Murió la ex primera dama de EEUU Rosalynn Carter a los 96 años

La esposa del ex presidente Jimmy Carter falleció en su casa de Georgia, donde recibía cuidados paliativos

Compartir
Compartir articulo
El ex presidente de EEUU, Jimmy Carter, junto a su esposa Rosalynn (REUTERS)
El ex presidente de EEUU, Jimmy Carter, junto a su esposa Rosalynn (REUTERS)

La ex primera dama de Estados Unidos, Rosalynn Carter, la asesora más cercana a Jimmy Carter durante su único mandato como presidente y sus cuatro décadas posteriores como activista, murió a los 96 años.

El Centro Carter informó de su fallecimiento el domingo, tras vivir con demencia y sufrir muchos meses de deterioro de su salud.

Los Carter estuvieron casados más de 77 años, forjando lo que ambos describieron como una “asociación plena”. A diferencia de muchas primeras damas anteriores, Rosalynn participaba en las reuniones del Gabinete, se pronunciaba sobre temas controvertidos y representaba a su marido en los viajes al extranjero. Los ayudantes del presidente Carter a veces se referían a ella -en privado- como “copresidenta”.

“Rosalynn es mi mejor amiga... la extensión perfecta de mí, probablemente la persona más influyente de mi vida”, dijo Jimmy Carter a sus ayudantes durante sus años en la Casa Blanca, entre 1977 y 1981.

Ferozmente leal y compasiva, además de políticamente astuta, Rosalynn Carter se enorgullecía de ser una primera dama activista, y nadie dudaba de su influencia entre bastidores. Cuando se conoció su papel en una muy publicitada remodelación del Gabinete, se vio obligada a declarar públicamente: “Yo no dirijo el gobierno”.

Muchos ayudantes presidenciales insistían en que sus instintos políticos eran mejores que los de su marido: a menudo conseguían su apoyo para un proyecto antes de discutirlo con el presidente. Su férrea voluntad, que contrastaba con su exterior tímido y su suave acento sureño, inspiró a los periodistas de Washington a llamarla “la Magnolia de Acero”.

Ambos Carter dijeron en sus últimos años que Rosalynn siempre había sido la más política de los dos. Tras la aplastante derrota de Jimmy Carter en 1980, fue ella, y no el ex presidente, quien contempló un regreso inverosímil, y años más tarde confesó que echaba de menos su vida en Washington.

Jimmy Carter confiaba tanto en ella que en 1977, a los pocos meses de empezar su mandato, la envió en misión a América Latina para que dijera a los dictadores que hablaba en serio al negar ayuda militar y otras ayudas a los violadores de los derechos humanos.

El ex presidente Jimmy Carter y su esposa Rosalynn asisten a la "All Together Now - A Celebration of Service", en el John F. Kennedy Center for Performing Arts, en Washington, el 21 de marzo de 2011 (REUTERS/Jim Young)
El ex presidente Jimmy Carter y su esposa Rosalynn asisten a la "All Together Now - A Celebration of Service", en el John F. Kennedy Center for Performing Arts, en Washington, el 21 de marzo de 2011 (REUTERS/Jim Young)

También tenía fuertes sentimientos hacia el estilo de la Casa Blanca de Carter. Los Carter no servían bebidas alcohólicas en actos públicos, aunque Rosalynn sí permitía el vino estadounidense. Hubo menos noches de baile de salón y más bailes en la plaza y picnics.

A lo largo de la carrera política de su marido, eligió la salud mental y los problemas de los ancianos como su principal énfasis político. Cuando los medios de comunicación no cubrieron esos esfuerzos tanto como ella creía que estaba justificado, criticó a los periodistas por escribir sólo sobre “temas sexys”.

Como presidenta honoraria de la Comisión Presidencial de Salud Mental, testificó una vez ante un subcomité del Senado, convirtiéndose en la primera Primera Dama desde Eleanor Roosevelt en dirigirse a un panel del Congreso. Volvió a Washington en 2007 para presionar al Congreso en favor de una mejor cobertura de la salud mental, diciendo: “Llevamos tanto tiempo trabajando en esto, que por fin parece estar a nuestro alcance”.

Dijo que desarrolló su interés por la salud mental durante las campañas de su marido para gobernador de Georgia.

“Solía llegar a casa y decirle a Jimmy: ‘¿Por qué la gente me cuenta sus problemas? Y él me contestaba: ‘Porque puede que seas la única persona a la que vean en su vida que pueda estar cerca de alguien que pueda ayudarles’”, explicó.

Después de que Ronald Reagan ganara las elecciones de 1980, Rosalynn Carter parecía más visiblemente devastada que su marido. Al principio no tenía mucho interés en volver a la pequeña ciudad de Plains, Georgia, donde ambos nacieron, se casaron y pasaron la mayor parte de sus vidas.

Tras dejar Washington, Jimmy y Rosalynn Carter cofundaron el Centro Carter en Atlanta (REUTERS/Zachary Prong)
Tras dejar Washington, Jimmy y Rosalynn Carter cofundaron el Centro Carter en Atlanta (REUTERS/Zachary Prong)

“Tenía dudas, no estaba nada segura de poder ser feliz aquí después del deslumbramiento de la Casa Blanca y los años de estimulantes batallas políticas”, escribió en su autobiografía de 1984, “First Lady from Plains”. Pero “lentamente redescubrimos la satisfacción de una vida que habíamos abandonado mucho antes”.

