuentemente, en el ingreso disponible real de los consumidores, lo que ha permitido mantener altos precios en bienes y servicios.

No obstante, las altas tasas de interés continúan siendo percibidas como el principal riesgo para la economía, según señaló la encuesta de NABE. Un 41% de los encuestados identificó este factor como el mayor peligro, lo cual supera con creces a otras preocupaciones como una potencial crisis crediticia o la escalada de conflictos en regiones como Ucrania o el Medio Oriente.