El gobernador de Texas firmó una ley que permite a la policía detener a los inmigrantes que entren ilegalmente a Estados Unidos

Greg Abbott predijo que el número de personas que cruzan sin papeles se reduciría en “bastante más del 50%, quizá el 75%”. Es probable que norma se enfrente a recursos judiciales, ya que la inmigración es un tema de competencia federal

Guardar

Nuevo

El gobernador de Texas Greg Abbott firmó la ley frente a un tramo de valla fronteriza en Brownsville (AP/Valerie Gonzalez)
El gobernador de Texas Greg Abbott firmó la ley frente a un tramo de valla fronteriza en Brownsville (AP/Valerie Gonzalez)

El gobernador republicano de Texas, Greg Abbott, aprobó el lunes nuevos poderes que permiten a la policía detener a los inmigrantes que cruzan ilegalmente la frontera de Estados Unidos y dan a los jueces locales autoridad para ordenarles que abandonen el país, poniendo a prueba los límites de hasta dónde puede llegar un estado para hacer cumplir las leyes de inmigración.

Los opositores han calificado la medida como el intento más drástico por parte de un estado de vigilar la inmigración desde la ley de Arizona de 2010 -denunciada por los críticos como el proyecto de ley “Muéstrame tus papeles”- que fue en gran parte anulada por el Tribunal Supremo de Estados Unidos.

La aplicación de la ley de inmigración es competencia federal, y es probable que la ley de Texas también se enfrente a rápidos recursos judiciales.

La ley, que entrará en vigor en marzo, permite a cualquier agente del orden de Texas detener a personas sospechosas de haber entrado ilegalmente en el país. Una vez bajo custodia, podrían aceptar la orden de un juez de Texas de abandonar Estados Unidos o ser procesados por un delito menor de entrada ilegal. Los inmigrantes que no abandonen el país podrían ser detenidos de nuevo por delitos más graves.

Un migrante que cruzó el Río Grande de México a los EE.UU. se abre paso a través y sobre las barreras de alambre en Eagle Pass, Texas. (AP Foto/Eric Gay, archivo)
Un migrante que cruzó el Río Grande de México a los EE.UU. se abre paso a través y sobre las barreras de alambre en Eagle Pass, Texas. (AP Foto/Eric Gay, archivo)

Abbott, que firmó la ley frente a un tramo de valla fronteriza en Brownsville, predijo que el número de personas que cruzan ilegalmente a Texas se reduciría en “bastante más del 50%, quizá el 75%”. No ofreció pruebas de esa estimación.

Las consecuencias son tan extremas que los traficantes de los cárteles no querrán entrar en el estado de Texas”, afirmó.

La ley añade otro punto de tensión sobre la inmigración en medio de la pugna entre la Casa Blanca y los negociadores del Senado por alcanzar un acuerdo sobre la seguridad fronteriza. Los republicanos en el Congreso exigen cambios en el sistema de inmigración a cambio de cualquier ayuda para Ucrania, Israel y otras necesidades de seguridad nacional.

Los republicanos de Texas han cuestionado cada vez más la autoridad del gobierno estadounidense en materia de inmigración, afirmando que la administración del presidente Joe Biden no está haciendo lo suficiente para controlar los 3.149 kilómetros de frontera sur. Texas ha trasladado en autobús a más de 65.000 inmigrantes a ciudades de todo el país desde agosto de 2022 y recientemente ha instalado alambre de espino a lo largo de las orillas del Río Grande, que ha atrapado y herido a algunos solicitantes de asilo.

El gobierno de Estados Unidos cerró temporalmente el lunes dos cruces fronterizos ferroviarios en Texas, una medida que los operadores ferroviarios dijeron que obstaculizaría el comercio antes de Navidad. Troy Miller, comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza de EE.UU., dijo que los cierres en Eagle Pass y El Paso fueron una respuesta al aumento de migrantes que viajan en trenes de carga, en particular durante la última semana.

Migrantes esperan para trepar el alambre de púas después de cruzar el Río Grande y entrar a Estados Unidos desde México en Eagle Pass. (AP Photo/Eric Gay)
Migrantes esperan para trepar el alambre de púas después de cruzar el Río Grande y entrar a Estados Unidos desde México en Eagle Pass. (AP Photo/Eric Gay)

Miller dijo que las autoridades están viendo llegadas “sin precedentes” a la frontera, superando los 10.000 cruces en algunos días de este mes.

Poco después de que Abbott firmara la nueva ley, la Unión Americana de Libertades Civiles de Texas dijo que impugnaría la medida ante los tribunales. Más de 20 congresistas demócratas también firmaron una carta instando al Departamento de Justicia de EE.UU. a demandar para detener la ley, conocida como Proyecto de Ley 4 del Senado.

“La SB 4 es peligrosa para el pueblo de Texas e interfiere con la autoridad exclusiva del gobierno federal sobre inmigración y asuntos exteriores”, decía la carta.

Organizaciones locales de Brownsville, Texas, celebran una concentración antes de la firma de la ley del gobernador (AP Photo/Valerie Gonzalez)
Organizaciones locales de Brownsville, Texas, celebran una concentración antes de la firma de la ley del gobernador (AP Photo/Valerie Gonzalez)

El gobierno de México también ha rechazado la medida. En virtud de acuerdos bilaterales e internacionales, México está obligado a aceptar deportaciones de sus propios ciudadanos, pero no de los de otros países. Según la ley de Texas, los migrantes a los que se ordene salir serían enviados a puertos de entrada a lo largo de la frontera con México, aunque no sean ciudadanos mexicanos. En septiembre y octubre, los venezolanos fueron la nacionalidad más detenida por cruzar ilegalmente la frontera estadounidense.

Durante el debate celebrado en noviembre en la Cámara de Representantes de Texas, el representante estatal republicano David Spiller rebatió la preocupación de que la ley se utilizara como una red de arrastre para detener a inmigrantes en todo el estado. Dijo que la aplicación de la ley se llevaría a cabo principalmente en los condados fronterizos. Pero también rechazó varios esfuerzos de los demócratas para limitar la ley, incluida una propuesta de excepción para la policía en los campus universitarios.

Dado que el cargo de entrada ilegal es un delito menor, que tiene un plazo de prescripción de dos años, Spiller ha dicho que la ley no se utilizará para perseguir a los inmigrantes que llevan mucho tiempo asentados en EE.UU.

“Esto no es: ‘Detengan a todos los que están aquí ilegalmente y envíenlos de vuelta a México’”, dijo durante el debate sobre el proyecto de ley.

Los opositores han acusado a los republicanos de Texas de utilizar la ley como vehículo para obligar a la nueva mayoría conservadora del Tribunal Supremo a revisar su histórica decisión de 2012 sobre Arizona. En ese momento, el juez Anthony Kennedy dijo que Arizona puede tener “frustraciones comprensibles” con los inmigrantes que están en el país ilegalmente, pero que no puede llevar a cabo políticas que “socavan la ley federal.”

Guardar

Nuevo

Últimas Noticias