Tras dejar Washington, Jimmy y Rosalynn cofundaron el Centro Carter en Atlanta para continuar su labor. Ella presidió el simposio anual del centro sobre salud mental y recaudó fondos para ayudar a los enfermos mentales y a las personas sin hogar. También escribió “Helping Yourself Help Others”, sobre los retos de cuidar a familiares ancianos o enfermos, y una continuación, “Helping Someone With Mental Illness”.

Con frecuencia, los Carter salían de casa en misiones humanitarias, construyendo casas con Hábitat para la Humanidad y promoviendo la salud pública y la democracia en todo el mundo en desarrollo.

“Me canso”, dice de sus viajes. “Pero siempre ocurre algo maravilloso. Ir a un pueblo donde hay gusano de Guinea y volver uno o dos años después y que no haya gusano de Guinea, quiero decir que la gente baila y canta... es tan maravilloso.”

En 2015, los médicos de Jimmy Carter descubrieron cuatro pequeños tumores en su cerebro. Los Carter temían que le quedaran semanas de vida. Fue tratado con un medicamento para estimular su sistema inmunológico, y más tarde anunciaron que los médicos no encontraron ningún signo restante de cáncer. Pero cuando recibieron la noticia por primera vez, dijo que no sabía qué iba a hacer.

“Dependo de él cuando tengo preguntas, cuando escribo discursos, cualquier cosa, le consulto”, dijo.

Ayudó a Carter a recuperarse varios años después, cuando le operaron de la cadera a los 94 años y tuvo que aprender a andar de nuevo. Y estuvo con él a principios de este año cuando decidió, tras una serie de hospitalizaciones, que renunciaría a más intervenciones médicas y empezaría a recibir cuidados paliativos.

Rosalynn Carter padecía demencia y en los últimos tiempos su salud se había deteriorado mucho (REUTERS/Evelyn Hockstein)
Rosalynn Carter padecía demencia y en los últimos tiempos su salud se había deteriorado mucho (REUTERS/Evelyn Hockstein)

Jimmy Carter es el presidente más longevo de Estados Unidos. Rosalynn Carter fue la segunda primera dama más longeva del país, sólo superada por Bess Truman, que murió a los 97 años.

Eleanor Rosalynn Smith nació en Plains el 18 de agosto de 1927, la mayor de cuatro hermanos. Su padre murió cuando ella era pequeña, por lo que asumió gran parte de la responsabilidad de cuidar de sus hermanos cuando su madre se puso a trabajar a tiempo parcial.

También contribuía a los ingresos familiares trabajando después del colegio en un salón de belleza. “Éramos muy pobres y trabajábamos mucho”, dijo una vez, pero no dejó de estudiar y se graduó en el instituto como la mejor de la clase.

Pronto se enamoró del hermano de una de sus mejores amigas. Jimmy y Rosalynn se conocían de toda la vida -fue la madre de Jimmy, la enfermera Lillian Carter, quien dio a luz a Rosalynn-, pero él se marchó a la Academia Naval de Annapolis (Maryland) cuando ella aún estaba en el instituto.

Tras una cita a ciegas, Jimmy le dijo a su madre: “Esa es la chica con la que quiero casarme”. Se casaron en 1946, poco después de que él se graduara en Annapolis y Rosalynn en el Georgia Southwestern College.

Sus hijos nacieron donde Jimmy Carter estaba destinado: John William (Jack) en Portsmouth, Virginia, en 1947; James Earl III (Chip) en Honolulu en 1950; y Donnel Jeffery (Jeff) en New London, Connecticut, en 1952. Amy nació en Plains en 1967. Para entonces, Carter era senador estatal.

El presidente Jimmy Carter y la primera dama Rosalynn Carter, durante un baile del Congreso en la Casa Blanca en Washington, el 13 de diciembre de 1978 (Library of Congress/Marion S. Trikosko/Handout via REUTERS)
El presidente Jimmy Carter y la primera dama Rosalynn Carter, durante un baile del Congreso en la Casa Blanca en Washington, el 13 de diciembre de 1978 (Library of Congress/Marion S. Trikosko/Handout via REUTERS)

La vida en la marina había proporcionado a Rosalynn su primera oportunidad de ver mundo. Cuando el padre de Carter, James Earl Sr., murió en 1953, Jimmy Carter decidió, sin consultar a su esposa, trasladar a la familia de nuevo a Plains, donde se hizo cargo de la granja familiar. Ella se unió a él en las operaciones diarias, llevando la contabilidad y pesando los camiones de fertilizantes.

“Nos asociamos cuando trabajábamos en el negocio de suministros agrícolas”, recordaba Rosalynn Carter con orgullo en una entrevista concedida en 2021 a The Associated Press. “Sobre el papel, yo sabía más del negocio que él. Me hacía caso en todo”.

En el apogeo del poder político de los Carter, Lillian Carter dijo de su nuera: “Ella puede hacer cualquier cosa en el mundo con Jimmy, y ella es la única. Él la escucha”.

(Con información de AP)